Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MARN desconoce si Polonia rechazó ingreso de tóxicos

Autoridades polacas habrían prohibido el ingreso de químicos para su destrucción

El pasado 22 de noviembre zarpó del puerto de Acajutla, la embarcación con rumbo a Polonia. Foto EDH / Archivo

El pasado 22 de noviembre zarpó del puerto de Acajutla, la embarcación con rumbo a Polonia. Foto EDH / Archivo

El pasado 22 de noviembre zarpó del puerto de Acajutla, la embarcación con rumbo a Polonia. Foto EDH / Archivo

Mientras los medios internacionales informaban ayer que el Ministerio de Ambiente de Polonia había rechazado el embarque de tóxicos que salieron de San Luis Talpa, departamento de La Paz, la ministra de Medio Ambiente de El Salvador, Lina Pohl, dijo que no se "especulara" sobre lo que sucedería con las 69.1 toneladas de químicos.

En conferencia de prensa, la funcionaria explicó que hasta ayer al mediodía no había recibido información oficial por parte de las autoridades polacas sobre dicha situación.

La empresa británica Veolia Filde Services fue la contratada para destruir los tóxicos en una planta incineradora.

Pohl dijo que de acuerdo con el contrato, Veolia es la única responsable de la destrucción de los tóxicos, es por ello que "no hay forma (de) que no se cumpla con el convenio", especialmente porque los contenedores ya salieron del país.

"No va a regresar a El Salvador, esta empresa tiene la responsabilidad de destruirlo ya sea en Polonia o en cualquier otra de sus plantas", afirmó.

Según publicación de la agencia de noticias AP, Polonia se negó en último momento a que desembarcaran los desechos procedente de El Salvador, los cuales serían destruidos en una planta incineradora en un pueblo del sur de ese país.

Esto ocurrió luego que la comunidad local expresara su preocupación ante el arribo de los barriles, divulgó AP.

La ministra atribuyó ese descontento a la "información poco precisa" que según ella, se ha dado de lo que realmente sucede.

"Si seguimos manejando información hacia afuera de El Salvador tergiversada, que diga que estos materiales son peligrosos, que (aquí) se protesta por eso, yo digo que vamos a generar protestas en otro lado de poblaciones que no está informada", explicó.

Pohl recalcó que la empresa británica tiene varias plantas para destruir los químicos y que serán ellos los que determinen cuáles son las alternativas para hacerlo.

"Ya hemos hablado con la empresa y ellos tienen otras plantas en otros lugares que son alternativas para la destrucción de estos tóxicos", mencionó.

La funcionaria descartó que en un inicio hayan tenido problemas con el país europeo para que ingresaran los tóxicos. "Tenemos el permisos de Polonia por escrito, ya ni siquiera podemos especular... la autoridad polaca otorgó su consentimiento para ingresar con esto", explicó.

Pohl estimó que ante cualquier problema, la empresa Veolia encontrará "la mejor manera de resolverlo.

El traslado y la eliminación final de los químicos tiene un costo de $395,608.50, de los cuales $300 mil son financiados por el Fondo de Saneamiento del Sistema Financiero (Fosafi) y $95,608.50 por el MARN.

De acuerdo con las inspecciones realizada en la antigua fábrica Quimagro, ubicada en San Luis Talpa, los tóxicos encontrados fueron 12 toneladas de sponto (emulsificantes y solventes para plaguicida), una tonelada de Paratión metílico y Etil Paratión, y 6 toneladas de toxafeno. Los dos últimos son plaguicidas que tienen prohibido su uso y comercialización. En ese municipio, los desperdicios han sido vinculados con una alta incidencia de problemas renales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación