Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Buscan prevenir VIH en víctimas de violación

De enero a junio de 2015, Salud ha atendido a 309 pacientes víctimas de violencia sexua

Los pacientes piden que no se les discrimine

Los pacientes piden que no se les discrimine | Foto por Archivo

Los pacientes piden que no se les discrimine

Dos hombres mayores de 18 años resultaron infectados con el virus VIH después de ser víctimas de agresiones sexuales, el año pasado. Una de las víctimas provenía de la zona urbana y la otra del área rural, ambos casos fueron registrados por el Ministerio de Salud (Minsal).

Durante el 2014,  el ministerio atendió a 906 personas por agresión sexual.  

En los registros de atenciones por violencia sexual, tanto de Salud como de las instituciones del sector justicia, se mantiene la prevalencia de víctimas femeninas o menores de edad. 

De hecho, la ministra de Salud, Violeta Menjívar, explicó que en los casos atendidos el año pasado, la mayoría de las víctimas fueron mujeres. 

En 2015, de enero a junio, Salud ha atendido a 309 pacientes víctimas de violencia sexual.

Entre los casos, uno resultó positivo a VIH tras la agresión, en esta ocasión fue una víctima femenina. Aunque Salud no pudo brindar mayores detalles sobre las circunstancias en la que se dieron los casos, las tres víctimas son el llamado de alerta a reforzar la atención de todas las víctimas de las agresiones sexuales en el tema de prevención de VIH. 

“Es de todos conocido que las víctimas de violencia sexual han visto limitado el acceso a la profilaxis debido a muchas barreras, entre ellas la falta de conocimiento de quienes coadyuvan con la administración de justicia, así como de los prestadores de servicio de salud en este tema”, declaró Alexia Alvarado, representante de USAID. 

Alvarado agregó que también se ha observado el temor de las víctimas de buscar atención, ya sea porque les preocupa ser discriminadas o porque no confían en la calidad de la asistencia que se les brindará, tanto en el sistema de salud como de justicia. 

“Esto último es un tema pendiente, el cual no admite más demoras”, dijo la representante de USAID, quien añadió que la falta de prontitud  en la atención también es una barrera que se ha identificado. 

Tras una violación sexual, existe un rango ideal de cuatro horas, aunque el límite puede ser de 72 horas, para que la víctima reciba un tratamiento de profilaxis post exposición y prevenir la infección al VIH. 

“La administración de los retrovirales puede controlar la replicación del virus en la sangre. Después no hay certeza de la efectividad”, expuso  José Sorto, técnico de monitoreo y evaluación del programa ITS/VIH/SIDA.

Sorto dijo que la agresividad con la que se dio la violación también influye, ya que desgarros anales o vaginales incrementan exponencialmente el riesgo de una infección, por ello urge que la atención se dé lo más pronto posible. 

Este marte, por la mañana, las autoridades de Salud y del sistema de Justicia firmaron un convenio para coordinar todo el protocolo de atención a las víctimas de violencia sexual. Sorto explicó que con el convenio esperaban evitar problemas burocráticos y que todas las entidades sepan darle prioridad a la atención de la víctima. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación