Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las 16 debilidades y obstáculos del Programa de Alimentación y Salud Escolar

Los profesores, sindicatos, especialistas en educación y nutricionistas han hecho muchas observaciones al Programa de Alimentación y Salud Escolar (PASE). 

Una niña aprovechaba para adelantar la tarea pendiente mientras recibía el refrigerio escolar.

Una niña aprovechaba para adelantar la tarea pendiente mientras recibía el refrigerio escolar.  | Foto por Miguel Villalta

Una niña aprovechaba para adelantar la tarea pendiente mientras recibía el refrigerio escolar. 

El Diario de Hoy visitó más de 20 centros escolares alrededor del país. Al consultar con los directores, docentes y encargados del refrigerio se detectó un listado de debilidades y obstáculos que afectan al centro escolar para echar a andar el programa: 

1. Nació sin una base de indicadores. 

Los sindicatos de docentes señalan que el Programa de Alimentación Escolar inició sin partir de un estudio sobre la situación nutricional.

2. No hay una revisión  periódica

No ha sido objeto de una evaluación formal para determinar si se  han logrado los objetivos nutricionales y de cobertura

3. Cuestionan poca variedad. 

Los docentes señalan que tienen problemas para variar los menús y que los niños en muchos casos se rehusan a comer porque ya lo comen en casa.

4. No hay garantía de mejorar nutrición. 

Entre los mismos profesores cuestionan que una dieta a base de frijoles, arroz, refresco fortificado y aceite no es suficiente. 

5. Padres se resisten a dar colaboración. 

El programa fue concebido para que los padres  preparación los alimentos, pero en muchas escuelas sobre todo urbanas esto no se cumple.

6. Sin dinero para complementos. 

La mayoría de centros carecen de fondos para comprar los aderezos que les permitan hacer atractivos los alimentos.

7. Doble carga para los docentes. 

Los directores tienen que estar pendientes de cómo avanzan el programa. Hay más de un caso en que los profesores tienen que cocinar.

8Adolescentes no quieren comer. 

Entre la población de tercer ciclo hay una tendencia a no consumir el refrigerio porque les da pena o no les gusta.

9. Deserción por violencia. 

Los directores de centros que están en zonas afectadas por la violencia señalan que la situación obliga a muchos a retirarse de las aulas.

10. Sin fondos o subsidio para gas. 

Los profesores reportan problemas de fondos para comprar leña o gas. A veces carecen de subsidio para el gas.

11. Les falta cocinas y bodegas. 

La falta de un espacio adecuado y bodega para guardar los alimentos es una situación común en varios centros escolares e institutos del país.

12. No disponen de comedores. 

Los pupitres o el suelo son utilizados para tomar los alimentos ante la falta de un espacio adecuado para comer.

13. Demandan utensilios. 

En algunas escuelas visitadas requieren que Educación les dote de utensilios para comer y para preparar los alimentos de los infantes.

14. Calidad de los alimentos. 

Muchos centros están satisfechos con la calidad de alimentos, pero hay casos en que los granos salen dañados.

15. Madres necesitan capacitación. 

Se hace necesario que los encargados de preparar el refrigerio reciban capacitaciones periódicas sobre manipulación de los alimentos.

16. Falta apoyo para huertos. 

Las escuelas deberían de recibir fondos y asesoría permanente para crear sus propios huertos escolares.  

Inicio del especial 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación