Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Camioneros cierran frontera 24 horas por lentitud en aduanas

El bloqueo organizado por los motoristas de transporte de carga fue levantado ayer por la tarde luego que Aduanas prometiera más personal y más agilidad en los trámites.

Transportistas paralizan frontera La Hachadura por lentitud en trámites

El presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga, Astic, confirmó este lunes 5 de octubre que entre 800 y 1,000 camiones de carga están varados...

La lentitud con la que trabajan los oficiales de Aduanas en la frontera salvadoreña de La Hachadura le colmó la paciencia a los transportistas guatemaltecos que hacen uso de este punto fronterizo para trasladar su mercadería a El Salvador y el resto de Centroamérica. 

Cansados de los retrasos en aduanas, unos mil motoristas de camiones de carga bloquearon el paso hacia El Salvador por más de 24 horas, como medida de presión para que las autoridades salvadoreñas coloquen más personal en las oficinas y les exijan agilizar los trámites para pasar con rapidez el punto fronterizo. 

La gota que derramó el vaso fue el domingo cuando, a pesar de haber una larga fila de camiones esperando el permiso de paso, los oficiales usaban su tiempo laboral para ver el partido de fútbol de la Liga Española entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid que se televisó ayer a medio día. 

Al ver esta situación, los transportistas pusieron queja con el Administrador de Aduanas, pero de acuerdo a Alex Ixchú, representante del transporte de carga de Guatemala, el administrador les respondió: “me vale...”, por lo que decidieron tomar otras medidas de presión ante el problema. 
“En la noche dejan a una sola persona y en el día tienen hasta seis atendiendo, pero por ver partidos del Barca o del Real Madrid dejan de atendernos”... expresó Nestor Pérez, motorista de cabezal de Guatemala.

Fallas desde el jueves
Pero el atraso no comenzó ese día.  De acuerdo con la presidenta ejecutiva de la Comisión Intergremial para la Facilitación del Comercio (Cifácil), Carmen Aída de Meardi, los atrasos para el paso aduanero comenzaron desde el jueves de la semana pasada cuando se cayó el sistema del Centro de Trámites de Importaciones y Exportación (Ciex) por el que las empresas hacen los pagos anticipados de los trámites. 

 Ante este problema informático, la Aduana permitió que se hicieran los pagos de los trámites a través del sistema propio, pero según De Meardi, el viernes por la noche este sistema también se cayó hasta que fue resuelto el sábado pasado. 

Ixchú dijo, sin embargo, que el problema de aduanas no tiene que ver con los sistemas informáticos, sino de una total burocracia que se mantiene desde hace varios años y que no logra controlarse por las autoridades. 

“Eso de que se cayó el sistema solo es una justificación para ahora, pero el problema viene desde hace años”, dijo el guatemalteco. 
Según Ixchú, los camiones con carga se están tardando hasta 36 horas en pasar por ese punto comercial debido a la lentitud con la que trabajan los oficiales aduaneros salvadoreños, que se toman todo el tiempo del mundo para hacer su trabajo. 

“No entendemos por qué en la jornada de noche, cuando solo hay una persona, la fila camina más rápido que cuando es jornada diurna, cuando se supone que ya hay más personal trabajando”, dijo Ixchú.

“Para Guatemala no tenemos problemas nos tardamos una a dos horas, pero para El Salvador hasta 36 horas, solo por la lentitud de la aduana de El Salvador”, dijo Juan Cruz,  transportista salvadoreño. 

Caldo de cultivo para la corrupción
Raúl Alfaro, presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (Astic), dijo ayer por la mañana que este problema no es nuevo y que a pesar de que se le ha advertido a las autoridades de los atrasos en las aduanas, el problema se mantiene y generan significativas pérdidas al sector. 

Según sus cálculos, por cada día que un camión de carga se atrasa el transportista pierde al menos $100 que debe asumirlos por cuenta propia. “Hay un cansancio del sector transporte por tanta anomalía, tanto atraso y las decisiones que se toman” dijo Alfaro. 

El representante aduce que estos atrasos son un caldo de cultivo para actos de corrupción dentro de los funcionarios pues los transportistas deben “pagar dinero extra” a los tramitadores y a los oficiales de aduana para que su mercadería pase lo antes posible por la frontera. 

El bloqueo se levantó ayer por la tarde, tras la promesa del director de Aduanas, Carlos Cativo, de que aumentaría el número de personal.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación