Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Rehabilitar a las personas no videntes es el principal objetivo

El terreno del centro fue donado en 1949 por la benefactora doña Eugenia de Dueñas.

Padres de familia denunciaron los cambios administrativos dentro del centro de rehabilitación. Foto EDH / Jaime Anaya

Padres de familia denunciaron los cambios administrativos dentro del centro de rehabilitación. Foto EDH / Jaime Anaya

Padres de familia denunciaron los cambios administrativos dentro del centro de rehabilitación. Foto EDH / Jaime Anaya

El Centro de Rehabilitación de Ciegos "Eugenia de Dueñas" tuvo sus orígenes en 1943. Entonces el señor Fausto Aguilar Peñate, quien fue alumno del primer taller casa de trabajo para ciegos creado por el español no vidente Antonio de la Heras Hervas en 1929, fundó la primera escuela de enseñanza primaria para ciegos adscrita al Ministerio de Educación.

En 1949 se colocó la primera piedra para la construcción del edificio del Centro en un terreno donado por la familia Dueñas. Ahí funciona en la actualidad: en la 21ª Calle Poniente y 5ª Avenida Norte, número 240, en San Salvador.

El 6 de diciembre de 1956 por acuerdo legislativo la escuela se denominó con el nombre que actualmente lleva en honor a su benefactora "Eugenia de Dueñas".

Desde 1963 este centro pasó a formar parte del entonces denominado Instituto Salvadoreño de Rehabilitación de Inválidos (ISRI). La misión original del centro de rehabilitación es atender en las diferentes áreas de atención a niños, adolescentes y adultos, ciegos o de baja visión, sordo- ciegos y con retos múltiples, teniendo en cuenta la discapacidad visual.

Hace un año aún se contaba con la disponibilidad de internado para las personas que viven al interior del país o son de escasos recursos económicos. Ahí se proveía a las personas alimentación y servicio de lavandería para garantizar su rehabilitación.

Los usuarios afirman que las personas a las que se les daba atención no oscilaban entre 100 y 300. Desde hace un año se ha reducido significativamente el número de usuarios.

"Hay 71 años de historia en el país sobre la rehabilitación de las personas ciegas. Pero ahora creemos que estamos retrocediendo dentro de la rehabilitación para las personas y no podemos permitirlo", comentó Andrés Alas, presidente de la Asociación de Ciegos de El Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación