Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE. UU. revoca las visas de funcionarios chavistas

Las sanciones ocurren tres días después de liberación de Carvajal

El gobierno de Nicolás Maduro es señalado de reprimir a los opositores durante las protestas en Venezuela. foto edh / EFE

El gobierno de Nicolás Maduro es señalado de reprimir a los opositores durante las protestas en Venezuela. foto edh / EFE

El gobierno de Nicolás Maduro es señalado de reprimir a los opositores durante las protestas en Venezuela. foto edh / EFE

WASHINGTON. El Departamento de Estado anunció ayer que impondrá nuevas restricciones de viaje a los funcionarios gubernamentales venezolanos que quieran viajar a Estados Unidos, y que han sido acusados de violar derechos humanos durante las protestas que sucedieron en la nación sudamericana a comienzos de año.

La vocera Marie Harf dijo en un comunicado que esta medida "subraya nuestro compromiso para que los individuos que violan derechos humanos sean responsables y rindan cuentas por sus actos".

Agregó que el gobierno de Caracas respondió con "detenciones arbitrarias y uso excesivo de la fuerza" a las protestas callejeras que dejaron 43 muertes en varias ciudades del país, según las cifras del gobierno venezolano.

Harf dijo que no identificará públicamente a las personas afectadas con la medida, aduciendo normas legales relacionadas con el respeto a la privacidad.

Y aunque Harf no mencionó nombres, algunos medios estadounidenses dijeron que miembros del Congreso –informados por el Gobierno sobre las medidas– indicaron que entre los funcionarios afectados se cuentan oficiales de alto rango de la Guardia Nacional y de la policía, así como políticos, publicó el periódico venezolano El Universal.

El anuncio ocurrió tres días después de que Estados Unidos dijera contar con informes verosímiles de que Caracas amenazó a Holanda, Aruba y otros gobiernos para obtener la liberación de Hugo Carvajal, un general que enfrenta cargos por narcotráfico en los tribunales norteamericanos.

La suspensión de visas marca un cambio de rumbo del Departamento de Estado, que hasta el momento había resistido las presiones del Congreso para sancionar a funcionarios venezolanos, alegando que prefería esperar el resultado de las conversaciones entre el gobierno venezolano y la oposición.

La cámara baja aprobó en mayo un proyecto de ley que además de suspender visas, busca congelar activos de estas personas en territorio estadounidense.

Una versión similar fue aprobada por la comisión de relaciones exteriores del Senado pero no estaba claro si la legislación llegará al pleno antes de que el Congreso inicie este viernes su receso veraniego de seis semanas, debido a las reservas expresadas por algunos senadores a las jefaturas de sus respectivas bancadas.

Tras el anuncio del gobierno, el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y patrocinador de uno de esos proyectos, el demócrata Robert Menéndez, dio la bienvenida al paso dado por la administración Obama pero pidió ir más allá.

"El anuncio de hoy envía un mensaje inequívoco y directo al presidente Maduro, los miembros de su Gobierno, y el Gobierno de Venezuela: EE. UU. no tolerará las violaciones sistemáticas de los derechos humanos llevadas a cabo por un gobierno contra su propio pueblo. Las sanciones anunciadas por la Administración representan un paso importante en la dirección correcta, pero se necesitan sanciones más contundentes", dijo el senador.

En la misma línea reaccionó el senador republicano Marco Rubio, autor de la propuesta de sanciones junto a Menéndez y el demócrata Bill Nelson.

Rubio calificó a la suspensión de visas de como un "paso inicial" que debe ir acompañado de la congelación de activos por lo cual espera que el Senado apruebe pronto el proyecto de ley, del cual es uno de los autores.

También la representante republicana Ileana Ros-Lehtinen dijo que la suspensión de visas "llega muy tarde y no va suficientemente lejos".

"Poco después de que el régimen venezolano hizo todo lo posible para proteger y dar refugio seguro a un narcotraficante notorio, es decepcionante que la Administración de Obama todavía no ha implementado sanciones fuertes contra el régimen de Maduro", indicó Ros-Lehtinen, una de las autoras del proyecto de ley aprobado por la cámara baja.

Por su parte, el representante Eliot Engel, el jefe de la Comisión de Relaciones Exteriores en la Cámara de Representantes, dijo en un comunicado que "cuando los derechos humanos son violados en las Américas o cualquier otro rincón del mundo, hay que tener claro que los responsables no son bienvenidos en los Estados Unidos".

Engel calificó de positivo el anuncio del gobierno de Obama de restringir los visados "contra los violadores de derechos humanos en Venezuela" y afirmó que esa acción específica es "coherente" con la política de EE. UU. en todo el mundo.

Luego instó a los países aliados de EE. UU. en todo el hemisferio a no callar sobre esos abusos "y considerar la adopción de medidas específicas contra los violadores de derechos humanos más atroces de Venezuela". —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación