Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tener pareja ¿misión imposible?

Muchas personas tienen mucha dificultad para entablar una relación de noviazgo, pero ¿Hasta qué punto es normal que una persona no pueda establecer un romance?

Tener pareja ¿misión imposible?

Tener pareja ¿misión imposible?

Tener pareja ¿misión imposible?

Mientras parece que algunas personas no tienen dificultad para encontrar a su "media naranja", hay otras que no logran crear ningún tipo de vínculo sentimental con la persona por la que siente atracción. Muchos factores pueden influir en esta situación, hay que saber identificarlos para poder encontrar una posible solución al problema.

De acuerdo con los expertos, existen distintos motivos por los que un ser humano encuentra imposible relacionarse con otro, tiene mucho que ver el lugar y las personas con las que se rodea, alguna vivencia del pasado o algún rasgo específico en la personalidad.

Según la psicóloga Mercedes Cortez, de Consultoría y Atención Psicológica (CAP), cuando es el entorno el impedimento para lograr un noviazgo, se debe a que el "lugar donde se mantiene la persona no tiene mucha interacción social con personas del sexo opuesto, muy difícilmente aprenderá nuevas habilidades para establecer vínculos".

La profesional también asegura que ciertos eventos previos provocan inseguridades, rechazos o burlas constantes sobre la "mala suerte en el amor" a una persona pueden influenciar y causar temores.

"Si tiene características de ser una persona introvertida, que no le gusta verse expuesta a la atención de los demás o no le gusta dar a conocer sus opiniones y desea permanecer más en el anonimato, podría afectar un poco a que se relacione con más personas", agregó.

De acuerdo con Cortez, todas estas condiciones son características de la Timidez Amorosa, así catalogó el psicólogo Brian G. Gilmartin a aquellas personas que encuentran difícil "mostrarse asertivos en situaciones informales que involucran compañeros potenciales románticos o sexuales".

"La timidez amorosa no está reconocida como desorden mental por la Organización Mundial de la Salud o la Asociación Estadounidense de Psiquiatría. Sin embargo, comparte algunas características con desórdenes mentales comúnmente reconocidos como la ansiedad social específica", añadió Cortez.

Por otra parte, para César Ávalos, psicólogo clínico de la Asociación Plenitud Integral, quien se apoya en el Manual Psicodiagnóstico de los Trastornos Mentales DSM IV TR, este comportamiento se conoce como Trastorno Esquizoide de la personalidad. Según él, "se caracteriza por un patrón general de distanciamiento de las relaciones sociales y de restricción de la expresión emocional en el plano interpersonal, que comienza al principio de la edad adulta y se da en diversos contextos".

En este caso Ávalos recomienda la terapia psicodinámica o el psicoanálisis aplicado, para desentrañar la etiología de este trastorno de forma individual, acompañado o no por psicofarmacología si existe la presencia de otros desordenes psíquicos y según la necesidad de cada persona.

"El primer paso es reconocer y aceptar que se tiene un problema cuando éste genera un deterioro en las relaciones interpersonales, laborales y familiares. La persona está en la capacidad de tomar consciencia de su situación. Posteriormente se debe buscar la orientación o la consejería de un profesional en el tema , para el abordaje de la amplia gama de factores que pueden ocasionar en un individuo este tipo de comportamiento", agregó.

Mercedes Cortez concluyó que no puede generalizar hasta qué punto es normal que alguien no pueda relacionarse amorosamente con otra persona, ya que depende de la situación específica de cada quien, la edad, contexto histórico, estilo de crianza y su personalidad, entre otros. "Es común en la adolescencia, pero en la adultez no podría ser habitual".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación