Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Algunas alcaldías de occidente y oriente cambiaron de rostro

eNTRE LOS RETOS DE NUEVOS EDILES está superar millonarias deudas que dejan sus antecesores. Aún así afirmaron que realizarán proyectos ofrecidos

Mario Moreira, asumió ayer como alcalde de Santa Ana en un acto frente a la alcaldía. Él uso fondos propios para el acto. foto edh / iris lima

Mario Moreira, asumió ayer como alcalde de Santa Ana en un acto frente a la alcaldía. Él uso fondos propios para el acto. foto edh / iris lima

Mario Moreira, asumió ayer como alcalde de Santa Ana en un acto frente a la alcaldía. Él uso fondos propios para el acto. foto edh / iris lima

Con excepción de La Unión y Sonsonate, las alcaldías de las cabeceras de oriente y occidente abrirán el lunes con nuevos rostros, pero también con retos que superar, como millonarias deudas, al menos en San Miguel y Usulután, según trascendió ayer durante el traspaso de administración.

En la zona occidental, dos cabeceras cambiaron de rostro: la de Santa Ana y la de Ahuachapán, mientras que Sonsonate seguirá bajo la administración de Roberto Aquino.

En Santa Ana, el alcalde entrante Mario Moreira se comprometió a gobernar sin colores políticos y sin distinción alguna y afirmo que combatirá la delincuencia.

El nuevo edil de Ahuachapán, Abilio Flores, se comprometió a trabajar de cerca con las comunidades, especialmente con las mujeres, para llevar desarrollo y crear oportunidades de trabajo, en lo cual es clave, indicó, la alianza con la empresa privada.

"Hago una invitación a los que se dedican a las labores empresariales, industriales y áreas productivas, a que unamos esfuerzos y trabajemos para proporcionar esas condiciones que necesitamos para la generación de empleo", detalló.

En Sonsonate, Roberto Aquino se ratificó para otros tres años.

En oriente

En San Miguel, la investidura del alcalde Miguel Pereira se hizo a las 6:00 de la tarde y luego celebró con sus seguidores en el parque Guzmán, frente a la Catedral.

Pereira ha afirmado que recibe una comuna endeudada con más de 21 millones de dólares, sin embargo esto lo trató de desvanecer el edil saliente Wilfredo Salgado.

Diez millones de dólares se invirtieron en proyectos de beneficio social, $1.5 millones en comprar camiones y maquinaria pesada para la alcaldía, 6 millones en cambiar luminarias, 3 millones en el relleno sanitario y el resto en otras obras pequeñas, explicó Salgado.

Por su parte el nuevo alcalde dijo que durante su gestión, a pesar de la deuda, instalará agua potable a 60 mil migueleños, mejorará en un 40 % la infraestructura vial, y que ya tiene $200 mil para la remodelación del Estadio Barraza.

Mientras tanto, en Usulután, el nuevo inquilino de la comuna es Miguel Ángel Jaime, quien derrotó a Francisco Meardi, aseguró que encuentra una deuda de más de 6 millones de dólares y que investigarán en que se usó ese dinero.

Agregó que su antecesor solo le dejó 17 mil dólares en caja. También se refirió a la estabilidad laboral, pero dijo que la comuna esta saturada, pues hay 600 empleados, cuando podrían ser 200.

En La Unión no hubo traspaso, pues el cambio fue solo de concejales, ya que el alcalde Ezequiel Milla sigue al frente.

En lugar de gastar esos 10 mil dólares en ello, indicó que lo destinarán a la limpieza de drenajes de la cabecera, previo a la llegada del invierno.

Mientras que en San Francisco Gotera, el acto de toma de posesión trascendió sin problemas. El edil entrante, Cristóbal Benítez fue juramentado sin la presencia del saliente, Carlos Calixto Gómez.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación