Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Desertaron 14 de cada 100 alumnos de colegios, según la Acpes

 La gremial dice que el fenómeno está más marcado en Soyapango, Ilopango y Apopa, 

Inicio de aÒo escolar

La Asociación de Colegios Privados de El Salvador (Acpes) inauguró este jueves el año lectivo en el Colegio Rey de Gloria, en San Marcos. | Foto por Mauricio Cáceres

 La Asociación de Colegios Privados de El Salvador (Acpes) inauguró este jueves el año lectivo en el Colegio Rey de Gloria, en San Marcos.

Los colegios privados enfrentaron, el año pasado, un elevado índice de deserción.  Según la Asociación de Colegios Privados de El Salvador (Acpes). De los 255 mil alumnos que se matricularon en ese sector el año pasado el 14.5 % abandonó las aulas. Es decir, 14 de cada 100.

El presidente de la Acpes, Javier Hernández, al inaugurar  el año lectivo privado, calificó ese indicador de deserción como “alarmante”. Esto, considerando que en 2015, cuando la matricula inicial fue de 245 mil alumnos, la deserción fue de 13 %.

Hernández detalló que la deserción marcó mucho más a los colegios que están ubicados en algunos municipios de San Salvador, específicamente en  Apopa, Soyapango e Ilopango.

Según explica, los directores de los colegios de Soyapango están particularmente preocupados.

El dirigente de la Acpes señaló que la causa de la deserción que prevalece es la del cambio de domicilio. Si bien el estudiante no da detalles del porqué se marcha del colegio, después se llega a conocer que ha sido porque recibió amenazas en el sitio donde vivía.

Otro de los motivos para desertar es la situación económica de las familias. En esto señala que los padres tienden a retirar a sus hijos del colegio cuando su capacidad financiera se  reduce drásticamente, ya sea porque han perdido el empleo o ha bajado el flujo de remesas que recibían.

 Y en tercer lugar  como causa de deserción está el hecho de que el estudiante no se adapta a las  normas que establecen los centros de enseñanza privado san por motivos de seguridad o académicas, entre ellas las relacionadas a la prohibición del uso de celular en horas de clase, entre otros.

Pero independientemente del motivo porque los estudiantes se marchan Hernández destaca que esto afecta también financieramente a las instituciones educativas y las pone en problemas para continuar operando.

Sin embargo, el presidente de la Acpes no pierde la esperanza de que este año tengan una buena matrícula, a pesar de que a fines del año anterior y principios de este los centros tenían un déficit de alumnos inscritos; sobre todo los de Soyapango.

De acuerdo a los cálculos de Hernández, el viernes anterior la matrícula en algunos de los centros agremiados a  la Acpes ya había alcanzado el 89 % y en otros el 100 %.

 Sin embargo, esperan que al concluir la primera quincena de febrero y la mayoría de centros haya alcanzado su matrícula habitual.

 Antes del  acto para inaugurar el año escolar privado, en el Colegio Cristiano Rey de Gloria, ubicado en  el municipio de San Marcos, el dirigente gremial detalló que se espera que para  2016 este sector atienda 265 mil estudiantes.

“Con matrículas inferiores a esa cantidad la educación (privada) estaría en serios problemas financieros para operar”, señaló.

Detalla que las instituciones están trabajando planes de mercadeo y educativos que les permitan seguir siendo una opción para los padres de familia y los alumnos.

“La principal estrategia de mercadeo que estamos utilizando es que el servicio que se está otorgando realmente garantice dos cosas importantísimas: la calidad del servicio y la garantía de seguridad”, subrayó.

Respecto a la calidad de la educación, el presidente de la Acpes sostiene que se está invirtiendo para capacitar a los docentes, así como para dotar a los centros educativos de  herramientas modernas para mejorar la enseñanza.

 “Los directores de colegios privados (de Soyapango) están bien preocupados”, Javier Hernández, Presidente de la Asociación de Colegios Privados
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación