Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Protestas y bloqueos frente a la Catedral

Los manifestantes se identificaron como vendedores e integrantes de otros grupos sociales del país.

Los vendedores se mantuvieron frente a la Catedral Metropolitana durante una hora y media. Los inconformes bloquearon la calle Rubén Darío y reventaron morteros de alto poder. Fotos EDH / Omar carbonero

Los vendedores se mantuvieron frente a la Catedral Metropolitana durante una hora y media. Los inconformes bloquearon la calle Rubén Darío y reventaron morteros de alto poder. Fotos...

Los vendedores se mantuvieron frente a la Catedral Metropolitana durante una hora y media. Los inconformes bloquearon la calle Rubén Darío y reventaron morteros de alto poder. Fotos EDH / Omar carbonero

Un grupo de 50 supuestos vendedores del centro de San Salvador y otras organizaciones protestaron ayer frente a la Catedral Metropolitana, provocando el bloqueo de la calle Rubén Darío durante una hora y media.

Los manifestantes también irrumpieron la misa dominical, afectando e irrespetando el derecho al culto de los feligreses.

Asimismo los inconformes reventaron morteros de alto poder, afectando a las personas que se encontraban descansando en la Plaza Barrios. Los artefactos pusieron en peligro a los niños que jugaban en la plaza y a otros que pasaban por el lugar, según testigos.

La manifestación se realizó frente a varios agentes de la Policía, quienes se limitaban a mirar la protesta y a dirigir el tráfico.

Una feligrés de 65 años, identificada como Ester Barrios, mostró su descontento por las protestas, ya que los impactos provocaron miedo entre los feligreses.

"No hay respeto de nada. Estamos en misa y los impactos provocan miedo entre los niños y ancianos. La Policía debe de actuar para evitar el daño sicológico entre las personas", se quejó una feligrés.

Unos turistas que visitaban el Palacio Nacional se mostraron asustados por las protestas.

El grupo de comerciantes se identificó como parte de la Asociación Nacional de Trabajadores Independientes y Vendedores Estacionarios y Ambulantes Salvadoreños (Antraiveas) y eran dirigidos por Rodolfo Pereira, quien exigió a la Alcaldía de San Salvador que les permitan seguir vendiendo en las calles.

La semana anterior un grupo de integrantes del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) desalojaron a los vendedores que se apostaron en forma reincidente frente al parque Hula Hula, el cual fue recuperado por la comuna meses atrás.

Los comerciantes mostraron su descontento tras el desalojo gritando ofensas contra el alcalde Norman Quijano.

"Tenemos hambre y por eso trabajamos en las calles. No tenemos otro lugar. Solo en la temporada de Navidad comemos. Pedimos al alcalde que nos de espacios para vender", dijo una de las vendedoras.

Además los vendedores, junto al denominado Movimiento Estudiantil Universitario y familiares de empleados de buses y microbuses, pidieron al Gobierno la liberación de los motoristas capturados por desórdenes durante el paro del transporte realizado la semana anterior.

Pereira sostuvo que la crisis desatada ha sido generada por el Ejecutivo y el Presidente Mauricio Funes.

Los agitadores también colgaron pancartas frente al templo católico donde mostraron su descontento por los desalojos.

Los sujetos no descartaron realizar más protestas y bloqueos de calle si los agentes del CAM realizan más desalojos durante esta semana.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación