Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Hay que amar a sus hijos sin importar su condición"

Afrontar con valentía los problemas y dejar a un lado la cobardía, es el mensaje de madre e hijo para aquellas mujeres y las familias que creen que el aborto es la mejor salida

Coni de Reyes disfruta recordar la infancia de su hijo David, de quien hoy asegura sentirse muy orgullosa, porque es un ejemplo de vida. Foto EDH / Mauricio Cáceres

Coni de Reyes disfruta recordar la infancia de su hijo David, de quien hoy asegura sentirse muy orgullosa, porque es un ejemplo de vida. Foto EDH / Mauricio...

Coni de Reyes disfruta recordar la infancia de su hijo David, de quien hoy asegura sentirse muy orgullosa, porque es un ejemplo de vida. Foto EDH / Mauricio Cáceres

"Solo la misma mamá puede entender, comprender y amar a su hijo sin importar la condición en que venga (nazca)", es la filosofía de doña Coni de Reyes, quien hace 33 años tuvo que afrontar la noticia de que su hijo David naciera con síndrome de regresión caudal (malformación de la columna vertebral lumbar).

Durante el embarazo nunca supo de la enfermedad que padecía su hijo, pero De Reyes asegura que, de haberse enterado, jamás hubiera interrumpido el embarazo.

La razón: el amor y la ilusión con que esperaban al tercer miembro de la familia.

"Fue una bendición, que lo que pudo haber sido una tristeza, una amargura, una causa tal vez de separación, para nosotros fue una bendición y Dios nos unió más como familia", afirmó.

Para ella los problemas de discapacidad o malformaciones no son motivos para negarle a un pequeño que nazca; al contrario, es suficiente para darle más amor sin importan su condición.

Aunque asegura que como toda madre espera que sus hijos nazcan sanos, la tristeza la embargó, pero el rostro de David y su primera sonrisa la llenaron de alegría. "En ese momento, la verdad que es inexplicable, me sentí mal porque esperaba a mi hijo sano. Pero me llenó tanto de alegría cuando veía su carita tan bonita y sus carcajadas cuando lo bañaba. Eso lo borró todo", explica.

Un niño inteligente, muy independiente, creativo, travieso y extrovertido, así lo recuerda la orgullosa madre. Ahora es un exitoso profesional y funcionario.

"Me siento orgullosa de verlo ahora, cuando atravesaba los momentos más difíciles nunca me imaginé que hoy se convertirían en una gran alegría, estoy muy agradecida con Dios por haber dado a David, por permitirme tenerlo", explica, mientras recuerda sus travesuras al ver algunas fotografías.

Afrontar con valentía los problemas y dejar a un lado la cobardía, es el mensaje de madre e hijo para aquellas mujeres y las familias que creen que el aborto es la mejor salida ante cualquier prueba de la vida. Como hijo, dice David Reyes, le da gracias a Dios y a su madre por haberle dado la vida.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación