Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

De Escobar se incorpora al pleno y su caso se archiva

Se instaló en el Salón Azul hasta ayer por la tarde posterior a un dictamen legislativo

La diputada fue recibida ayer con vítores y abrazos de sus simpatizantes, quienes pidieron que la respeten. Foto EDH / Jorge reyes

La diputada fue recibida ayer con vítores y abrazos de sus simpatizantes, quienes pidieron que la respeten. Foto EDH / Jorge reyes

La diputada fue recibida ayer con vítores y abrazos de sus simpatizantes, quienes pidieron que la respeten. Foto EDH / Jorge reyes

La diputada Ana Vilma de Escobar, de ARENA, se incorporó hasta ayer por la tarde a su curul en la sesión plenaria, esto pese a que había una resolución judicial informando que no existía acción penal en su contra, y un fallo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), declarando "inconstitucional" los antejuicios promovidos sin la Fiscalía.

"A partir de este momento me reincorporo en pleno derecho a mis funciones legislativas. Ha pasado ya un momento muy difícil, que no queremos que se repita. Hemos pasado por una etapa de persecución que ojalá lo dejemos lejos. Como siempre lo he dicho, nunca debí dejar esta Asamblea", manifestó De Escobar posterior a que la Asamblea enviara al archivo y con 73 votos de los partidos su expediente. GANA no votó a favor, solo Francisco Zablah.

Para su regreso al pleno, la comisión de Legislación se reunió ayer al mediodía para emitir un dictamen aceptando la resolución de la Cámara Primera de lo Penal que dio por terminada la acción penal en contra de la diputada.

Esto a raíz de que el expresidente Mauricio Funes desistió de la demanda que interpondría en contra de De Escobar en los tribunales, acusándola de "difamación y calumnia". Funes se quejaba de que la diputada lo había relacionado con el accidente de un Ferrari en febrero pasado.

Donato Vaquerano, de ARENA, criticó que desde que se reformó el Reglamento Interno de la Asamblea para que la Fiscalía no interviniera en los antejuicios, ya se fraguaba un "acoso político" en contra de los diputados que hicieran señalamientos incómodos.

Dijo que los diputados que hicieron críticas fueron demandados y humillados con "palabras groseras" sentando un precedente "terrible".

Mario Ponce, del PCN, afirmó que el desafuero nunca debió ser avalado, pues la resolución de la comisión de antejuicio resolvió que no había lugar a formación de causa.

También haber emitido previo un dictamen para que De Escobar se instalara ayer en el pleno fue objeto de críticas por parte de diputados de ARENA, PDC y del PCN.

Argumentaron que se perdió el tiempo en las comisiones legislativas de antejuicio a De Escobar y de Roberto d'Aubuisson, cuyo caso no llegó al pleno, ante la renuncia de Funes de continuar con el proceso legal en su contra.

Jackeline Rivera, del FMLN, justificó que la Constitución ni el Reglamento Interno del Congreso determinan los pasos a seguir, en el caso que el ofendido renuncie a la acción penal en contra de un funcionario desaforado.

Rivera criticó a sus colegas de querer hacer ver la situación como si se está realizando un acto arbitrario cuando la Cámara solo extinguió la acción penal y no respondió al fondo de lo solicitado.

"Aún siendo así este pleno sigue gastando tiempo en perjuicio de los salvadoreños. No tenemos competencia para debatir si Ana Vilma está en el ejercicio de sus funciones: la diputada está en pleno ejercicio de sus funciones", afirmó Rodolfo Parker, del PDC.

Mario Tenorio, de GANA, dijo que al emitir el dictamen solo están cumpliendo con la resolución de la Cámara Primera de lo Penal que envió a la Asamblea para los "efectos que estimen convenientes en cuanto al ejercicio del cargo de la diputada, y ese mandato jurisdiccional es lo que la comisión ha hecho", justificó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación