Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ANEP: El 2015 termina con menos empleos y mayor inseguridad

La gremial advierte que Socialismo del Siglo XXI muestra un impacto negativo en la economía, seguridad y educación

ANEP

La cúpula empresarial de ANEP hizo su balance de la economía del país. | Foto por EDH

La cúpula empresarial de ANEP hizo su balance de la economía del país.

En su balance económico y político, la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) detalló que el país cerrará el 2015 con más pobreza, inseguridad y menos empleos. La gremial, en su informe, analiza cuatro ejes de estudio: el área económica, fiscal, de seguridad y social.

Para la ANEP, el deterioro en dichos ejes es el resultado de la implementación del socialismo del siglo XXI en El Salvador, modelo que ha demostrado ser un fracaso en los países en donde se ha establecido.

Para Jorge Daboub, presidente de la ANEP, es evidente los fracasos vistos en El Salvador, para el caso la educación ha empeorado, los homicidios y la inseguridad son crecientes, es más difícil encontrar empleo, las epidemias   han aumentado; y todo esto ha venido a generar menos oportunidades de superación.

El primer punto que destacó la Asociación es que el país mantiene el peor crecimiento de Centroamérica. En los últimos seis años, el promedio de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) ha sido de 1.9%; esto es preocupante al compararse con los demás países de la región, tomando en consideración que el segundo país con menor crecimiento (Honduras) tiene un promedio de 3.5%; y Panamá, que tiene el más grande aumento, es un promedio de 8.3%.

Pero más allá de dicha expansiones interanuales, están las actividades económicas internas que se han visto afectadas. Waldo Jiménez, director de asuntos económicos y sociales de la ANEP, enumeró algunos sectores como la construcción, que lleva seis años en recesión.

La construcción ha tenido, por tercer año consecutivo, que enfrentarse a la falta de inversión en proyectos de infraestructura y, con esto, a cifras decepcionantes en términos de crecimiento.

Desde el 2013, la industria de la construcción lejos de lograr aunque sea un mínimo aumento en la ejecución de proyectos que le permita crecer en el PIB, continúa cerrando cada año con cifras negativas.

Otro sector que afectó el crecimiento fue la agricultura, la cual era “12 veces mayor antes de la entrada del gobierno del Fmln”, según Jiménez.

Entre 2004 y 2008, el crecimiento de este rubro era del 6%; pero, en los últimos seis años, este ha disminuido a 0.5%, una dramática caída en tan poco tiempo.

La agricultura ha tenido sus particularidades a los largo del año debido a la sequía que afectó gran parte de la producción nacional; durante ese tiempo, diferentes gremiales y productores expresaron que parte del grave impacto de la sequía se debía a que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) no brindó el apoyo necesario para ayudar y mejorar la agricultura nacional.

Por otra parte, ANEP resaltó que el crecimiento del sector comercio se ha reducido a la mitad desde la llegada del gobierno del Fmln. Esto se ve reflejado entre el 2004 y 2008 que este rubro creció 4.4%, y ahora (entre 2010 a 2014) tan sólo creció 2.3%.

El informe de la gremial hace hincapié en estas comparación, como por ejemplo, el caso de las exportaciones, las cuales crecían a un ritmo del 10% anual durante la década pasada, para luego experimentar un crecimiento promedio de 0.7% anual en los últimos años.

Deterioro fiscal

En cuanto al área fiscal, ANEP asevera que, en este rubro, hay una “crisis insostenible”, y es que con el aumento de los impuestos (reflejados en cuatro reformas tributarias desde 2009), los ingresos del gobierno pasaron de 2,609 millones de dólares en 2009 a 3,919 millones de dólares en 2015; marcando esto un crecimiento del 50.2%; curiosamente, también es la mayor cantidad de dinero que ha tenido un gobierno en la historia nacional.

Es aquí donde la gremial cuestiona la constante necesidad del Estado en continuar implementando impuestos a los salvadoreños.

El informe establece que “cada año, se emite deuda por alrededor de mil millones de dólares. La deuda pública ha aumentado desde 10,773 millones de dólares en 2009, a 16,317 millones de dólares en 2015, representando un incremento del 52%”.

Es en este tema que el presidente de la gremial indicó que debe detenerse este “modelo de despilfarro e impuestos a los salvadoreños para mantener un gasto populista que no da buenos resultados, ni resuelve problemas”.

Ellos consideran que el aumento de impuestos y deuda debería reflejarse en la resolución de varios problemas sociales, pero “su modelo equivocado hace que el gasto público se despilfarre y nunca alcance para resolver los problemas de la gente”, recalcó.

El tema fiscal es un aspecto preocupante para el crecimiento. Según el informe de coyuntura económica para el tercer trimestre de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), los gastos del sector público no financiero tuvieron un aumento de 90.7 millones de dólares en comparación al año anterior.

De hecho, el informe detalla que “las cuentas fiscales se debilitan, con déficits altos y una rápida acumulación de deuda”. La preocupación de los empresarios es que esa será la dirección en que continuará el país el próximo año.

En el eje social, los empresarios expresaron que según datos de la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC), unos 33,266 salvadoreños perdieron su empleo el año pasado. Aquí se puede observar que en 2014, hubo  más de 192 mil personas en situación de pobreza con respecto al 2013 como “resultado de las malas políticas del gobierno”.

Es decir, que el año pasado se reportaron 2,379,892 salvadoreños en estado de pobreza (37.2% de la población), cuando en 2013 fueron 2,187,775 personas (34.8% de la población).

Según cifras de cotizantes del ISSS, en 2014, el sector privado generó 9,675 empleos nuevos, mientras que el siguiente año se generaron 4,910, lo que equivale un poco menos de la mitad de lo ya generado.

Hasta el 2014, la tasa de desempleo había subido al 7%, mientras que en 2013 se mantenía en 5.9%, demostrando un crecimiento significativo.

Ante estos problemas, la ANEP ha brindado varias recomendaciones que podrían implementarse para encontrar una solución a estos agravios. Entre estos menciona propuestas como “El Salvador Competitivo”, en el cual el eje central es generar empleo y oportunidades; documento que fue entregado al presidente de la República en junio del 2014.

Para mejorar la insostenibilidad fiscal, la gremial propuso retomar propuestas de “reforma fiscal integral” que contenía cuatro apartados: transparencia, eficiencia, sostenibilidad e institucionalidad para lograr un crecimiento sostenible que genere empleo (se presentó en enero de 2011). De igual forma, citaron las propuestas de “Seguridad Ciudadana” y de Empleo, ambas entregadas al Estado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación