Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inauguran año escolar en medio de escalada de violencia

Sánchez Cerén reconoció que el fenómeno ha obligado al cierre de varias escuelas. Los estudiantes buscan centros ubicados en sitios menos peligrosos.

Estudiantes salvadoreños regresan a clases

Este 18 de enero comenzó nuevamente el año escolar. Entre entusiasmo y el reconocimiento de las precariedades en muchos centros educativos del sistema público, miles de estudiantes y...

La violencia ha obligado al cierre de varios centros educativos, reconoció, ayer, el presidente Salvador Sánchez Cerén. Durante la inauguración del año escolar 2016, en el Complejo Educativo, René Toruño Steiner , y sin precisar datos, el presidente sostuvo que algunos de los 5,134 centros escolares nacionales ya registran disminuciones en la matrícula de este año.


“No podríamos ahorita cuantificarlos (...) el presidente se refería a que hay una movilidad escolar en algunas ciudades; esto indica que, por alguna parte, algunos centros escolares bajan matrícula”, sostuvo el viceministro de Educación, Francisco Castaneda.


La tendencia de alumnos en el aula refleja, según el vicetitular, que cuando los alumnos desertan de algunas escuelas lo hacen para continuar sus estudios donde la seguridad parece ser menos vulnerada y hay mayor estabilidad.


“El más sacrificado aquí es el niño de los hogares desposeídos, que tiene que acudir a la escuela que está en su lugar (más cercano), independientemente de si está en riesgo o no. Pero los otros padres de familia se están yendo a algunos municipios más estables”, reconoció.
Las zonas que se han visto mayormente afectadas en la baja o movilización de la matrícula  por la violencia del país son dos, dijo Castaneda.


Uno es el municipio de Zacatecoluca, en el departamento de La Paz; San Pedro Perulapán, en Cuscatlán, y Soyapango, en San Salvador.
“Pero esto no quiere decir que haya una baja extrema”, comentó el vicetitular de Educación.


No obstante, la baja de la matrícula ha sido evidente desde hace dos años, con el número de estudiantes que reciben su refrigerio y paquetes escolares.


En el municipio de Soyapango la inversión para repartir el refrigerio escolar en las escuelas en 2015 aumentó 85.7 %, respecto  a 2014; pero los beneficiados con el proyecto bajaron 4.28 %, en el mismo periodo.
Mientras que en Zacatecoluca, la inversión de 2015 respecto a 2014 aumentó hasta un 100 %; pero la variación de los beneficiados solamente fue de 3.11 % más.


Otras causas


Según el secretario general de la gremial de maestros Bases Magisteriales, Paz Zetino, en los últimos tres años se ha evidenciado de forma acentuada la deserción escolar.


“Sí, es cierto que hay escuelas que están perdiendo secciones completas, o están cerrando turnos (...) Conozco de casos de escuelas de Santa Tecla, la escuela Quezaltepec ha perdido secciones de la tarde, que es el turno más afectado”, dijo.
Zetino destacó que la falta de alumnos ha obligado a centros educativos como el Quezaltepec a suspender grupos o secciones de grados  que anteriormente estaban saturados y que ahora se reducen.


“Las causas para esa deserción y que las escuelas estén cerrando turnos completos tienen que ver  con la violencia pandillera, esa idea que la seguridad pública no le garantiza (a los padres que) la vida de su hijo está segura”, dijo.


Él no descarta que existan otras causas, además de la violencia, que motiven el cierre de los centros escolares.


Zetino destacó que una de las posibles causas de cierre de escuelas y de secciones podría ser el que los centros educativos no estén funcionando adecuadamente debido a la presión que actualmente ejercen las pandillas.


“Hay que recordar que hay  lugares donde las escuelas son infuncionales, donde todo está completamente controlado y que los profesores les tienen que dar pisto, por eso huyen de ahí”, dijo.


La tendencia no cambia en el sector privado


El sector privado de educación también registra colegios que han tenido que cerrar porque la violencia ha hecho que menos estudiantes se matriculen.


Al estar localizados en una zona de difícil acceso y de violencia, dos colegios privados de Soyapango han tenido que suspender sus operaciones y cerrar el servicio, indicó el director de la Asociación de Colegios Privados (Acpes), Javier Hernández.


“Es un mal que empieza a disminuir el número de estudiantes que asiste al colegio y disminuyen los ingresos y los costos fijos siguen siendo los mismos (...) El lugar donde se encuentra el centro educativo empieza a ser de difícil acceso para las demás comunidades y ese es tema de inseguridad”, sostuvo.


Las cifras que maneja la Acpes detallan que de los 255 mil alumnos que se matricularon en ese sector el año pasado el 14.5 % abandonó las aulas. Es decir, 14 de cada 100.


“Hay que asumir responsabilidades de la puerta del colegio para afuera es responsabilidad del Estado”, dijo.


Ante esta problemática, Sánchez Cerén indicó que desde hoy empieza el dispositivo de seguridad pública en los centros educativos para evitar situaciones de violencia.


Los funcionarios públicos insisten en que los casos de violencia contra alumnos y profesores ocurren afuera de la escuela y que no ha ocurrido ningún caso de violencia dentro de las instalaciones de los centros educativos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación