Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En los próximos cinco años ENEL invertirá $2,570 millones en Latinoamérica

El socio estratégico en la generación de energía geotérmica en El Salvador expone su posición ante la negativa del Gobierno a cumplir el laudo

Maurizio Bezzeccheri fue nombrado presidente para las operaciones de ENEL en España y Latinoamérica en 2010. El 5 de marzo estuvo en el país para inaugurar las nuevas oficinas de ENEL en San Salvador. foto edh / archivo

Maurizio Bezzeccheri fue nombrado presidente para las operaciones de ENEL en España y Latinoamérica en 2010. El 5 de marzo estuvo en el país para inaugurar las nuevas...

Maurizio Bezzeccheri fue nombrado presidente para las operaciones de ENEL en España y Latinoamérica en 2010. El 5 de marzo estuvo en el país para inaugurar las nuevas oficinas de ENEL en San Salvador. foto edh / archivo

Desde 2008 el desarrollo de la geotermia en El Salvador ha estado paralizado por una disputa entre los dos socios de la empresa salvadoreña LaGeo, la cual tiene las concesiones para explotar este recurso.

ENEL Green Power, una empresa italiana de energías renovables, ganó en julio de 2011 el derecho a invertir $127 millones más en LaGeo y capitalizar estas inversiones. Esto significa que ENEL adquiere también el derecho a convertirse en el socio mayoritario de la empresa, por encima de Inversiones Energéticas, S.A. (INE), una empresa privada controlada por la entidad nacional de electricidad, CEL.

El Gobierno de El Salvador no sólo se ha resistido a acatar el fallo. El mismo presidente Mauricio Funes ha impulsado una campaña mediática y acciones legales para prevenir que la empresa italiana asuma el poder de gestión de LaGeo. En esta entrevista exclusiva, el presidente de ENEL Latinoamérica y España, Maurizio Bezzeccheri, ofrece sus puntos de vista y explica por qué cree que ha llegado la hora para que les permitan hacer su trabajo: "generar energía rentable para el país".

Considerando que tienen el derecho de exigir que se acate el laudo, ¿por qué los ejecutivos de ENEL se han mantenido en silencio desde el fallo emitido en enero por el Tribunal de Apelaciones de París?

La entrevista que estamos haciendo es una demostración de que no estamos callados. Tenemos todas las intenciones de aclarar las cosas, pero no con enfrentamientos ni entrando en polémicas políticas. La costumbre de una empresa como ENEL es no entrar en confrontaciones con las instituciones. Por lo tanto, como ciudadanos responsable nosotros esperamos con respeto los resultados de la intervención del Fiscal y de la Comisión Especial de la Asamblea.

¿Qué piensa de estas investigaciones impulsadas por el Gobierno?

Creemos que finalmente las cosas se han encarrilado en el camino correcto, que es buscar el bienestar general y averiguar cómo han sido las cosas desde el 2001. Esperamos que la comisión parlamentaria hará todas las preguntas y peticiones para también averiguar la verdad. En ese sentido estamos tranquilos de haber procedido según la ley.

El presidente Funes dice que defender la mayoría accionaria de CEL en LaGeo es defender "intereses nacionales". Pero, ¿no es verdad que durante el arbitraje CEL se desligó de su responsabilidad hacia LaGeo?

Se puede decir la verdad o parte de la verdad. Cuando CEL declara que se ha desprendido de LaGeo y dice, correctamente, "yo no soy más un accionista de LaGeo", es verdad porque ha pasado sus acciones a INE (Inversiones Energéticas, S.A.).

¿No se sorprendieron cuando escucharon este argumento de CEL durante el arbitraje?

Esto no me sorprendió porque es verdad. Hay muchas cosas, en cambio, que me han sorprendido porque son falsas. Se habla mucho de las modificaciones del contrato, por ejemplo, pero en ningún caso se ha dicho cuál es el contenido de las modificaciones. Cuando se ve el contenido te das cuenta que no es nada lo que cambia substancialmente del contrato original, se trata simplemente de algunos perfeccionamientos en el lenguaje.

Substanciales o no, el hecho es que los cambios al contrato están al centro de las investigaciones.

Cuando has ganado una licitación, sin alterar los principios básicos, se entra en negociaciones sobre algunos aspectos antes de firmar el contrato. Esta es una práctica normal en todo el mundo. Yo creo que el análisis final de la Fiscalía y de la Asamblea determinará que el proceso ha sido conforme a lo que son los procedimientos normales del mercado. Tenemos una regla de toda la casa, una regla muy férrea de aplicar el código ético de comportamiento. Todos los empleados de ENEL lo firman cuando se incorporan. Nos han sorprendido muchos de los rumores que hemos escuchado porque no reflejan nuestras costumbres. ENEL Green Power es una empresa que trabaja en 16 países, y ENEL en conjunto trabaja en 40 países en el mundo, con legislaciones y formas de gobierno totalmente distintas.

Las acciones del Gobierno para no acatar el fallo podrían ser interpretadas como medidas dilatorias, sobre todo porque la investigación Fiscal no puede ser utilizada como una excusa para no cumplir con una sentencia civil. Dado que ENEL ganó el arbitraje, ¿tomarán acciones legales en contra del Estado por daños y perjuicios?

Para nosotros un arbitraje no se pierde o se gana. Arbitraje es un mecanismo que está previsto en un contrato firmado por los dos socios y que dice: "Mira, cuando hay una diferencia intentemos ponernos de acuerdo; si no lo conseguimos, nos ponemos en las manos de terceros". Después de dos años de diferencias tuvimos que recurrir al arbitraje, tal y como estaba previsto en el contrato. Así que nos pusimos en las manos de una corte internacional que tiene una reputación de absoluta objetividad y de seguridad jurídica para las partes contendientes. Esta corte dictó el fallo. Ahora bien, las situaciones "dilatorias", como usted dice, que se están dando en estos días, sí están dañando a LaGeo.

¿De qué manera la negativa del Gobierno para acatar el fallo está dañando a LaGeo?

Está dañando a LaGeo porque no le permite tener un largo plazo para planificar sus inversiones para mejorar y optimizar las actividades, y para mejorar oportunidades para los trabajadores. Todo esto debido a no acatar el fallo. Esto es un daño para la empresa, primero; segundo, para El Salvador, porque yo creo que LaGeo podría dar más de lo que está dando. Por eso yo creo que es hora de sentarnos y aclarar las discrepancias que existen, teniendo en cuenta que estas ya existían y que nosotros las hemos resuelto por medio del laudo. Es siempre muy importante que los socios trabajen, salvaguardando sus propios intereses, en resolver los temas y llevar adelante el desarrollo del país. Por lo tanto, cualquier enfrentamiento es siempre dañino.

Si invierten los $127 millones que les permite el laudo, ¿cuánta más energía se produciría en el país y en cuánto tiempo?

Yo creo que existen posibilidades de sumar al desarrollo inmediato, y cuando digo inmediato se tienen que entender los tiempos de desarrollo de la geotermia. Es decir, en dos o tres años se pueden añadir 30 megavatios más, son como 160 a 170 gigavatios. Es un porcentaje importante para el país. El otro daño que se está generando con esta parálisis en LaGeo es que las inversiones en geotermia, desde el momento en que tú empiezas a invertir hasta el momento en que es operativo pasan tiempos: el tiempo de los permisos ambientales, el tiempo de las construcciones, el tiempo de la operación y mantenimiento, etc. Por lo tanto, independientemente de los $127 millones, nosotros queremos generar tanta energía rentable y beneficiosa para el país como se pueda. Por esto pedimos que, cuanto antes, ENEL tenga las condiciones para que podamos hacer nuestro trabajo de emprendedores y de operadores en el sector de electricidad, como lo estamos haciendo en otros países de Latinoamérica, donde aportamos inversiones y megavatios.

¿En cuántos países de Latinoamérica es ENEL el socio mayoritario?

Como socio industrial nuestra experiencia de 100 años nos lleva a aportar conocimiento y capacidad para gestionar, por lo tanto en todo el mercado latinoamericano somos socios mayoritarios. En México estamos presentes con hidroeléctrica y eólica en casi el 100%. En Guatemala, en hidroeléctrica al 100%. En Panamá somos socios con el Gobierno y tenemos mayoría accionaria, lo que nos permite gestionar la planta y consolidar los resultados. Este es un caso de asocio público privado donde estamos aportando conocimientos de gestión de plantas, tecnología de operación y de mantenimiento. En Sudamérica somos socio mayoritario con el ente petrolero de Chile en geotermia. En Brasil estamos al 100%.

¿Por qué cree que ENEL ha sido aceptado como socio estratégico en países como Brasil o Chile, modelos de desarrollo para El Salvador?

ENEL es bienvenido en estos países porque nuestro compromiso es por llevar rápidamente la operación a las plantas. Lo segundo, nosotros sacamos nuestra capacidad financiera de las generaciones de caja de las plantas mismas, por lo tanto, en muchos casos no necesitamos financiamientos de terceros o en algunos casos los financiamos con instituciones internacionales; esto significa que los proyectos no sólo son rápidos en ejecuciones, también no tienen un condicionante financiero. Y tercero, porque en términos de energías renovables en México, Chile y Brasil se nos reconoce por nuestro liderazgo en el sector. Para dar algunos números, el año pasado pusimos en marcha 145 megavatios de eólica en México, casi 90 megavatios de hidro en Guatemala, este año pondremos en marcha 300 megavatios eólicos en Brasil y casi 200 megavatios eólicos en Chile. El hecho es que ENEL Green Power está operando sin problemas en 16 países, y en Latinoamérica tiene un plan de inversión de 2,570 millones de dólares en los próximos cinco años, un plan que también beneficia a El Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación