Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Escuela Mónica Herrera apuesta por innovación

La universidad ofrece la carrera de Diseño Estratégico

Felipe Montegu compartió sus conocimientos a todos los docentes de la Escuela de Comunicaciones. Fotos EDH / Miguel Villalta

Felipe Montegu compartió sus conocimientos a todos los docentes de la Escuela de Comunicaciones. Fotos EDH / Miguel Villalta

Felipe Montegu compartió sus conocimientos a todos los docentes de la Escuela de Comunicaciones. Fotos EDH / Miguel Villalta

La Escuela de Comunicaciones Mónica Herrera (ECMH) comenzó sus actividades académicas en febrero de 1995, y "desde ese entonces la innovación ha sido parte del ADN de la universidad", de acuerdo con Carlos Hermann Bruch, uno de sus fundadores.

Las modernas instalaciones de la Escuela de Comunicaciones reflejan en gran medida ese ADN al que se refiere Bruch.

En 2006, la institución hizo una de las primeras apuestas para consolidar su vocación por la innovación, creando la carrera de Diseño Estratégico; y en 2009 se creó el área de Formación Continua para potenciar las herramientas y el aprendizaje de conocimiento constante para los alumnos.

En 2011 se produce un cambio significativo en el pénsum de la Mónica Herrera orientado a establecer estándares internacionales de formación para sus estudiantes.

Dos años después, en 2013, deciden crear Syncros, un laboratorio especializado en diseño estratégico que busca crear procesos educativos que promuevan el desarrollo sostenible del país.

Desde este año, la ECMH empieza una nueva etapa de formación docente en innovación, que se llevará a cabo en cuatro módulos de capacitación con expertos internacionales.

La semana pasada tuvieron de invitados a dos expertos internacionales en las áreas de Service Design y Design Thinking, herramientas intrínsecamente relacionadas con la innovación en los negocios.

La apuesta de la ECMH es fortalecer las capacidades de su planta docente para que la innovación y las herramientas del Design Thinking y el Service Design sean transversales en todas la dinámicas formativas de la institución. Además, el mismo taller fue impartido a un grupo de ejecutivos de diferentes empresas y organizaciones que aprovecharon el taller para capacitarse en estas áreas.

Felipe Montegu, arquitecto de la Universidad Católica de Chile y con posgrados en el Academy Design Thinkers de Amsterdam y la Escuela de Diseño de Colonia, Alemania, fue uno de los capacitadores internacionales invitados.

La experiencia chilena

Para Montegu, en un principio, la visita a El Salvador estuvo marcada por cierta incertidumbre por la situación de violencia que enfrentamos, pero después de una semana de convivir y conocer a diferentes personas de la academia, estudiantes, profesionales y empresarios, comentó sentirse esperanzado con el potencial y las oportunidades que los procesos y herramientas de innovación pueden ofrecer al país.

Apoyo a la productividad

El experto en innovación recordó la importancia que esta herramienta tiene en la productividad y el crecimiento económico de una sociedad, ya que está directamente relacionada con el crecimiento del sector privado empresarial por medio de la promoción del emprendedurismo, ya que a más innovación, más emprendimientos, por ende, una mayor cantidad de personas con capacidad de crear empleos, lo que finalmente se traduce en más ingresos tributarios para proyectos sociales.

El profesor invitado recalcó el rol que debe jugar el gobierno en desarrollar incentivos concretos para transformar la cultura y los procesos para hacer negocios en un país, en el caso chileno, se llevó el tema de la innovación a un nivel de política pública, además, se promovió el empoderamiento ciudadano para que pudieran proponer y crear las soluciones de los grandes problemas sociales y económicos que ellos enfrentaban.

De hecho, para Montegu, la innovación no debe restringirse a un tema empresarial, en su experiencia, los más grandes aportes a la mejora de calidad de vida de las sociedades han venido desde el lado de la innovación social, en especial desde el sector de las oenegés. "La innovación no debe limitarse a un sector o una asignatura, debe ser algo transversal, una cultura de progreso para todo el país, una actitud laboral y ciudadana".

Finalmente, Montegu, invitó a las universidades a que asuman un rol protagónico en impulsar y sincronizar el tema de innovación a un nivel de política de gobierno, y reconoció el gran esfuerzo que está haciendo la ECMH por buscar los más altos estándares internacionales de formación para sus alumnos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación