Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

GOES olvidó acuerdo de austeridad y aumentó el gasto

Se comprometió a tener finanzas sostenibles que hasta la fecha no ha cumplido.

Medicinas Rosales

El Gobierno ha continuado aumentando la deuda salvadoreña para financiar el gasto corriente y programas sociales. | Foto por MC

San Salvador.-15032012.-

Pese a que en octubre de 2012 el Gobierno del FMLN firmó un acuerdo en el que se comprometió a presentar una política de austeridad para tener finanzas más sostenibles, a cambio de que se le autorizara emitir títulos valores por $800 millones; han pasado un poco más de tres años, los fondos ya se usaron; ahora se pide una cantidad similar  y el compromiso quedó en el olvido.

El acuerdo para la Sostenibilidad Fiscal en El Salvador hacía referencia a que el Gobierno debía presentar iniciativas de Responsabilidad Fiscal, que comprendieran limites de déficit y de endeudamiento; sin embargo, según lo han manifestado diversas instituciones, el Gobierno continúa alejado de establecer una reducción del gasto.

Entidades como la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) señaló a finales del año pasado, que el país podría entrar en una grave crisis financiera, política y social si no detiene el incontrolable endeudamiento, y si continúan apagados los motores de crecimiento de la economía.

La advertencia no es para menos, desde el año 2013, el Gobierno del FMLN lejos de crear condiciones para reducir el gasto, ha incrementado cada año la asignación de fondos para el presupuesto, elevó sus niveles de endeudamiento y, por ende, el déficit fiscal.

Por ejemplo para 2013 cuando recién se había firmado el acuerdo de sostenibilidad, se asignaron $4,505.3 millones como parte del presupuesto general de la nación, para 2014 ascendió a $4,679.5 millones, para el 2015 tampoco hubo ningún tipo de reducción y lejos de eso se incrementó a $4,823 millones y para este 2016 se ha elevado a $4,860 millones.

Pero además del aumento en el gasto, el país continúa acumulando altos niveles de endeudamiento. 

De acuerdo con datos del Banco Central de Reserva, la deuda total (que incluye deuda interna y externa) hasta octubre del 2015 ascendía a $16,142.0 millones, lo que representa más del 60% de todo lo que produce el país en un año. La cifra supera en $3,190 millones a la deuda que el país tenía en 2011 (antes de la firma del acuerdo).

Tal como lo ha señalado anteriormente el economista  Claudio de Rosa, “indudablemente es un endeudamiento que lleva al país a una situación de insostenibilidad fiscal, que al sumarlo con la deuda escondida de pensiones que tiene acumulado el Gobierno, muestra que el camino que sigue El Salvador es igual que el de Grecia”.

También en reiteradas ocasiones la empresa privada se ha mostrado preocupada por el excesivo gasto que el país está haciendo y el endeudamiento que continúa acumulando.

Otros países predican con ejemplo

Mientras en El Salvador aún no se ha adquirido un verdadero compromiso con las finanzas públicas, otros países de Latinoamérica avanzan en la ruta de austeridad para mejorar sus economías.

En el caso de Brasil, la presidenta Dilma Rousseff tuvo que modificar el presupuesto que presentó a fines de agosto 2015, tras recibir críticas por incluir un déficit primario de $8,410 millones, lo que equivale a 0.5% del PIB.

Luego que la agencia Standard & Poor’s recortó la calificación soberana a bono basura, el ministro de Finanzas, anunció casi $17 mil millones en medidas de austeridad para cerrar la brecha fiscal. 

En Brasil se propuso bajar el gasto en casi $7 mil millones en 2016 limitando los salarios de los funcionarios civiles, reduciendo la cifra de ministerios y  los programas sociales.

Por su parte, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto envió a inicios de septiembre un erario para 2016 por $282,150 millones. La cifra implica una reducción de 1.15%, es decir, $13,127 millones, respecto del presupuesto actual.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación