Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bancos tienen una liquidez del 34.92 % a mayo

Además de las reservas de liquidez que el BCR le exige a los bancos por ley, ellos también tienen una cantidad que reservan para disponer de fondos.

A junio de este año, los depósitos crecieron 1.7 % respecto al mismo mes de 2012. Este es un dato positivo. Foto EDH/ archivo

A junio de este año, los depósitos crecieron 1.7 % respecto al mismo mes de 2012. Este es un dato positivo. Foto EDH/ archivo

A junio de este año, los depósitos crecieron 1.7 % respecto al mismo mes de 2012. Este es un dato positivo. Foto EDH/ archivo

Los bancos comerciales están completamente sanos y así lo demuestran sus cifras internas.

A mayo de este año el coeficiente de liquidez del sistema financiero era del 34.92 %, que supera con mucho margen al 17 % requerido por ley, según los datos oficiales de la Asociación Bancaria Salvadoreña.

Según la directora ejecutiva de la Asociación, Marcela de Jiménez, esta liquidez le garantiza a los usuarios del sistema bancario que sus depósitos están seguros y que no hay motivos para preocuparse por una fuga de capitales.

Con esta liquidez también hay más apertura al crédito, que desde la crisis económica mundial de 2009, pero que ha venido año con año aumentado de acuerdo a las condiciones propias de cada caso.

A mayo la cartera de préstamos para los diferentes sectores era de $9,409.9 millones que representa una variación de $505.8 millones con respecto al año pasado, pues en a mayo del año pasado los préstamos otorgados sumaban $8,904.1 millones.

Eso significa que los bancos están aumentando su otorgamiento de créditos, pero a la vez, están respaldados con suficiente dinero.

Respecto a los depósitos, estos sumaron $9,785.08 millones a mayo de este año, una cifra que es mayor en 1.7 % respecto a los depósitos que se captaron en mayo de 2012.

Los depósitos a plazo, que en años anteriores habían bajado, ahora han subido en 5.5 % respecto a mayo de 2012 mientras que los depósitos a la vista disminuyeron en 0.6 %, según los datos de Abansa.

Estos datos contribuyen a que la banca mantenga suficiente dinero para afrontar sus compromisos.

Según explicó De Jiménez, este 17 % de liquidez es la capacidad que tienen las entidades para responder a sus obligaciones de corto plazo. Es una liquidez autónoma, que les permite prestarse dinero entre ellos y afrontar créditos en mora.

El otro 20 % son reservas de liquidez. Ese dinero va a parar al Banco Central de Reserva.

Esta reserva no se ha utilizado en las últimas dos elecciones presidenciales. Y solo si las condiciones fueran críticas, los recursos podrían ser utilizados.

Al respecto, la presidente del BCR recordó que esta institución funge desde ya como un prestamista de última instancia, es decir, el último recurso al que los bancos podrían recurrir si no tuvieran suficientes fondos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación