Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sánchez Cerén aún no seduce tras un año de campaña

El candidato del FMLN mantiene una intensa campaña desde que anunció su candidatura

Salvador Sánchez Cerén y Óscar Ortiz el día en que fueron ratificados como candidatos en la convención de 2012. Foto EDH /

Salvador Sánchez Cerén y Óscar Ortiz el día en que fueron ratificados como candidatos en la convención de 2012. Foto EDH /

Salvador Sánchez Cerén y Óscar Ortiz el día en que fueron ratificados como candidatos en la convención de 2012. Foto EDH /

Salvador Sánchez Cerén tiene un año de estar corriendo por la Presidencia de la República. Pero esta ventaja en tiempo sobre todos sus rivales, no se traduce en un mayor posicionamiento en las preferencias electorales que le haga llegar cómodo a las urnas, según concluyen analistas y datos de distintas encuestas.

En esta semana se cumple un año desde que anunció que él era el candidato del FMLN. Además cumple un año de mantener una intensa y mediática agenda electoral apoyada en las obras del gobierno y en las de Alba Petróleos, sostenida esta última por fondos venezolanos en asocio con alcaldías farabundistas en el país.

Desde que el también dirigente del FMLN confirmó su candidatura el 25 de junio de 2012, renunció a su cargo de ministro de Educación, activó su agenda pública como vicepresidente inaugurando obras estatales y ha aparecido en cuanto evento y proyectos celebra Alba Petróleos.

La estrategia de campaña que ha mantenido desde un inicio está enfocada a dar continuidad a lo que llama "cambios" impulsados por el gobierno que comanda Mauricio Funes, con el añadido de que los "profundizará".

"Vamos a conquistar el corazón de los salvadoreños con el proyecto de cambios", ha dicho en su rol de candidato.

El partido oficial ha tapizado desde el año pasado avenidas y bulevares con propaganda de esas obras, mismas que en ocasión del cuarto año de gestión ha bautizado como "cambios verdaderos".

Vallas gigantes, mupis, cuñas radiales y spot televisivos con su propaganda han inundado desde antes del 1 de junio el espacio público y las franjas más costosas y de mayor audiencia en los medios.

El proyecto electoral efemelenista también tiene el acompañamiento de la Presidencia de la República que promociona las mismas obras del FMLN: el vaso de leche, los paquetes escolares, la entrega de semillas al campesino, Ciudad Mujer, la culminación de proyectos que empezó la administración pasada como la Diego de Holguín.

Pero montarse en este vehículo de obras estatales lleva más riesgos que ventajas, afirman analistas como Manuel Enrique Hinds y Facundo Guardado, pues según coinciden, podría pasarle factura porque eso implica asumir también una responsabilidad de los desaciertos en materia económica del gobierno.

Para Hinds, asumir que son gobierno, es un problema porque "es una demostración de que el gobierno de ellos no funciona", además de considerar que "no tiene ninguna obra exitosa" como credencial para presentarse en las presidenciales de 2014.

Para Guardado, al asumir que continuará las obras del gobierno y que son "gobierno completo", cabe preguntarse: "¿cómo ofrecer para futuro lo que no se ha estado en capacidad de hacer?".

"Ellos han asumido responsabilidad del gobierno completo y están obligados a responder por el desempeño del gobierno en seguridad, economía, en desempleo", dice Guardado, también exdirigente del FMLN.

El otro vehículo sobre el que monta su campaña son los proyectos "sociales" Alba Petróleos. El primer evento celebrado con bombo y platillo con el que esa firma le endosó su apoyo público fue el lanzamiento de Alba Becas, un programa que, aseguran, beneficiará a 3,400 estudiantes.

También ha presidido la entrega de créditos a campesinos por Alba Alimentos o se ha visto a su compañero de fórmula, Óscar Ortiz, entregando créditos a comerciantes con Tu Financiera, una promesa de Jorge Schafik Handal cuando compitió por la alcaldía capitalina.

Este protagonismo de Alba Petróleos a la campaña electoral del proyecto farabundista ha sido duramente cuestionada por el sector empresarial aglutinado en la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), tanto que ha pedido a la Fiscalía General que investigue este negocio en materia de competencia desleal.

Pero el matrimonio entre Alba Petróleos y el FMLN para impulsar la candidatura de Sánchez Cerén no ha cesado. El más reciente evento que han concelebrado es la intención de "masificar el deporte" a través del torneo de fútbol como la Copa Alba, misma que han llevado a EE. UU.

Otro proyecto con el que ha hecho mucho ruido el partido en torno a su candidato es el proyecto de consulta llamado "Diálogo de país" con distintos sectores y levantando encuestas a los hogares, con las que dicen que reunirán insumos para el plan de gobierno.

Pero todo este recorrido de 365 días de campaña tienen su tope, dice Facundo Guardado, pues dice que allí "comienza el riesgo de comenzar a retroceder", aunque cree que con esfuerzo podría conservar lo logrado.

Para Hinds, lo único que sostendrá la candidatura de Sánchez Cerén de aquí a febrero de 2014 es el voto duro que hacen del FMLN un "partido fuerte" pero que no le alcanzará para ganar la elección.

La candidatura de Sánchez Cerén, según indicaron en su momento analistas como Guardado y Joaquín Samayoa, emergió con el fin de unificar y asegurar el voto duro del FMLN, luego de que en las elecciones municipales de marzo de 2012 perdieran parte de ese voto y varios municipios considerados bastiones rojos en el Área Metropolitana de San Salvador.

La cúpula del partido admitió que por errores en su gestión a nivel local hubo militancia que les dio la espalda.

Encuestas

Tras un año de campaña, Sánchez Cerén aún no logra un crecimiento significativo, si partimos de las preferencias electorales que muestra la generalidad de los sondeos.

Sánchez Cerén arrancó seis meses antes que el aspirante de ARENA, Norman Quijano, y ocho meses antes que Elías Antonio Saca, de Unidad.

La última encuesta del Instituto Universitario de Opinión Pública (Iudop), es la única que le ha dado ganador en las preferencias y un margen de ocho puntos sobre Saca y once sobre Quijano.

Pero el resto de sondeos arrojan una muy cerrada lucha entre los tres aspirantes.

En mayo pasado, según una votación simulada realizada por JBS Opinión Pública para El Diario de Hoy, dejó a Quijano a la cabeza de las preferencias, con un 30.1 %, seguido muy de cerca por Saca con un 28.6 %. Mientras el candidato oficialista recibió el 25.3 %.

Y cuando se les preguntó a los ciudadanos ¿por cuál de los candidatos votaría si la elección presidencial fuera el próximo fin de semana?, el respaldo principal (27.2 %) va para el tricolor, el ex presidente obtiene el 26.7 %, y el efemelenista un 22.3 %.

Otro sondeo, el de Consulta Mitofsky para TCS publicado en abril pasado, deja a Sánchez también en desventaja, pues según la preferencia por candidato, reúne el 32 % y su partido el 31 %, lo que según Mitofsky solo le aporta un punto porcentual en concepto de "efecto de candidato".

Hinds cree que a la luz de resultados que arrojan distintas mediciones, no le ve "potencial de crecimiento al candidato oficialista" porque, dice, no está abierto a aprender nuevas cosas.

Según apunta, Sánchez Cerén sigue aferrado al pasado, "a dogmas de su partido, y no va a cambiar su manera de pensar, pese a que ha visto caer la Unión Soviética y el comunismo en todos lados".

"Él no ha cambiado en nada sus posturas... sigue apoyando a (Nicolás) Maduro, sigue pensando que Venezuela es lo máximo", critica Hinds, aunque últimamente haya dicho que quiere una relación con la empresa privada, agrega.

Guardado cree que "después de 365 días de campaña, el candidato farabundista "ya dio lo que dio, ya no hay para adelante" y que "con esfuerzo podría conservar lo logrado".

Si se revisan datos de algunas de las importantes encuestas de hace seis a ocho meses, la tendencia en las preferencias electorales para Sánchez Cerén no varían mucho ni muestran un crecimiento significativo respecto a las recientes. (Ver gráfico).

Por ejemplo, en noviembre de 2012, JBS Opinión Pública para El Diario de Hoy arrojó desventaja de diez puntos de Sánchez Cerén con respecto a Quijano en intención de voto. A mayo de 2013, el aspirante rojo ha subido 30 centésimas.

En diciembre de 2012, el sondeo de Inmore para Diario El Mundo, reveló que Sánchez Cerén alcanzaba el 27 % en intención de voto y descendía un punto para abril.

El único crecimiento lo refleja el sondeo del Instituto Universitario de Opinión Pública (Iudop), que en diciembre de 2012 arrojó un 30.3 % en la preferencias electorales para Sánchez Cerén, aunque abajo del candidato tricolor que obtuvo 33.5 pero arriba de Saca (24.1 %).

En la encuesta publicada en mayo de este año, el Iudop le dan un crecimiento de casi seis puntos al efemelenista y lo coloca arriba en intención de voto sobre sus rivales.

La CID-Gallup y Consulta Mitofsky también han arrojado un crecimiento de Sánchez Cerén de tres y cuatro puntos respectivamente en un lapso de cinco meses. Aun el primero le da un empate técnico con Quijano, y el segundo un punto abajo .

"Nosotros hacemos un estudio riguroso de todas las encuestas porque creemos que son importantes para definir políticas y estrategias de campaña. Yo he dicho que la principal encuesta, para mí, es la Consulta Diálogo de país", ha reaccionado Sánchez Cerén.

También ha dicho que la apuesta "es el triunfo en primera vuelta" y que confía en ir creciendo, aunque en la generalidad de encuestas le da en segunda ronda una mayor desventaja. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación