Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Salud inauguró unidad renal y después del acto se llevan los aparatos

Las autoridades indicaron que la unidad renal será habilitada en las próximas dos semanas

Las máquinas fueron sacadas de la unidad ayer. Foto EDH / Lucinda Quintanilla

Las máquinas fueron sacadas de la unidad ayer. Foto EDH / Lucinda Quintanilla

Las máquinas fueron sacadas de la unidad ayer. Foto EDH / Lucinda Quintanilla

USULUTÁN. Pese a que la unidad de hemodiálisis del hospital San Pedro aún no está terminada, las autoridades de Salud la inauguraron el miércoles y, tras el acto, ordenaron sacar las máquinas del salón en que funcionará la unidad.

Los responsables del ramo confirmaron el jueves que aún faltaban detalles para la ambientación del área y no podrán superarlas, sino hasta en dos semanas que es cuando se supone comenzará a prestar el servicio.

El hecho de aperturar la unidad sin estar terminada, montar el equipo para hacer los tratamientos y luego ordenar que los sacaran del salón en que se realizó el acto, ha generado malestar entre quienes presenciaron la inauguración.

Muchos ciudadanos vieron cuando las máquinas de hemodiálisis eran sacadas de la nueva área renal y trasladadas fuera del hospital.

Precisamente en ese punto el doctor José Romagoza, director de Sistema Básico de Salud Integral (Sibasi), explicó que "se dieron muchos rumores porque vieron sacar las máquinas; pero lo que pasa es que esas no son las máquinas que tendrá el área", detalló el galeno.

Mencionó que el equipo que fue colocado para el evento de inauguración no era el destinado al área, de hecho era usado.

Confirmó que todo lo que habrá en la unidad renal inaugurada el miércoles, y que no funcionará hasta dentro de un par de semanas, es nuevo.

Las máquinas de hemodiálisis que serán usadas ya están en el país y las trasladarán cuando la sección haya superado las deficiencias.

"En la inauguración notamos que había demasiado polvo en el cuarto, eso no puede suceder porque son áreas muy delicadas", explicó Romagoza.

Las máquinas que serán instaladas en el área renal se adquirieron a través de un servicio de arrendamiento, explicaron las autoridades del Ministerio de Salud.

El hospital pagará porque les presten las máquinas y la empresa se encargará de darles mantenimiento y garantizar la sustitución de alguna que pueda dañarse.

Los pacientes indicaron que les preocupó ver cómo se llevaban el equipo, y aún más ver que el área estaba cerrada y sin brindar el servicio.

Las autoridades mencionaron que parte de las labores complementarias que ejecutan en la unidad de hemodiálisis es la pintura de algunas paredes y sellador en algunas zonas para evitar el ingreso del polvo al salón.

La inversión en la habilitación del espacio es de un millón de dólares, según las autoridades de Salud.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación