Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tráfico complicado por segundo día del plan piloto Sitramss

El dispositivo de seguridad en el plan piloto no fue suficiente para ordenar el tráfico vehicular en el bulevar del Ejército y la Juan Pablo II. Las gremiales ATP, AEAS y Rutas Unidas pidieron declarar ilegal el Sitramss

Con tráfico lento, vías alternativas insuficientes, cambios en la señalización y un dispositivo de seguridad que no logró evitar el desorden en la circulación de vehículos particulares y del transporte público. Así fue el segundo día de la prueba piloto del Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss).

En la Juan Pablo II, a eso de las 8:40 a.m., los agentes de Tránsito de la Policía Nacional Civil (PNC) empezaron a cerrar el paso en los carriles exclusivos.

Cuando el reloj marcó las 9:00 a.m., hora programada para que los buses del Sitramss iniciaran la prueba piloto, vehículos particulares y del transporte público aún usaban los carriles exclusivos.

Los policías en las intersecciones de la Juan Pablo II y en el bulevar del Ejército regularon el tráfico. Otro grupo de agentes acompañó a las nuevas unidades en su recorrido.

Los automovilistas tuvieron que armarse de paciencia para circular en varios puntos críticos, uno de ellos fue el paso a desnivel que conecta al bulevar del Ejército con el bulevar Arturo Castellanos.

Otros se encontraron que no podían hacer los cruces acostumbrados al llegar a esquinas, como la intersección de la Juan Pablo II y la 2a Avenida Norte. En esa y otras esquinas, hasta el viernes, había rótulos que indicaban que el paso era exclusivo para el Sitramss. Ayer, los rótulos ya no estaban en las esquinas, sino colgando de los semáforos sobre la Juan Pablo II.

Algunas de las vías alternativas como la calle 5 de Noviembre, el bulevar República Federal de Alemania y la Troncal del Norte estaban con tráfico lento a eso de las 10:00 a.m., pero por Agua Caliente, entre la 50 Avenida Norte y La Garita, los autos avanzaban a vuelta de rueda.

Al filo de las 11 de la mañana, el personal destinado por el VMT para agilizar el tráfico en la zona parecía insuficiente, debido a la cantidad de vehículos que transita por dichas arterias.

Por el bulevar del Ejército circulan 50 mil automotores diarios, mientras que por la Juan Pablo II lo hacen 41 mil 470, según las estadísticas del VMT.

De poniente a oriente, en la Juan Pablo II, el Sitramss dejó con un solo carril al transporte particular. Esta reducción de espacio le pasó la factura a los automovilistas, quienes cerca del mediodía se vieron sumidos en el embotellamiento, mientras que las vías exclusivas lucían vacías.

Esto se pudo constatar desde el Hospital Médico Quirúrgico, en la zona donde retornan los buses articulados y padrón, hasta el Parque Infantil.

El subdirector de Tránsito, César Flores Murillo, dijo que a partir de la segunda fase del plan piloto, que iniciará el 21 de enero, se impondrán esquelas por $34.29 a quienes no respeten las señales que restrinjan el paso por las vías exclusivas del Sitramss.

"Ahorita no, estamos tratando de inducirlo (al conductor), pero ya vamos a empezar", aseguró Murillo.

La primera fase del plan piloto terminará el 20 de enero, de inmediato iniciará la segunda etapa con 10 unidades, con pasajeros y pasaje gratis.

Interpondrán demanda

Aunque las autoridades del VMT aseguran que las reuniones con los transportistas de la zona de Soyapango, Ilopango y San Martín van viento en popa, ayer, un grupo de buseros, quienes dicen representan a las 51 rutas afectadas, aseguró lo contrario.

Los buseros indicaron que no han recibido ninguna notificación oficial del Viceministerio de Transporte (VMT) sobre los nuevos recorridos.

Enma Argueta, de la Ruta 7A, acotó que desde que inició el proyecto no han sido tomados en cuenta y que tampoco ha habido una "negociación".

Para Miguel Ángel Mena, de la Ruta 3 microbús, que hace su recorrido desde Sierra Morena hasta la zona del hospital Rosales y ex Maternidad, el inicio de operaciones del Sitramss y la exclusión de los "verdaderos operadores" de transporte afectarán los ingresos económicos de cada ruta.

Como en un efecto cascada, se verán afectados motoristas, mecánicos, hasta las personas que lavan las unidades, argumentó Mena.

"Si nos están quitando el 80 %, nos están quitando el negocio. Así de sencillo. Eso es recorte de personal, que quede sin trabajo un montón de gente, a ellos les importa poco", estimó un busero de la Ruta 29 A microbús, la cual inicia su recorrido en la colonia Valle Nuevo, de Soyapango, hasta Metrocentro y viceversa.

Los representantes de ATP, AEAS y Rutas Unidas Salvadoreñas acompañaron al grupo de buseros que denunciaron las "arbitrariedades" que, según ellos, comete el VMT.

"El gobierno les está notificando que tienen 5 días para firmar contratos con fechas atrasadas, los están obligando y los están coaccionando", es otra denuncia que hizo Roberto Soriano, de ATP.

El viceministro García aseguró ayer, en la entrevista Frente a Frente, de TCS: "Aquí cualquiera puede decir cualquier cosa y tratan de confundir. Cuando el sistema esté operando, cuando el usuario pueda sentir sus beneficios, ahí se va a terminar todo (críticas)".

Los buseros continúan catalogando el inicio del plan piloto y la gratuidad de este como una medida "electorera". Genaro Ramírez, de AEAS, señaló que el plan es un "símbolo de la prepotencia y de la arrogancia" de las autoridades. Las gremiales interpondrán una demanda ante la CSJ para que declare inconstitucional el Sitramss.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación