Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se reduce 20 % producción de leche por efecto de la sequía

La reducción de los mantos acuíferos afectó los niveles de producción del ganado

Todos los rubros agrícolas han sido afectados por la sequía. El ganado produjo menos leche este año. FOTO EDH /ARCHIVO

Todos los rubros agrícolas han sido afectados por la sequía. El ganado produjo menos leche este año. FOTO EDH /ARCHIVO

Todos los rubros agrícolas han sido afectados por la sequía. El ganado produjo menos leche este año. FOTO EDH /ARCHIVO

La falta de alimento y de agua causado por la reciente sequía provocó que la producción de leche decayera en 20 % en El Salvador e incrementó los costos de producción de los ganaderos en 25 %.

De acuerdo con Balmore Alvarenga, presidente de la Asociación de Productores de Leche (Proleche) el impacto ha sido mayor en aquellos ganaderos que no cuentan con la capacidad de dar suplementos alimenticios y vitaminar el ganado en invierno.

El principal recurso para la producción del sector ganadero se centra en la alimentación de los animales, a base de sorgo (maicillo), que se guarda en silos para el verano.

Al no tener suficientes lluvias, las plantaciones de maicillo no crecieron, limitando la recolección de pasto para guardado para el verano.

El invierno también es la época del año en que los ganaderos incrementan su rentabilidad, porque tienen pasto en el campo, pero este año debido a la sequía fue la excepción.

No obstante más costos y menos producción, Alvarenga, dice que el precio de la botella de leche no fue alterado.

"Además de que la producción cayó, era más caro porque se tenía que invertir en otro tipo de alimentos para el ganado", afirma.

En el mercado formal, con el sector industrial, pueden negociar los precios con los clientes a los que proveen, mientras que los ganaderos que se mueven en el sector informal tienen que regirse por el precio que establecen los clientes, dice Alvarenga.

El representante de Proleche detalla que los agremiados suplementan el ganado todo el tiempo, eso les permitió que el impacto por la sequía en la producción fuera menor y de esa manera cumplir con los contratos que ya tenían establecidos con los grandes clientes del sector industria.

"Eso nos permite tener nivelados los costos, pero ante la sequía debimos dar más suplemento al ganado y eso si nos elevó los costos", menciona Alvarenga.

Utilidades caen en 15 %

El sector tuvo que mantener los precios para los clientes –dice el ganadero–, pero al incrementar sus gastos vieron reducidas sus utilidades.

El principal efecto negativos de la sequía fue la reducción del agua en las zonas donde pastan el ganado; las vacas necesitan por lo menos cinco botellas de agua para producir una de leche, comenta el experto.

El periodo de sequía que ya casi termina, afectó el almacenaje de pasto para la alimentación del ganado en los primeros meses de 2015.

Buscar alternativas para dar de comer al ganado también ha representado incrementos en los costo para los productores entre el 15 % y 20 %.

Cuando el invierno es copioso, los productores también tienen que contrarrestaras las enfermedades del ganado.

El ganadero destaca que la medida principal para que el sector haga frente a situaciones como la sequía, es la asociatividad. "El ganadero que está aislado, no es parte de una cuenca productora, los comerciantes siempre se aprovecha de él", advierte.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación