Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ARENA busca renovarse para volver a ser primera fuerza política salvadoreña

El partido tendrá en las elecciones legislativas y municipales de 2015 la primera oportunidad para que esa "transformación" logre sus mejores resultados

ARENA busca renovarse para volver a ser primera fuerza política salvadoreña

ARENA busca renovarse para volver a ser primera fuerza política salvadoreña

ARENA busca renovarse para volver a ser primera fuerza política salvadoreña

El principal partido opositor de El Salvador, la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), busca entrar en un "proceso de transformación" para volver a ser la primera fuerza política del país, según sus dirigentes.

ARENA gobernó El Salvador por 20 años consecutivos hasta 2009, y aunque desde entonces ganó unas elecciones legislativas y municipales, ha perdido dos presidenciales, lo que obligó a su cúpula a impulsar una renovación.

El partido tendrá en las elecciones legislativas y municipales de 2015 la "primera oportunidad" para que esa "transformación", que de momento sólo está en el papel y buenas intenciones, logre sus mejores "créditos", dijo a Acan-Efe el diputado de ese partido Edwin Zamora.

Según el presidente del partido, Jorge Velado, las "bases" de la "nueva" ARENA se sentaron en el congreso denominado "Un nuevo compromiso con la patria", que se llevó a cabo el 12 de abril.

De acuerdo a los resultados del congreso, que desde hace once años no se realizaba, ARENA intentará, entre otras cosas, terminar con las candidaturas "de dedo" mediante comicios internos, tanto para cargos de elección popular como para puestos en el partido.

Durante años, pese a que las directivas municipales y departamentales proponían los candidatos, siempre "al final la decisión recaía exclusivamente en el COENA" (Consejo Ejecutivo Nacional del partido), indicó Zamora, quien coordinó el congreso.

Pero ahora, con las reformas previstas, "el proceso cambia un poco", ya que el COENA "lo único que tiene que hacer es ratificar, llevarle a la asamblea general la propuesta seleccionada y electa democráticamente con voto secreto por la bases", enfatizó.

Sin embargo, reconoció que esta propuesta, al igual que las demás que salieron del congreso, deben ser avaladas en la asamblea general extraordinaria convocada para mayo próximo.

Entre esas propuestas se destacan la creación de una política para atraer a la juventud y el fortalecimiento del instituto de formación política del partido, detalló Zamora.

Tras el congreso se va a "fortalecer enormemente el partido porque lo va conectar más con las necesidades y las expectativas de la sociedad salvadoreña, y por ende, le va a dar réditos electorales", subrayó Zamora.

Sin embargo, aclaró que ARENA no debe ver esa reunión como una "píldora de oro", ya que sólo es el "inicio de un proceso de transformación sistemático del partido", que debe irse adaptando a la realidad de la población.

Las elecciones legislativas y municipales de 2015 serán "la primera prueba" de la transformación iniciada con el congreso, "pero los alcances de estas conclusiones trascienden los comicios del próximo año", pues el principal propósito es volver a ser la primera fuerza política, destacó.

ARENA estuvo en el poder desde 1989 hasta que en 2009 se lo arrebató el actual partido gobernante, el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), formado por la antigua guerrilla.

A raíz de este resultado ARENA sufrió un duro golpe que generó la disidencia de más de una docena de sus diputados en ese año y la expulsión del partido del expresidente salvadoreño (2004-2009) y del COENA, Elías Antonio Saca, por un conflicto interno.

Cuando todos creían muerta y resquebrajada a ARENA, ésta tomó aliento y ganó los comicios legislativos y municipales de 2012, en los que obtuvo 33 de los 84 escaños del Parlamento.

A raíz de ese resultado, algunos expertos y casas encuestadoras vaticinaron que ARENA triunfaría en los comicios de presidenciales de este año, pero conforme se acercaban las elecciones los sondeos se volvieron en su contra.

Dirigentes de ARENA admiten que su campaña fue afectada por "errores" y por las denuncias de presunta corrupción contra el expresidente salvadoreño y dirigente del partido, Francisco Flores, a quien se involucra en una supuesta apropiación de 70 millones de dólares donados por Taiwán durante su Gobierno (1999-2004).

Como resultado, ARENA perdió por casi 10 puntos en la primera vuelta celebrada el 2 de febrero pasado ante el FMLN, que no pudo evitar la segunda ronda.

Sin embargo, para la segunda vuelta del 9 de marzo ARENA aprovechó para reorientar su campaña y echar mano de sus bases, logrando así una histórica remontada, pero insuficiente para ganar la Presidencia.

El candidato de ARENA, Norman Quijano, acortó la diferencia de 10 puntos a sólo 0,22, con lo que el candidato del FMLN, Salvador Sánchez Cerén, resultó electo como nuevo presidente.

Tan poca diferencia fue un golpe que dolió aún más a los dirigentes y militancia de ARENA, que siguen afirmando que es "ilegítimo" el triunfo de Sánchez Cerén, aunque lo aceptan como próximo gobernante, cargo que asumirá el 1 de junio.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación