Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Alza de atenciones de niños baleados en el Bloom

En lo que va del año el Hospital Bloom ha recibido a seis niños baleados. Uno falleció. El hospital ha reportado un incremento de los menores víctimas de ataques armados. 

Un niño de 6 años falleció en el Bloom tras recibir un disparo en la frente. En el mismo hecho fue asesinado su padre.

Un niño de 6 años falleció en el Bloom tras recibir un disparo en la frente. En el mismo hecho fue asesinado su padre.  | Foto por Archivo

Un niño de 6 años falleció en el Bloom tras recibir un disparo en la frente. En el mismo hecho fue asesinado su padre. 

En el Hospital Benjamín Bloom se ha visto con preocupación un alza considerable de los casos de niños baleados

En lo que va del año 2016, el centro ha recibido a seis niños con lesiones por arma de fuego, uno de ellos falleció a las pocas horas de haber sido ingresado. 

El jefe de Epidemiología del Bloom, Carlos Mena, informó que para el mismo período del 2015 iban cuatro atenciones por heridas de bala en el hospital, mientras que en 2014 solo iban dos casos. En ambos años aun no se registraban fallecidos. 

La semana pasada, en la madrugada del 11 de febrero, murió en el Bloom un niño de seis años que había sido trasladado la noche anterior desde el hospital de Cojutepeque, en Cuscatlán.

También te puede interesarMuere niño baleado en ataque donde también mataron a su padre

En el expediente clínico del niño se estableció que le dispararon directamente en la frente.  El pequeño fue lesionado durante un ataque armado en el que también fue asesinado su padre. 

Mena informó que el menor sufrió un trauma penetrante en el cráneo y hubo salida de la masa encefálica. Cuando llegó al hospital a las 10:00 de la noche, el niño prácticamente ya había fallecido. 

“Lo triste es que le hayan apuntado, porque ya un disparo en una cabecita para un niño...”, comentó Mena, quien señaló que en los últimos años persiste un aumento de la violencia armada contra los menores de edad.  

Hasta la tarde del jueves se mantenían dos niños ingresados en el Bloom, por heridas de bala. 

Uno de ellos ya lleva más de un mes ingresado. 

También te puede interesar: Matan a jornalero y lesionan a niño de 7 años en Teotepeque

El paciente de ocho años, originario de Ciudad Arce, La Libertad, llegó al hospital el 17 de enero, tras ser lesionado en la cabeza. 

Mena dijo que recibió la herida de bala en la parte parieto-temporal derecha del cráneo, es decir la parte de atrás de la cabeza. 

“Lo operaron, le realizaron una craneotomía para extraerle los fragmentos y reestructurarlo”, explicó el médico. 

El menor se mantiene en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) conectado a un ventilador para poder respirar. 

Mena expresó que, aunque el niño se mantiene estable, su estado siempre es muy delicado y no saben qué secuelas puede padecer debido a su lesión. 

“No sabemos qué va a pasar y si vive cómo va a quedar, todo depende del daño que haya tenido, que fue grande”, expuso.

Mena dijo que en esos casos se puede hablar de una recuperación relativa, es decir que logra sobrevivir, pero con serias consecuencias, pudiendo quedar hasta parapléjico. 

Si logra salir de la UCI, el niño podría necesitar más terapias y cuidados especiales.

Además de él, hay otro paciente en la UCI por herida de arma de fuego, un niño de siete años. 

El pequeño también fue alcanzado por una bala en el área parietal-temporal-occipital derecha del cráneo, pero la lesión ha sido menos extensa. 

Mena declaró que él llegó el 12 de febrero, referido del Hospital San Rafael, de Santa Tecla. “Sufrió heridas por arma de fuego cuando llegaron a atacar a un tío de él”, expuso  Mena. 

Aunque está en la UCI, el niño está extubado, es decir que está respirando por su cuenta, y se mantiene estable. Sin embargo, el miércoles presentó algunas dificultades respiratorias y espasticidad, músculos tensos, en el lado derecho del cuerpo. 

El 2 de febrero, el hospital recibió a un niño de ocho años, proveniente de Soyapango, con una herida de bala en el tórax. 

Previamente, el 20 de enero, otro menor de ocho años llegó al Bloom tras ser alcanzado por una bala en la pierna. El niño fue llevado desde Zacatecoluca, La Paz. 

El primer paciente baleado del 2016 atendido en el Bloom fue un niño de 10 años, ingresado el 12 de enero. 

Mena informó que los tres pequeños se habían recuperado y habían sido dados de alta. 

De los seis niños baleados atendidos, cuatro fueron víctimas de ataques directos. 

El médico calificó de triste la situación de violencia que cada vez afecta más a la niñez salvadoreña. 

En años anteriores, la mayoría de atenciones por heridas de bala en el Bloom era de casos de niños alcanzados por balas perdidas. 

Poco a poco comenzaron a llegar más menores víctimas de fuegos cruzados y actualmente se están convirtiendo en víctimas directas de ataques armados. 

“Ahora parece que va directamente a matar a alguien y si está el niño, bueno, ni modo”. 

El Bloom cerró el 2015 con un alza de atenciones por heridas de bala. En el año recibieron a 46 pacientes, mientras que en 2014 los casos atendidos fueron 26 y 22 en 2013.

“Ahorita somos espectadores de la violencia que se está volcando contra los niños, que por A o B motivos ya hay ataques directos contra bebés. Van directamente a matar a alguien y si está el niño, bueno, ni modo”. Carlos Mena, jefe de Epidemiología. 
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación