Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Regreso del crudo de Irán elevará división en la OPEP

Si Irán, Venezuela, Argelia y Libia luchan con productores del Golfo será el fin de la OPEP

El precio del barril de Texas ha llegado a su mínimo desde hace seis años. Su precio actual es de $43 por barril. 

Los precios del petróleo continúan a la baja. | Foto por Archivo

El precio del barril de Texas ha llegado a su mínimo desde hace seis años. Su precio actual es de $43 por barril. 

El regreso del crudo iraní al mercado marca para la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) una reactivación de las divisiones que tienen sus países miembros, pero se inscribe en la estrategia de la lucha por las cuotas de mercado lanzada por el cártel en noviembre pasado, según publicó el periódico Swiss Info. 
Irán y las grandes potencias lograron en Viena un acuerdo sobre el programa nuclear de Teherán que llegaría a traducirse en un regreso progresivo de la oferta de Irán a los mercados para el 2016.
El regreso de Irán implicaría que se estaría uniendo a naciones como Venezuela, Angola y Argelia, que han percibido mayor crisis presupuestario desde hace un año debido a la pérdida de ingresos del petróleo por la caída del precio del barril, y que están en desacuerdo con las decisiones de la OPEP de no bajar los precios del petróleo. 
Sin embargo, la alianza entre Irán, Venezuela, Argelia y Libia para entrar en conflicto con los productores del Golfo, para impulsar sus peticiones de alcanzar precios de entre los 75 y 80 dólares por barril, podría significar el fin de la OPEP. El panorama ha sido decadente para los países petroleros ya que en los últimos meses el crudo ha experimentado grandes bajas en su cotización, recuperándose en los últimos meses pero aún con precios bajos. 
Se estima que las exportaciones iraníes podrían llegar a los 2.4 millones de barriles por día en el 2016, lo cual representaría un incremento significativo en comparación a los 1.6 millones de barriles diarios que produjo en 2014. 
De ahí que la OPEP no podrá ignorar el regreso de Irán, puesto que su retorno implicará un gran peso sobre las cotizaciones del petróleo, que han sufrido debido al exceso de oferta. De igual manera, llegaría a reavivar las tensiones internas que ya sufre.  
La economista Ann-Louise Hittle, de la consultora Wood Mackenzie, dio declaraciones a Swiss Info en donde estableció que “la próxima reunión del cártel podría ser un teatro de discordia y puede haber presiones para que se organice una cumbre extraordinaria antes de diciembre”.
Esto viene a formar parte de la decisión tomada por Arabia Saudí, como miembro de la OPEP, de no concentrarse en cambiar los precios del petróleo en el mercado, sino en lanzar una batalla por las cuotas, para pelear en contra del petróleo de esquisto de EE.UU. 
Dicha decisión, tomada en noviembre del año pasado, creó las primeras divisiones en el cártel, generando tensión entre los países del Golfo y los demás. 
El banco francés Natixis prevé que los precios permanecerán bajos para lo que resta del año, a pesar de esto el cártel mantiene un techo de producción de 30 millones de barriles diarios, ignorando la petición de muchos miembros del cártel que no han logrado alcanzar ese techo.  “El verdadero problema aparecerá cuando los miembros de la OPEP comiencen a luchar por las cuotas en un escenario de oferta excedentaria”, alertó Jasem al Saadun, director del gabinete consejero económico kuwaití, Al Shall.-Agencias

“El verdadero problema aparecerá cuando los miembros de la OPEP comiencen a luchar por las cuotas en un escenario de oferta excedentaria” Jasem al Saadun, director del gabinete consejero económico kuwaití Al Shall
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación