Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estos departamentos del país pierden apoyo con salida de Cuerpos de Paz

Cuerpos de Paz de Estados Unidos anunciaron su retiro por inseguridad en el país. 

Los voluntarios de Cuerpos de Paz trabajaban en comunidades rurales del país durante dos años. 
Los voluntarios de Cuerpos de Paz trabajaban en comunidades rurales del país durante dos años. 

La última vez que el programa de voluntarios de Cuerpos de Paz se retiró por completo de El Salvador fue ante el incremento de la inseguridad por el conflicto armado en 1980.  Pero nuevamente la entidad estadounidense ha considerado que los niveles de violencia ponen en riesgo a los voluntarios del programa y anunció esta semana su suspensión en el país. 

En un escueto comunicado, publicado el 11 de enero, la agencia aseguraba que continuará el monitoreo de la situación de seguridad del país, en colaboración con la embajada de Estados Unidos, para poder determinar cuándo podrían retornar el programa. 

Sin embargo, la agencia hizo hincapié en que la seguridad de sus voluntarios es su prioridad. 

Actualmente hay 55 voluntarios trabajando en El Salvador concentrados en las zonas al norte de Morazán, Chalatenango, Santa Ana y también los departamentos de San Miguel y La Unión.  

Su labor se centraba en proyectos comunitarios y trabajaban al lado de los jóvenes de las zonas en las que eran asignados. 

Aunque debido al conflicto armado el programa se suspendió durante trece años,  entre 1980 y 1993, los voluntarios de los Cuerpos de Paz han apoyado al país desde 1962. 

El primer grupo de voluntarios fue de 20, y para 1977 eran 150 los que trabajaban cada año en 14 programas. 

Desde su ingreso a El Salvador han sido más de 2,300 voluntarios de los Cuerpos de Paz que han servido. 

Uno de los principales  proyectos que impulsaban los voluntarios estaba basado en el desarrollo de la juventud; inició en 2005 con el apoyo del Ministerio de Educación y fue reajustado en 2012, según las necesidades locales.  

El proyecto estaba basado en la educación y la prevención, por lo que los voluntarios debían trabajar de cerca con la comunidad y eran asignados a escuelas públicas, centros culturales y ONG. 

El propósito era entablar una relación con los jóvenes salvadoreños y guiarlos para que llevaran una vida sana, en la que poco a poco se convirtieran en miembros productivos de su comunidad. 

Uno de los proyectos más recientes de los Cuerpos de Paz estaba basado en la organización de las comunidades y desarrollo económico. 

El intrépido programa fue diseñado en 2009, después de que la organización decidió analizar las experiencias de sus voluntarios y las visiones de sus patrocinadores. 

En el proyecto los voluntarios eran instalados en comunidades rurales para trabajar de la mano con los habitantes de la zona, dándoles la oportunidad de dejar su huella y contribuir en el desarrollo del lugar. 

El propósito de cada voluntario era el de ayudar a las comunidades para mejorar su calidad de vida al impulsar sus habilidades y sus conocimientos de negocios. 

Los voluntarios de los Cuerpos de Paz buscaban motivar a las familias de la zona para que se unieran en la promoción de proyectos de economía sustentable. 

Uno de los resultados del programa fue documentado por el Diario de Hoy. 

En mayo de 2009, cuatro familias de San Lorenzo, Ahuachapán, habían logrado formar una microempresa con la ayuda de Liliana Richter, una voluntaria de Cuerpos de Paz. 

Con su ayuda las familias habían formado una directiva y aprendieron a realizar champú de forma artesanal.  

El grupo se logró sobreponer a distintas dificultades e incluso habían comenzado a comercializar los botes de champú. 

Vigilancia a los voluntarios 

Incluso antes de que se anunciara la suspensión del programa de Cuerpos de Paz, las consecuencias de la inseguridad ya cernían sobre las restricciones y el nivel de vigilancia que se otorgaba a los voluntarios. 

Por ejemplo en la guía de información para las personas que estuvieran a punto de viajar a El Salvador en el programa se recomienda no llevar joyas, relojes, radios, cámaras u otros objetos de mucho valor. 

Aunque la organización invitaba a los voluntarios a viajar al interior del país, les informaban que tenían identificados hoteles y hostales seguros. 

En los últimos años la cantidad de nuevos voluntarios se había reducido. 

En 2010 la embajada de los Estados Unidos juramentó a 30 nuevos voluntarios que se unían a los 125 que estaban en el país. 

En septiembre de 2013 los nuevos miembros juramentados eran 12. 

Para esa época solo había 23 trabajando en distintos proyectos salvadoreños. 

Voluntarios se retiran 

A través de su oficina de prensa, la embajada de los Estados Unidos informó que han iniciado un proceso ordenado de retiro de los 55 voluntarios que se encuentran en el país. Se espera que el retiro concluya a finales del mes.

Los voluntarios se mantenían en proyectos de desarrollo juvenil y desarrollo económico comunitario en los departamentos de La Unión, Morazán, Santa Ana, Chalatenango y San Miguel. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación