Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Barril del petróleo puede llegar a $30

Economista John Kilduff dijo que la devaluación del yuan  reducirá la demanda en China porque comprará más caro.

El precio del barril de Texas ha llegado a su mínimo desde hace seis años. Su precio actual es de $43 por barril. 

Los precios del petróleo continúan a la baja. | Foto por Archivo

El precio del barril de Texas ha llegado a su mínimo desde hace seis años. Su precio actual es de $43 por barril. 

El barril de petróleo que se produce en Texas (EE.UU.)  y que esta semana se cotizó a un mínimo histórico de $43 podría llegar a costar hasta $30 si continúa la devaluación del yen y la desaceleración económica en China. 

Así lo dijo ayer John Kilduff,  cofundador de Again Capital, una firma de inversión especializada en materias primas, que sigue de cerca la evolución de este producto. 

Según Kilduff, China es el segundo consumidor a nivel mundial de petróleo, con un promedio  de unos 11 millones de barriles al día, sólo por detrás de EE.UU. que consume 18 millones de barriles al día.

Pero si la devaluación china continúa, el yuan encarecerá el petróleo a los chinos y las petroleras y refinerías  asiáticas necesitarán más yuanes para comprar la misma cantidad de petróleo que hace tres días. 

Este encarecimiento seguirá modificando la demanda y aumentando la oferta del crudo, por lo que los precios internacionales seguirán cayendo. 
Nada menos el martes  el petróleo sufrió una caída importante tras conocerse la primera devaluación del yuan. 

En la bolsa de Nueva York, el precio del petróleo bajó 4% y el barril se cotizó a $43.08, la cifra más baja desde marzo de 2009. 

El petróleo de Texas  ha perdido un 19% en 2015, que se suma a la caída del 46% durante 2014.
Ayer, la cotización de los futuros subió apenas 0.5% y cerró en 43.30 dólares después que la Agencia Internacional de la Energía asegurara que la demanda de petróleo será más fuerte de lo previsto  gracias a los bajos precios del “oro negro”. 

Kilduff cree que aunque el petróleo toque los 30 dólares, el precio se estabilizará en 2016 a medida que la oferta vaya disminuyendo. Los bajos precios del crudo y su estrecho margen de beneficio irá obligando a varios jugadores a retirarse del mercado, con lo que “la oferta podría caer en unos 500,000 barriles al día en próximo año”. 

El precio también podría bajar por otro factor geopolítico: el ingreso de Irán al mercado del petróleo, tras el acuerdo con Estados Unidos y otras cinco potencias. 

El Banco Mundial estima que  de cumplirse este acuerdo,  el precio del petróleo se abaratará unos $10 el próximo año y llevará a un repunte de la economía iraní del 3 % esperado para este año a cerca de 5 % en 2016. 

“Del mismo modo que cuando se ampliaron las sanciones en 2012 se produjo un agudo declive en las exportaciones petroleras de Irán y dos años de crecimiento negativo, esperamos que el levantamiento de las sanciones impulse las exportaciones y revitalice la economía”, afirmó Shanta Devarajan, economista jefe del Banco Mundial para Oriente Medio y Norte de África, en un informe sobre Irán.

Buenas y malas noticias
La noticia es muy buena para países importadores como El Salvador, que podría reducir su factura petrolera y lograr significativos ahorros en energía, así como una reducción de precios en las estaciones de servicio. 

En lo que va del año los consumidores han logrado ahorrarse hasta $1.14 en la compra de combustibles por galón, en comparación a los precios que pagaba el año pasado. La semana pasada los consumidores percibieron reducciones de entre $0.9 y $0.15. 

A quien no le hacen nada de gracia los precios bajos es a Venezuela, cuya economía depende en más del 90% de la venta del petróleo. 

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció el martes que impulsa una nueva reunión especial de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para reflotar el barril de petróleo.

Años atrás el barril del crudo comenzó a subir hasta llegar a costar $100 y no fue sino hasta junio de 2014 que comenzó a caer por debajo de los $60.

El año pasado, cuando el precio cayó hasta los $50, el mandatario venezolano hizo una gira entre países aliados de la OPEP, pero no consiguió  organizar un encuentro más allá de la reunión ordinaria del grupo. 

En Argentina, pasa todo lo contrario. Desde la estatización de la mayoría accionaria de YPF en abril de 2012, en la Argentina se vive una realidad diferente a la del mercado global de hidrocarburos, pues el Gobierno decidió sostener un precio del barril en el mercado interno a $77, como incentivo para incrementar la producción en el país, en el marco de déficit comercial en materia de energía.

Es decir que con cotizaciones entre $43 y $49  por barril, a las petroleras no les conviene exportar, sino vender su producto fronteras adentro a los $77 del crudo “Medanito”, pues el valor de extracción del campo neuquino fue establecido como referencia. Ese valor impide que se reduzcan los precios al público.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación