Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Proponen reformas a Ley de la Carrera Militar

Tener más generales golpeará las arcas financieras del Ipsfa

Al momento de que se retiren del servicio, los montos de sus pensiones crecerán, porque sus salarios incrementaron con esta reforma.

General Mauricio Vargas

General Mauricio Vargas

General Mauricio Vargas

El general Mauricio Ernesto Vargas, actual diputado por ARENA, considera que la creación de nuevos grados de generales lo único que vendrá a generar es a incrementar aún más la carga financiera al Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (Ipsfa) y crecería más su descapitalización.

“Si se le introduce el aspecto de los grados, esto en ningún momento beneficia la prioridad, porque poco, mediano o mucho aumenta la carga al Ipsfa en un momento dado, cuando estás personas tengan que retirarse porque el sueldo regulador básico se incrementa, la cantidad de personas en los grados se incrementa por tanto el factor de la pensión se incrementa”, dijo Vargas.

Agregó que según las reformas se requerirían de tres generales de Ejército, nueve generales de División y de 19 generales de Brigada; siendo en total un número aproximado de entre 25 y 30 oficiales generales.

“La continuidad de seguir aumentando los grados, eso a futuro incrementa esa necesidad de erogación (del IPSFA) al momento del retiro”, sostuvo. Agregó que es necesario que la Ley de la Carrera Militar tiene que estar en consonancia con las reformas que se le pretenden aplicar a la Ley del Ipsfa, las cuales están dadas en el tiempo de servicio, en un incremento de seis años, y en el aumento de las  cotizaciones que suben dos puntos porcentuales, es decir, que en la actualidad la cotización es del 13 por ciento y con las reformas sería del 15 por ciento.

Vargas recomendó que en las reformas a la Ley del Ipsfa se debería de anexar un artículo que establezca por ley que las pensiones por invalidez o por sobrevivientes derivadas a causa o como consecuencia de un conflicto armado, ya sea externo o interno, sean cubiertas por el Estado.

“Deberá de dar los aportes necesarios para su cumplimiento, porque no es responsabilidad de los pensionados que haya una guerra con otro país. Los pensionados no tenemos porque pagar los casos fortuitos, vamos a pagar las muertes naturales, los accidentes, y todo con lo que he aportado”, dijo Vargas.

Recordó que en el pasado, el Ipsfa tuvo que absorber, sin tener ninguna responsabilidad, el pago de los desmovilizados del Ejército y eso fue una parte de la descapitalización que ahora enfrenta esa institución previsora.

Por el momento, las modificaciones que le pretenden hacer a la Ley del Ipsfa en un intento por solventar la crítica situación financiera por la que atraviesa, aún no han llegado a la Asamblea Legislativa, según Vargas.

Sin embargo, los diputados deberán de aprobar antes las enmiendas a la Ley de la Carrera Militar para equipararlas a las reformas a la Ley del Ipsfa.

Vargas está de acuerdo con el aumento de los años de servicio laboral de los militares, pero advierte que será “un golpe fuerte, pero es una necesidad, se salva una parte o se pierde todo, eso es lo que quiere decir las reformas paramétricas (a la Ley del Ipsfa)”.

Las autoridades del Ipsfa han reiterado de que las reservas estratégicas para el pago de las pensiones solo alcanzan hasta para el próximo año, 2016.

Actualmente, el instituto le paga pensiones a 23 mil militares en retiro y  beneficiarios, pero tiene 30 mil cotizantes activos, una situación que genera un desbalance, porque debería de haber unos ocho cotizantes por cada beneficiario de pensión, según militares pensionados.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación