Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Falta esfuerzo educativo frente a los males renales

Señalan que Educación, Salud, Medio Ambiente y gremios deben trabajar en conjunto

Representantes de la Asociación de Nefrología brindaron charla sobre el cuido de los riñones. Fotos EDH / CÉSAR AVILÉS

Representantes de la Asociación de Nefrología brindaron charla sobre el cuido de los riñones. Fotos EDH / CÉSAR AVILÉS

Representantes de la Asociación de Nefrología brindaron charla sobre el cuido de los riñones. Fotos EDH / CÉSAR AVILÉS

La incidencia de los problemas renales en el país plantea la necesidad de que las autoridades de Educación, Salud y Medio Ambiente realicen un esfuerzo educativo y sistemático durante todo el año para educar, desde la infancia, sobre las pautas de vida que permiten prevenirlos, planteó ayer el nefrólogo Miguel Saldaña Arévalo.

Saldaña Arévalo, quien funge como presidente de la Asociación de Nefrología e Hipertensión Arterial de El Salvador, explicó que en este tema de la prevención temprana el país se está quedando atrás.

"Nosotros, sin educación, no caminamos. Entonces deben ser el Ministerio de Educación, el Ministerio Ambiental, el Ministerio de Salud en conjunto con todas las asociaciones para tratar de minimizar y prevenir este tipo de enfermedades", aseguró previo a impartir una charla en la Plaza de la Salud, con motivo de celebrarse, ayer, el Día Mundial del Riñón.

Este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) impulsa actividades a nivel mundial bajo los lemas "Los riñones envejecen igual que tú" e "Inicie el día tomando un vaso con agua".

El profesional expuso que en anualmente fallecen, en promedio, 3,177 personas en el país como consecuencia de la enfermedad renal crónica. En El Salvador, la tasa de mortalidad a causa de esa enfermedad es de 61.15 por cada 100 mil habitantes.

Saldaña, quien tiene 40 años ejerciendo en ese campo, expuso que "desafortunadamente como no tenemos prevención estamos observando a estos pacientes en etapa cinco, en etapa terminal, y muchas de estas enfermedades (hipertensión, diabetes, entre otras) no dan ninguna molestia y se vienen a presentar síntomas cuando prácticamente los riñones están en cero de función o en cinco por ciento".

El doctor Miguel Saldaña dijo que los pacientes con hipertensión y diabetes tienden a a ser más propensos, por lo cual deben hacerse revisiones constantes del azúcar, la presión arterial y, por supuesto, ingerir agua, sobre todo en países tropicales como el nuestro.

"Esta enfermedad no respeta ricos, pobres, jóvenes, niños; viejos tenemos más oportunidad de padecer porque los riñones, como dice el lema: "Los riñones envejecen como tú", subrayó, al tiempo de advertir que se debe evitar la automedicación de analgésicos anti inflamatorios, se debe hacer ejercicios: como caminar, trotar, correr, hacer bicicleta, nadar y otros.

El presidente de la Asociación de Nefrología dijo que el país también tiene una deuda en materia de trasplantes renales a nivel del sistema de salud público. Según explicó, se empezó a hacer este tipo de procedimientos en 1985 y, si bien desde entonces hasta la fecha, se han hecho aproximadamente 700 trasplantes, estos se han dejado de practicar.

"Sólo en el ISSS y en lo privado lo hacemos, porque en el Sistema de Salud (público) está detenido. El Bloom hace de vez en cuando. Estamos deficientes en volumen, cantidad de recursos para atender a la población", expuso.

En El Salvador, un trasplante cuesta alrededor de 30 mil dólares, pero en Estados Unidos pueden llegar hasta los 200 mil. El Nefrólogo dijo que los programas de trasplante renal se han frenado, debido a que los medicamentos son muy caros y los hospitales no tienen capacidad económica para sostener los programas.

"Estamos en la Comisión Nacional de Trasplante y estamos haciendo las bases necesarias para ver si se puede implementar, porque ya estas cosas prácticamente están hechas. Visitaremos al Ministerio para que ayuden a reactivar los programas", citó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación