EPAPER Puente de Baltimore | Precios de la gasolina | Eclipse parcial solar | Selecta

La de El Salvador es, por mucho, la canasta básica más limitada de Centroamérica

Con apenas 22 productos, incluidos en 11 categorías, es superada por mucho por vecinos como Costa Rica (52) o Panamá (59), que incluyen un importante porcentaje de alimentos ricos en proteínas. Otro caso es el de Guatemala, que ha emprendido una actualización.

Por Moisés Alvarado | Feb 21, 2024- 05:05

Venta de abarrotes en el Mercado Central de San Salvador. Foto EDH Francisco Rubio

La canasta básica en El Salvador es, por mucho, la más limitada de la región centroamericana. Apenas cuenta con 22 productos, distribuidos en 11 categorías. Y, como ya lo ha planteado El Diario de Hoy, no es suficiente para satisfacer las necesidades de una persona más allá de su sobrevivencia. Tampoco provee una cantidad adecuada de proteínas.

La canasta básica no ha tenido ninguna modificación desde 2006. Su contenido ha estado prácticamente intacto desde hace décadas. Ya se estableció que, al menos en El Salvador, no cumple con su misión de constituir el parámetro bajo el cual debe guiarse la alimentación de sus habitantes.

¿Es una herramienta para medir la pobreza? Debido a las grandes diferencias presentadas con respecto a sus vecinos, la canasta básica salvadoreña no constituye una medida real para saber, con precisión, qué persona es pobre o no.

Como medir con centímetros y pulgadas al mismo tiempo

Las diferencias son abismales. Por ejemplo, la canasta básica de Costa Rica está compuesta por 52 alimentos. Se incluye el consumo de hasta 373 gramos de productos ricos en proteínas a diario para cada persona. Se trata de 15 diferentes elementos pertenecientes a 7 categorías, entre las que se encuentran varios tipos de carne de pollo o de res. Incluso pescado y embutidos. Y, a diferencia de en El Salvador, sí incluye lácteos como el queso. La cantidad de huevo también es superior, con 36 gramos, 8 más que los de la nacional.

Por ello, el peso de estos productos ricos en proteína es de más del doble en la de Costa Rica que en la de El Salvador, donde entre carne, leche líquida y huevos, apenas se alcanzan los 194 gramos.

Según Danilo Pérez, del Centro para la Defensa del Consumidor (CDC), como organización han insistido en que la canasta básica de los países debería dejar de ser el medidor de pobreza por excelencia.

Se lo han hecho saber tanto a los diferentes mandatarios que han pasado por la silla presidencial como a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la institución que tiene como una de sus principales misiones establecer los índices de pobreza en todo el continente americano.

“Hay un gran problema en esa metodología y es que las herramientas, las canastas básicas, no son comparables entre sí. Hay demasiadas diferencias”, dice Pérez.

Debido a ello, es muy probable que las percepciones que se tienen respecto a cuán pobre es un país respecto a otro estén equivocadas.

Eso es algo que se puede considerar en el caso de Guatemala, que recién este año actualizó su metodología para calcular su canasta básica. Aún en la versión anterior, esta era superior a la de El Salvador en 12 productos.

Sobre todo en lo relacionado a los alimentos ricos en proteínas, donde se podían ubicar hasta 10 diferentes alimentos con estas características.

Guatemala cuenta con niveles de pobreza más altos que los de El Salvador. Aquí, en 2022, se calculaban en el 29.5 % de la población.

En el país vecino, la cifra fue del 59.3 % en el mismo periodo. Sin embargo, su canasta básica se valuaba entonces en torno a los $450, casi el doble que los $240 en los que estaba en El Salvador.

Una cosa es innegable: los precios de los alimentos en El Salvador han aumentado con mayor celeridad que en el resto de la región, debido a que el país tiene una mayor dependencia en las importaciones de productos comestibles.

En Guatemala son autosuficientes al menos en granos básicos, carne, frutas y verduras, lo que les da, incluso, margen para poder exportar a lugares como El Salvador.

Por ello, queda en el aire la pregunta: ¿es en verdad Guatemala un país con un mayor número de personas que no pueden satisfacer sus necesidades que El Salvador?

¿O pueden tratarse de realidades idénticas que se están midiendo con instrumentos muy distintos? Es algo así como medir en pulgadas lo que en otro sitio se está mensurando en centímetros.

En Guatemala, sin embargo, su Estado ha sido consciente de que aún con esa canasta básica no estaban reflejando los hábitos de consumo de su población. A pesar del tumulto político, sus autoridades tuvieron la visión de tratar de mejorar su comprensión del país.

Por ello, actualizaron su metodología para este 2024 y la incrementaron a 66 productos, agrupados en 14 categorías. Han incluido variedades como las diferentes hierbas con las que se alimenta, por ejemplo, una población como la salvadoreña, es decir, apio, cilantro, perejil y hierbabuena.

Esto, sin embargo, no significa que Guatemala es el país de las maravillas: cuenta con graves problemas de desigualdad, que tienen a su raíz, entre otras cosas, motivos raciales. Pero se trata de una nación con el hambre de medir con más precisión su realidad.

“Este ajuste en las mediciones puede ser útil si nos ayuda a darnos cuenta del tamaño de la brecha entre lo que cuesta la vida y los salarios de los trabajadores. Si este rediseño conduce a un aumento del salario mínimo, eso sería un gran paso”, comenta Manfredo Marroquín, fundador de Acción Ciudadana, capítulo guatemalteco de Transparencia Internacional.

El experto añade que subir el salario mínimo no se traduce, como lo sostienen algunos empresarios de su país, en la pérdida de empleos o en el aumento de precios.

“Está demostrado que no necesariamente tiene un efecto negativo. Mirá a Costa Rica, es el país con los salarios más altos. También el que más recibe inversión extranjera”, añade Marroquín.

El listado de canastas

La actualización coloca a Guatemala, junto a República Dominicana, como el país con la canasta básica más amplia de la región centroamericana. Le siguen de cerca Panamá (59) y la ya mencionada Costa Rica (52). Muy lejos está Honduras (30) y Nicaragua (23) que, aunque le gane a El Salvador por un solo producto, tiene porciones más grandes.

En Nicaragua, por otro lado, poseen una canasta básica que va más allá de los alimentos e incluye productos para el cuidado del hogar y para la vestimenta. Junto a los de la alimentaria, conforman un listado de 53 elementos.

“Hay otros tipos de indicadores que puedan servir para medir la pobreza… No debemos quedarnos con un análisis economicista de las canastas básicas. No es un tema de medición. Es de Derechos Humanos, y uno de los más primordiales, el derecho a una alimentación digna y suficiente”, comenta Danilo Pérez, del CDC.

Para Otto Rodríguez, exvicepresidente del Banco Central de Reserva (BCR), la entidad encargada de calcular la canasta básica mes a mes, un buen parámetro para establecer un consumo digno para El Salvador podría ser el de Costa Rica.

“Tiene unas características bastante parecidas a las de nuestro consumo. Sin embargo, no creo que se pueda establecer de forma completa en nuestro país. Tal vez con la reducción de un porcentaje del 25 %. Pero lo más adecuado es que a un cambio lo preceda un estudio amplio por parte del Estado”, opina.

VOLVER A LA PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Alimentación Saludable Canasta Básica Centroamérica El Salvador Negocios Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad