Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Saber sobre primeros auxilios podría cambiarle su vida

Aplicar una maniobra de primeros auxilios de manera incorrecta puede empeorar la situación y, en el peor de los casos, causar secuelas

Saber sobre primeros auxilios podría cambiarle su vida

Saber sobre primeros auxilios podría cambiarle su vida

Saber sobre primeros auxilios podría cambiarle su vida

Saber sobre primeros auxilios debería ser un deber de toda persona, sobre todo cuando se tienen bebés o niños pequeños en casa.

De ahí que la experta Maura Ramírez, Máster en Salud Pública de Maternity Gym considere de vital importancia que todo ser humano sepa aplicar primeros auxilios correctamente, ya que algunas personas saben técnicas que están desfasadas y, al tratar de ayudar, puedan complicar la situación.

Una de las principales cosas que se debe tener claro es que los primeros auxilios de recién nacidos a 2 años difieren a los de un adulto, ya que anatómicamente, algunos órganos como el corazón no están exactamente al lado izquierdo como el de un adulto, por lo tanto la RCP (reanimación cardiopulmonar) es diferente en un lactante menor al de un adulto, enfatizó Ramírez.

La RCP se debe aplicar solamente en paros cardíacos, recalcó la experta.

Según la American Heart Association (Asociación Americana del Corazón) se debe colocar la base de una mano en el esternón, justo debajo de los pezones. Asegúrese de que la mano no esté en el extremo del esternón. La otra mano se debe colocar en la frente del niño, sosteniendo la cabeza inclinada hacia atrás.

Aplique presión hacia abajo en el pecho del niño de tal manera que se comprima entre 1/3 y 1/2 de su profundidad.

Si el niño no respira, se debe cubrir firmemente con su boca la boca del niño y se debe cerrar la nariz apretando con los dedos.

Mantenga la barbilla levantada y la cabeza inclinada y dé dos insuflaciones boca a boca. Cada insuflación debe tomar alrededor de un segundo y hacer que el pecho se levante. Dé dos insuflaciones más. El pecho debe elevarse, según las indicaciones de la Asociación.

En caso de asfixia, lo indicado es saber aplicar la Maniobra de Hemlich, la cual está basada en aprovechar el poco oxígeno que quedó en los pulmones para que sirva de empuje al objeto atorado, aplicando presión precisa en la apéndice xifoide en forma de puño o manos en cruz, explicó Ramírez. Asimismo agregó que, en el caso de que se auxilie a un bebé, se deberá hacer con delicadeza y presionar con las yemas de los dedos, "ya que ha habido casos en los que la persona que está ayudando presiona tan fuerte que fractura las costillas y estas han perforado un pulmón, por lo que se recomienda asistir a un taller de primeros auxilios para practicar adecuadamente", argumentó.

Ante una quemadura, la experta de Maternity Gym recomendó nunca aplicar pasta de dientes, lechuga, tomates, pedazos de carne, café, miel, etc., sino dejar caer agua por 20-30 minutos y asistir al medico o llamar una ambulancia; si la quemadura es muy grave, de tercer grado (se visualiza hueso), se debe envolver a la persona en sábanas limpias y húmedas, monitoreando sus signos vitales mientras llega la ayuda.

Lesiones más comunes

Una situación que requiera primeros auxilios no necesariamente significa que sea de vida o muerte, ya que estos incluyen desde una picadura de mosquito mal cuidada hasta una torcedura o raspón.

Si una persona ha sufrido un golpe o ha tenido una caída, lo primero que se debe hacer es identificar si solo es una torcedura o una fractura.

Un golpe mínimo se diferencia de una fractura porque la zona afectada se inflama y pone roja (edema), acompañado de dolor, por lo que siempre se recomienda inmovilizar el miembro afectado, ya que si hay exposición de hueso por un mal manejo o movimiento, el tratamiento entonces será hospitalario y no de colocar un simple yeso, explicó Ramírez.

En el caso de picaduras infectadas, raspones, heridas con vidrio, es necesario lavar con suficiente agua y jabón la zona afectada, para luego aplicar algún antiséptico.

Y en el caso de que aparezca una infección, se debe consultar al médico para que recete algún medicamento.

Según la revista www.ellahoy.es cuando ha habido una cortadura con un cuchillo inmediatamente se debe lavar la herida directamente con agua.

A continuación, aplicar una gasa o paño de cocina limpio y presionar la herida durante 10 minutos, tiempo que debería ser suficiente para cortar la hemorragia. Acto seguido, colocar de nuevo la herida debajo del agua durante unos minutos. Mantener la herida vendada hasta que cure. Si el sangrado es difícil de controlar, o el corte es profundo, conviene acudir a urgencias ya que puede ser necesario aplicar unos puntos de sutura.

Maura recomendó tomar un curso de primeros auxilios, "ya que los accidentes suceden de manera inesperada y de lo que uno nunca se imagina".

También recomendó aplicar técnicas de prevención de accidentes, como evitar cables colgantes, rejas con barrotes de más de 10 cm de distancia máximo si su casa es de dos plantas, mantener fuera del alcance de niños medicamentos, armas cortopunzantes, herramientas , sustancias de uso para limpieza como desinfectantes, soda cáustica, lejía, detergentes, etc. Asimismo, evitar la entrada a la cocina a los niños, no responsabilizar a un menor por el cuido de otro menor y vigilar al bebé incluso cuando duerme.

Conocer cómo aplicar primeros auxilios significaría salvar una vida o incluso evitar secuelas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación