Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Joven salvadoreño en lucha por fondos para estudiar ingeniería especializada en Suiza

Ha sido aceptado en la Escuela Politécnica de Lausana

A los seis años aprendió a tocar el piano y formó parte de la Sinfónica Juvenil de El Salvador. Desde muy pequeño le llamó la atención la Electrónica y la Matemática foto EDH / Jorge Reyes

A los seis años aprendió a tocar el piano y formó parte de la Sinfónica Juvenil de El Salvador. Desde muy pequeño le llamó la atención la Electrónica...

A los seis años aprendió a tocar el piano y formó parte de la Sinfónica Juvenil de El Salvador. Desde muy pequeño le llamó la atención la Electrónica y la Matemática foto EDH / Jorge Reyes

Roosemberth Ángel Palacios Valverde, un joven de 17 años, originario de Armenia, Sonsonate, ha empezado una lucha contra el tiempo, para encontrar el financiamiento necesario para estudiar Ingeniería en Sistemas Embebidos en la Escuela Politécnica Federal de Lausana, Suiza, donde ha sido aceptado gracias a su alto desempeño académico.

El campo en el que Palacios Valverde quiere prepararse está relacionado con el diseño y desarrollo de dispositivos electrónicos a pequeña escala, que hacen funcionar equipos que se utilizan en distintas áreas, por ejemplo, en comunicaciones (celulares), medicina, la industria de automotores, entre otros.

El hecho es que, si bien el joven, quien es hijo de un comerciante y una empleada, fue aceptado por la Escuela Politécnica de Lausana, aún no ha logrado acceder a una beca que le permita pagar los estudios, pero, sobre todo, el costo de vivir en esa nación.

La inversión que Roosemberth y sus padres tendrían que hacer ronda los 24 mil dólares anuales. Aclara que los costos de la escuela no son tan elevados porque es estatal, pero sí se elevan con lo de la alimentación, la vivienda y el transporte.

El hecho es que la mencionada institución no otorga becas a extranjeros. El joven tampoco ha tenido éxito en la búsqueda de ayuda local, porque, cuando ha tocado puertas, como las del programa Fantel, aún no es periodo de convocatoria de becas y el no tiene más tiempo, pues debe presentarse, a más tardar, el 12 de septiembre próximo.

Suma el hecho de que hay otros organismos que otorgan apoyo financiero, pero solamente para estudiar en instituciones de Estados Unidos.

La situación es tal, que sus padres, Roberto y Giovanna, no descartan escriturar la casa para poder ayudarlo, una vez más, a salir adelante.

El estudiante, quien bajo supervisión del Viceministerio de Ciencia y Tecnología ha desarrollado un prototipo de ente volador que funciona sin control remoto, argumentó que escogió esa institución de enseñanza en Suiza porque es pionera en el campo en el que desea incursionar y, además, se ha preparado para ello.

Roosemberth domina el inglés y de cara a su meta de estudiar la Ingeniería en Sistemas Embebidos, en Suiza, se esforzó por aprender francés. Por ello, cuando el reloj marcaba las tres de la tarde, salía corriendo de clases rumbo a San Salvador, para tomar las clases de Francés y regresaba a casa a las diez de la noche.

Estudió en el Centro Escolar Católico San José y el Colegio Eva Leticia Mayén, de Armenia, Sonsonate. Fue parte del Programa Jóvenes Talento de la UES y además, ha tomado cursos avanzados, en linea, sobre Matemática, electrónica, inteligencia artificial, entre otros, impartidos por instituciones de Estados Unidos, como el Instituto Tecnológico de Massachusetts, Universidad de Stanford, Universidad de Pensilvania y el Tecnológico de Munich, Alemania.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación