Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno cobrará 18 % en impuestos por cada dólar de saldo

Hacienda y Defensoría del Consumidor vigilan cumplimiento de ley.

Impuesto recarga celular

Personal de la Defensoría del Consumidor visitó ayer varios establecimientos de telefonía para informarle a la población la forma correcta de cobro del impuesto. | Foto por elsalv

A cada dólar u otra cantidad de saldo que usted le recargue a su teléfono celular, con  plan  prepago, ya tendrá incorporado un cargo del 18% de impuestos, que son la suma del 13% del IVA que ya se paga regularmente, más el 5% del nuevo impuesto o “contribución especial a la seguridad”. 

No obstante, si usted recarga un dólar, el distribuidor tendrá que recargarle un dólar. No más. 

Así lo explicó ayer el director general de Impuestos Internos del Ministerio de Hacienda, Alfredo Díaz Barrera, que lo ejemplificó de esta manera: si usted solo recarga un dólar de saldo, la empresa de telefonía deberá cargarle $0.04 del impuesto a la seguridad y $0.11 por IVA (cobro ajustado al precio neto del servicio).

Los minutos de llamadas que se le carguen a su teléfono por la compra efectiva de su saldo serán determinados por tarifas que solo la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget) pueden definir. 

Si la empresa quiere reducirle el número de minutos que le da por $0.85 de saldo efectivo (descontando los impuestos) esa no puede ser una decisión antojadiza pues la Siget ya establece el cobro máximo por minuto.

Lo mismo ocurrirá con el pago mensual de sus servicios telefónicos si usted tiene un contrato postpago. Al final del mes, la compañía tendrá que agregarle un 5% más a lo que usted ya estaba pagando y debe especificarle en su factura lo correspondiente al IVA y lo correspondiente a la contribución. 

Barrera dio estas declaraciones tras una serie de confusiones que se han generado con la entrada en vigencia del nuevo impuesto o “contribución especial” del 5% que ya está vigente en el país. 

La Defensoría también reforzó este mecanismo de cobro y aseguró que ya puso a todo su personal a verificar que el consumidor no pague más por lo que está adquiriendo. 

Díaz Barrera aseguró que cualquier cobro adicional que se haga no está autorizado y no es legal pues son las empresas de telefonía las únicas que fungen como “agentes de retención”, es decir, las únicas empresas que están autorizadas a modificar sus cálculos contables para aplicar el cobro sin que implique un cobro extra para el consumidor final.

El funcionario reconoció que estas son “imperfecciones del mercado” que no solo se han presentado en esta ocasión, sino que han surgido cada vez que se han hecho ajustes a impuestos anteriores. 

“Hay errores, omisiones y abusos”, dijo Díaz Barrera. 

Sin embargo también reconoció, de manera personal, que estas confusiones se han generado por no haberle dado suficiente tiempo a las empresas de telefonía a que modificaran sus sistemas de contabilidad. 

Días antes de que entrara en vigencia la ley las empresas le pidieron formalmente al presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, que aplazara al menos por cuatro meses la aplicación de este impuesto para adecuar sus sistemas de cobro. 

La ley, sin embargo, comenzó a aplicarse desde el 5 de noviembre, aún sin que el documento se publicara formalmente en el Diario Oficial. 

Díaz Barrera dijo que “La DGII hará uso de sus facultades de control, verificación, inspección y eventualmente su facultad de fiscalizar a las empresas generadoras de los servicios de telecomunicaciones... para que se atengan a la guía de orientación”, que ha publicado el Ministerio de Hacienda. 

Llegan tarde

Pero las explicaciones sobre el nuevo cobro han llegado tarde. A estas alturas muchos distribuidores que venden saldo en kioskos, tiendas y otros puntos de venta ya cobraron entre $0.05 y $0.10 por cada operación alegando cobros de comisión y solicitudes expresas de parte de las empresas de telefonía para que cobraran más. 

Por estos cobros, que ahora son incalculables, tampoco se puede hacer nada pues el director de Impuestos Internos dijo que es dinero que una persona particular ha hecho a otra persona particular, y por lo tanto no tienen control de cada uno. 

Por hoy no hay manera de que estos centavos de más sean devueltos a los consumidores pues Barrera insistió en que los únicos agentes de retención autorizados son las empresas de telefonía y no los distribuidores. 

Lo que sí aseguró Barrera es que investigarán la cadena de distribución y si realmente las empresas de telefonía le cambiaron las condiciones a sus distribuidores. 

Las empresas de telefonía Tigo y Telefónica, por su parte, aclararon que todo cobro extra que se les hacía a sus clientes era devuelto en su totalidad en concepto de saldo. 

Denuncias 

La presidenta de la Defensoria del Consumidor, Yanci Urbina, informó ayer que solamente en el primer día de entrada en vigencia de la contribución especial se recibieron 1,400 denuncias a través del número 910, en las que la población se quejó por cobros extras.

Ante esto la representante de la institución señaló que el Ministerio de Hacienda emitió en su oportunidad no solo la ley, sino también el instructivo para su correcta aplicación.

“Las empresas deben corregir esa práctica, no está permitido un cobro adicional al valor de la prestación que está cancelando el consumidor”, agregó Urbina.

La representante de la entidad hizo énfasis en que cada consumidor debe continuar cancelando con normalidad por el servicio de telecomunicación que requiere. Es decir que por uno, dos, tres o cinco dólares de recarga de saldo a sus celulares, no deben cancelar más, porque dentro del precio ya está incluido el IVA y la Contribución a la seguridad.

Pese a que desde el lunes se recibieron las denuncias de parte de la población, fue hasta ayer que la Defensoria inició un plan de vigilancia y campaña para que los salvadoreños no se dejen sorprender con cobros adicionales al momento de comprar saldo para su teléfonos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación