Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Huelga de agricultores argentinos frenará exportaciones de granos

El gobierno de Cristina Fernández pretende cobrar el 35 % a las exportaciones de soja, y regula las de maíz y trigo.

El Congreso intentó establecer impuestos móviles a las exportaciones de granos.

El Congreso intentó establecer impuestos móviles a las exportaciones de granos.

El Congreso intentó establecer impuestos móviles a las exportaciones de granos.

BUENOS AIRES. Las patronales agrarias argentinas realizarán una huelga comercial de siete días, a partir del sábado, la cual paralizará las ventas de granos destinados a la exportación de uno de los mayores proveedores mundiales de alimentos, anunció el domingo un dirigente del sector.

"El martes la Mesa de Enlace (que integran las entidades agrarias más importantes) va a estar anunciando un cese de comercialización de granos", adelantó Eduardo Buzzi, dirigente de la Federación Agraria Argentina (FAA).

Los productores agrarios de Argentina, principal exportador mundial de aceite y harina de soja y el tercero de maíz, mantienen una larga disputa con el gobierno por los gravámenes a las ventas al exterior de granos.

Buzzi explicó que "el cese de la comercialización incluirá a las cargas de cereales para los barcos que están esperando en los puertos", en declaraciones a radio Mitre.

La protesta posiblemente incluirá el cese de comercialización de ganado y se extenderá por una semana, según el dirigente de FAA, que reúne a pequeños y medianos productores.

"La medida de fuerza es en respuesta a un gobierno que ha puesto como enemigo a uno de los motores principales que tiene la actividad argentina", sostuvo el productor.

Las patronales agrarias mantuvieron en 2008 una huelga de 128 días que puso en vilo al país, derrumbó la popularidad del Gobierno y le hizo fracasar en el Congreso un proyecto de impuestos móviles a las exportaciones de granos.

El cese de comercialización de granos y ganado empezará la medianoche del sábado 15, informaron las cuatro organizaciones más importantes del sector en un comunicado.

El gobierno de la presidenta Cristina Kirchner aplica un impuestos del 35 % a las ventas al exterior de soya, el principal cultivo del país, y sólo autoriza las exportaciones de trigo y maíz cuando la producción excede las necesidades del mercado local.

"El gobierno nacional nos obliga a pasar de las propuestas a las protestas", sostiene el comunicado de las patronales y critica "el irrespetuoso silencio" que obtuvieron como "respuesta a los innumerables pedidos de audiencia a la presidenta". Los líderes del principal sector productivo de Argentina anticiparon que la protesta no amenazará la venta de productos perecederos como las frutas y la leche. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación