Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Sacerdote con ébola se encuentra estable en Madrid

Miguel Pajares, de 75 años, trabajaba para una ONG y dio positivo en un test de ébola Autoridades temen que la epidemia se expanda a otros países

La llegada, ayer, a Madrid, del religioso Miguel Pajares, el primer español contagiado de ébola.

La llegada, ayer, a Madrid, del religioso Miguel Pajares, el primer español contagiado de ébola.

La llegada, ayer, a Madrid, del religioso Miguel Pajares, el primer español contagiado de ébola.

Un misionero español que dio positivo en pruebas de detección de ébola estaba en condición estable el jueves, en Madrid, después de llegar en un vuelo desde Liberia, informaron funcionarios de salud.

El sacerdote Miguel Pajares, de 75 años, colaboraba en la atención de pacientes infectados con ébola y es una de las tres personas que dieron positivo en pruebas realizadas en el hospital San José de Monrovia, a comienzos de esta semana. Su vuelo aterrizó el jueves en España.

Juliana Bohi, una monja de Guinea Ecuatorial con nacionalidad española, que trabajaba con él en Liberia, también fue traída de vuelta pero no está infectada. Ambos laboraban para la orden del hospital San Juan de Dios, un grupo humanitario católico que regenta hospitales en diversas partes del mundo.

Pajares y Bohi estaban en aislamiento en el centro Carlos III de Madrid, que depende del hospital La Paz.

A su arribo a una base aérea cerca de Madrid, fueron sujetados a camillas encerradas en cápsulas transparentes, atendidos por personal con ropa protectora y máscaras.

Rafael Pérez Santamarina, director del hospital La Paz de Madrid, dijo que los reconocimientos médicos iniciales a la llegada al centro mostraron que Pajares se encontraba en condición estable y que Bohi estaba en buenas condiciones. Confirmó que ninguno sangraba, lo cual es un síntoma de un estado avanzado de la enfermedad.

El ébola, que hace que algunas víctimas sangren por los ojos, la boca y los oídos, sólo puede transmitirse a través del contacto directo con los fluidos corporales de alguien que está enfermo: sangre, semen, saliva, orina, heces o sudor.

Es la primera ocasión en que alguien infectado con ébola será atendido en España.

Un Airbus 310, con equipos médicos, voló el miércoles a Liberia para traer a Pajares y Bohi a España.

El Ministerio de Salud español dijo que el caso representaba un riesgo mínimo para la salud pública.

Los otros dos trabajadores infectados fueron identificados como Chantal Pascaline Mutwamene, del Congo, y Paciencia Melgar, de Guinea Ecuatorial. Bohi y otros dos misioneros que laboran en el hospital dieron negativo en las pruebas.

Casi cinco meses después de que por primera vez se registrara la presencia del virus del ébola en África Occidental, la comunidad internacional está en alerta máxima ante una epidemia que parece fuera de control y constituye una amenaza real si no se consigue contener.

El pasado 23 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciaba que el gobierno de Guinea Conakry había informado de un brote de ébola que se expandía muy rápido y que había matado al 60 por ciento de las personas que había infectado.

Casi cinco meses después, la epidemia se ha extendido a tres países más -Liberia, Nigeria y Sierra Leona- ha contagiado a 1,711 personas y matado a 932. La OMS convocó a su Comité de Emergencia para determinar si la comunidad internacional se enfrenta a una emergencia sanitaria mundial. —AP/EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación