Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Centroamérica no puede seguir adicta a Petrocaribe

Un funcionario de EE.UU. estimó que el contexto del crudo demuestra que Petrocaribe no es un buen esquema.

pdvsa venezuela petrocaribe

Según la prensa internacional algunos barcos petroleros llevan hasta una semana esperando en la costa caribeña de Venezuela. | Foto por elsalv

WASHINGTON.- Los países de Centroamérica y el Caribe que son miembros de Petrocaribe entienden que no pueden seguir "adictos" a ese programa venezolano de petróleo subsidiado, especialmente en el contexto de crisis mundial por la caída de los precios del crudo, aseguró ayer un alto funcionario de EE.UU.

En una entrevista con Efe, el encargado especial del Departamento de Estado para Recursos Energéticos, Amos Hochstein, pronosticó también que el continente americano se convertirá este siglo en "el centro energético del mundo" si toma "las medidas adecuadas".

"Creo que cualquiera que lleve un tiempo en Petrocaribe y que vea lo que está ocurriendo en los mercados del petróleo y en Venezuela debería poder llegar a la conclusión lógica de que no es una muy buena idea ni un buen esquema para ninguno de ellos", afirmó Hochstein al ser preguntado por la iniciativa venezolana.

"En Centroamérica y el Caribe, hay muchos países que se han hecho adictos a un esquema financiero que era perjudicial para sus intereses a largo plazo y que los sitúa en una situación dependiente de un combustible sucio que además los ha endeudado", añadió.

Hochstein, que la semana pasada se reunió en Costa Rica con funcionarios de seis países de Centroamérica, opinó que la región empieza a darse cuenta de que ya no les compensan los "beneficios a corto plazo" de Petrocaribe, lanzado en 2005 por Venezuela para exportar petróleo barato a cambio de efectivo, bienes y servicios.

"¿Por qué querrías seguir adicto y endeudarte con una fuente de combustible que tiene un único proveedor, cuando puedes crear una competición y puedes atraer nuevas inversiones extranjeras?", dijo.

"Creo que casi todos en la región entienden esto, tanto en el Caribe como en Centroamérica", agregó el funcionario.

Petrocaribe nació en una época en la que los precios del crudo estaban al doble de los niveles actuales, pero la situación actual está haciendo que muchos países se den cuenta de que no deben "apoyarse en ninguna fuente única" de energía, sino diversificar.

"El hecho de que estemos ahora en esta crisis de los precios del crudo en todo el mundo significa que es el momento adecuado de hacer los cambios. Este es el momento de librarse de los subsidios, de implementar normas y leyes de eficiencia (energética), de usar nuevas tecnologías", argumentó Hochstein.

Según el alto funcionario estadounidense, el Gobierno de Venezuela afronta un "momento difícil" en el área energética, y eso es "una señal de alarma" para los países miembros de Petrocaribe.

No obstante, insistió en que el mensaje de Estados Unidos a la región no se centra en Petrocaribe, sino en "la idea de que la interconexión y la integración de los sistemas energéticos en Centroamérica es beneficiosa para todos".

"Si combinamos el mercado de los seis países de la región (exceptuando a Belice) y miramos su tamaño, es atractivo para los inversores. Puede atraer dinero de fuera, crear empleos y, sobre todo, reducir el precio de la electricidad, que es el segundo más alto del continente", explicó Hochstein.

En la pasada Cumbre de las Américas, celebrada en abril de 2015 en Panamá, Estados Unidos anunció la creación de un grupo de trabajo con los países centroamericanos, encargado de identificar medidas en el área de energía y entregar recomendaciones a los jefes de Estado.

Después de una primera reunión el año pasado en El Salvador, Hochstein encabezó un segundo encuentro de ese grupo el 3 de febrero en Costa Rica, y regresó con una sensación "optimista".

"Ha habido enormes avances en los últimos seis o siete meses. Estamos viendo una cooperación mucho mayor en la región", aseguró.

Según el funcionario, la prioridad debe ser duplicar la capacidad del Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (SIEPAC) de los 300 MW que produce actualmente a 600 MW.

También confía en que los países puedan identificar "una forma creativa y eficaz de integrarse más con México y Colombia" y de apoyarse más en las energías renovables.

En ese sentido, consideró que es "el momento adecuado" para sacar adelante el proyecto de gasoducto entre México y Guatemala.

"El principal reto que afrontamos es lograr que cada uno de los países se vea como parte de una región cuando toma decisiones en el sector energético, ese cambio de mentalidad", resumió Hochstein.

De acuerdo con Hochstein, Centroamérica y el Caribe podrían ser el "beneficiario número uno" de muchos de los avances tecnológicos que se están desarrollando en el área de la energía, y hay un "enorme interés" de empresas privadas por invertir en proyectos energéticos en la región caribeña.

"Creo que las Américas son el futuro de la energía para el mundo, y que serán el centro de gravedad de este siglo", concluyó. EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación