EPAPERDonald Trump|Alza precios alimentos|Lluvias en El Salvador|Selecta|Espectáculos

Candelaria, la última iglesia colonial de San Salvador que sigue en pie

La infraestructura del templo colonial luce notables daños en su exterior, pues la falta de mantenimiento adecuado lo deteriora año con año. La feligresía teme que colapse en cualquier momento.

Por Emerson Del Cid | Jul 08, 2024- 06:38

El templo religioso sigue desafiando al paso del tiempo al sur de la capital. Foto EDH/Emerson Del Cid

La iglesia Nuestra Señora de Candelaria registra un deterioro notable en la infraestructura exterior del templo, cuya primera construcción data de 1816, y es de las únicas piezas arquitectónicas coloniales y preindependentistas que quedan vigentes en San Salvador.

Al transitar por el bulevar Venezuela en dirección a Soyapango, o en la Avenida Cuscatlán en dirección a San Jacinto, se puede observar la torre erguida de madera rodeada de láminas oxidadas y una baranda de madera descolocada que son sostenidas por una estructura del mismo material en mal estado. Esa es la parte del templo en la que se observan más a simple vista los daños en cuestión.

“Tenemos la preocupación de que la iglesia se está cayendo. No sabemos como llegar a las autoridades mayores, necesitamos ayuda de gente que sepa cómo ayudarnos", expresa Enriqueta Zetino, una mujer que desde 1999 sirve en la iglesia del Barrio Candelaria donde realiza oficios varios y participa en actos litúrgicos.

Te puede interesar: Historiador Carlos Cañas Dinarte pide denunciar destrucción del patrimonio

Zetino narró que el actual párroco de la iglesia, Roberto Martrelis, ya se ha acercado al Ministerio de Cultura a pedir apoyo en la reparación del inmueble y les responden “ya vamos a actuar” y no dan atención al problema.

Debido a esto, el párroco Martrelis junto a la feligresía presentaron alrededor de 2 mil firmas en febrero del presente año a la Asamblea Legislativa, con la esperanza de que puedan incidir de alguna forma en la intervención del templo religioso, pero continúan sin obtener respuesta.

Los daños en la infraestructura son sumamente notorios. Foto EDH/Emerson Del Cid

La mujer 70 años de edad cuenta que desde hace 20 a 25 años, aproximadamente, dejaron de darle la atención al inmueble, la infraestructura empezó a envejecer hasta “casi pudrirse” y la feligresía solo pide al Arzobispado de San Salvador, Ministerio de Cultura o alguna autoridad competente, poder rescatar el edificio.

“Es urgente, pero ellos (autoridades) no lo ven todavía”, lamenta Zetino, quien asegura que aún se puede preservar en buenas condiciones el edificio que es patrimonio nacional y un bien cultural protegido.

Lee también: Gobierno entierra definitivamente red de Casas de la Cultura

En la iglesia se conservan bienes muebles que datan de épocas posteriores a la independencia de El Salvador, como la campana que se resguarda en el piso de la torre principal de la iglesia desde 1827.

A lo largo de la historia, la iglesia ha sufrido diversas alteraciones en su estilo y materiales constructivos, debido a fenómenos naturales que han azotado el país y provocado daños en el templo, por lo que la Dirección de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura, gestionó en el año 1978 ante la Asamblea Legislativa que dicho inmueble se declarara Monumento Nacional, debido su importancia histórica y a la belleza en formas y detalles arquitectónicos con los que cuenta, a fin de preservar su legado histórico.

En la parte superior del edificio, se ve una baranda descolocada. Foto EDH/Emerson Del Cid

Un año después, la Iglesia Nuestra Señora de Candelaria fue declarada Monumento Nacional bajo decreto legislativo Nº 192, el 25 de julio de 1979, por su valor histórico, antigüedad, estética, urbano, técnico y científica para el país.

El artículo 5 de la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural de El Salvador establece que “corresponde al Ministerio identificar, normar, conservar, cautelar, investigar y difundir el patrimonio cultural salvadoreño”. Sin embargo, no desliga al propietario del inmueble para la conservación del mismo. En este caso, la iglesia católica en El Salvador.

Mira además: El francés que diseñó el Teatro Nacional de San Salvador (I)

En una nota publicada por La Prensa Gráfica, se detalla que en una hoja resumen sobre el estado de conservación y valorización del templo, elaborada por Secultura, califican el daño de la iglesia categoría 1, de “ruinoso”. La categoría 2 es “malo”, la 3 es “regular” y la 4 es “bueno”.

Esto contrasta con el artículo 30 de la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural en el cual se establece que el Ministerio (de Cultura) adoptará medidas de protección necesarias ante un bien cultural que esté en peligro inminente de sufrir un daño o de ser destruido. Dichas medidas no han sido adoptadas y publicadas por dicha cartera de estado.

Al grave daño de los materiales, se suman los ataques de personas inescrupulosas que manchan las paredes. Foto EDH/Emerson Del Cid

En el año 2022, los responsables del templo de Nuestra Señora de Candelaria declinaron utilizar $85,000 en fondos públicos asignados en la Ley del Presupuesto de ese año, asignados para la restauración del inmueble. La razón de la decisión: el resultado de un estudio realizado por personal técnico del Ministerio de Cultura en una visita al templo.

“La Iglesia no cuenta con personal técnico que pueda apoyar en las actividades que requiere la ejecución de un proyecto, desde los trámites y documentos que exige el Reglamento del Programa de Transferencia de Recursos hasta la liquidación del mismo; según la explicación manifestada por el personal Técnico del Ministerio de Cultura que nos visitó el 15 de marzo del presente año”, se detalla en la carta enviada al Ministerio de Cultura, el 18 de marzo de 2022 por el párroco anterior de Candelaria, Fernando José Díaz Guardado.

Entérate:

La última restauración efectuada al inmueble fue realizada entre 1991 y 1992 como parte de una ayuda brindada por la Agencia Internacional de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Organización de Estados Americanos (OEA). En enero de 1993, la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura entregó la obra de restauración a la feligresía.

UNA INTERVENCIÓN RESPONSABLE

El historiador Carlos Cañas Dinarte destacó que la restauración del memorable templo debe ser solicitada por la propietaria del inmueble; en este caso, la diócesis de San Salvador. Resaltó la complejidad de la intervención en este tipo de infraestructuras tan antiguas considerada como uno de los últimos vestigios de estructuras de la etapa colonial del país.

En la torre, sobre el piso, yace una campaña que data de 1827. Foto EDH/Emerson Del Cid

“Hablamos también de parte de la memoria y la historia de la ciudad. Es un llamado de atención a la iglesia católica como propietaria del inmueble y a las autoridades de Cultura del actual gobierno porque se tiene que hacer una intervención responsable del inmueble. No se puede mandar a poner cualquier tipo de material en ese templo”, señaló el intelectual residente en España.

Cañas Dinarte comparó la situación de la iglesia Candelaria con el proceso que atravesó el templo San Esteban, que desde 1986 estuvo en un “estado ruinoso”, debido al terremoto de ese año, y finalmente colapsó el sistema eléctrico y se incendió.

“Los templos de madera son preciosos, antisísmicos, una maravilla pero son muy delicados, requieren un cuidado especial”, argumentó Dinarte, quien añade que el cuido del templo debería ser un trabajo en conjunto de autoridades religiosas, feligresía y autoridades culturales por ser bienes culturales.

La iglesia Candelaria es un templo que data de 1816, con un estilo clásico que se le atribuye al artista y maestro de obra, Pascacio González. Su primera estructura sufrió un desplome debido a un terremoto en marzo de 1873, por lo que entró en un proceso de reconstrucción con materiales de madera y lámina que culminó en 1879.

En el interior del templo, se resguardan otros bienes antiguos. Foto EDH/Emerson Del Cid

El historiador destacó la importancia de preservar las características arquitectónicas del templo. “Si este templo tiene más de 200 años de estar ahí y ha venido sufriendo transformaciones a lo largo del tiempo, lo justo es que el siglo 21 le herede unas cuantas décadas y siglos más”, finalizó.

El Diario de Hoy solicitó al Arzobispado de San Salvador información sobre posibles iniciativas propias o con apoyo del Estado para rescatar la arquitectura de la iglesia Nuestra Señora de Candelaria, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta.

También, este medio de comunicación solicitó a la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura información sobre posibles acciones de restauración del bien y patrimonio cultural. Esta división refirió la petición al departamento de comunicaciones de Cultura pero, hasta el cierre de esta nota tampoco hubo respuesta.

REGRESAR A LA PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Candelaria Cultura Iglesia Católica Restauración Del Patrimonio Trends Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad