Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Redmayne aborda ecuación compleja como Hawking

El actor británico habla de su rol protagónico en la cinta "The Theory of Everything"

El actor Eddie Redmayne, de "The Theory of Everything", en el Festival de Cine de Toronto.

El actor Eddie Redmayne, de "The Theory of Everything", en el Festival de Cine de Toronto.

El actor Eddie Redmayne, de \"The Theory of Everything\", en el Festival de Cine de Toronto.

TORONTO. El tiempo es relativo, especialmente para actores jóvenes con la tarea de interpretar a físicos teóricos brillantes.

Eddie Redmayne calcula que la euforia al recibir el papel de Stephen Hawking para la película "The Theory of Everything" le duró un milisegundo. Entonces lo dominó un miedo abrumador.

"Y ese miedo permaneció a lo largo del proceso", dijo Redmayne.

El amable y pecoso actor británico de 32 años no sólo protagonizaba por primera vez una película, sino que interpretaba a un genio matemático a través de décadas de degeneración física, todo esto bajo la mirada vigilante del mismo genio matemático. Previo a la exhibición de "The Theory of Everything", Hawking le dijo ominosamente a Redmayne: "Voy a decirte lo que pienso, sea bueno o no".

Pero en el papel más complejo del año a nivel técnico, Redmayne ofrece una actuación magistral al capturar, paso a paso, la desintegración por esclerosis lateral amiotrófica (ALS) que llevó a Hawking de ser un joven saludable a un adulto paralítico, así como, más importante, el espíritu infalible del científico, la expansión sin trabas de su imaginación. "Le dieron una sentencia de muerte", dijo Redmayne sobre el diagnóstico que Hawking recibió a los 21 años, cuando se esperaba que no viviría mucho más. En sus 72 años, Hawking ha tenido tres hijos, se ha casado dos veces, ha realizado importantes descubrimientos en cosmología y ha escrito el éxito "A Brief History of Time". "Así que uno vive cada momento al máximo, y eso es lo que le quise dejarle al público. Eso es lo que me dejó a mí esta experiencia".

El director James Marsh ("Man on Wire") recuerda bien su primer encuentro con Redmayne, un nativo de Londres más conocido por su actuación merecedora de un Tony en "Red" de John Logan y su tierno revolucionario Marius en "Les Miserables". Una cerveza se convirtió en cinco y la conversación se extendió hasta entrada la noche.

"Tenía muchas ideas y pasión por esto", dijo Marsh. "Sabía de algún modo lo que conllevaría en cuanto a la preparación y cualidad física. Eddie tiene mucha ambición, no de fama o dinero, sino de hacer un gran trabajo. También es valiente. Para él fue un verdadero salto a la oscuridad". "The Theory of Everything" se basa en el libro de Jane Wilde Hawking "Traveling to Infinite: My Life With Stephen" (2007). Además de ser una cinta biográfica, es un retrato de un matrimonio poco común. Felicity Jones interpreta a Jane, a quien Hawking conoció en la Universidad de Cambridge a principios de los años 60.

La película comienza con el principio de su noviazgo, que coincidió con el descubrimiento de una enfermedad de la neurona motora en Hawking. Redmayne actúa cada etapa de la creciente discapacidad de Hawking, comenzando por una pierna coja hasta caminar con bastón, luego con dos, y acabar en silla de ruedas. Gradualmente va perdiendo la voz, su lenguaje corporal, sus expresiones faciales. "Fue como armar un rompecabezas", dijo Redmayne.

Redmayne pasó cuatro meses investigando, trabajando en el aspecto físico y estudiando tenuemente las leyes físicas de Hawking. Se entrenó con un coreógrafo, se reunió con académicos (Redmayne también fue a Cambridge), visitó a muchos enfermos de ALS y puso a un experto a estudiar viejas fotos de Hawking para rastrear los efectos de la enfermedad.

"Hubo momentos en los que sé que se sintió muy derrotado", dijo Marsh.

Para guiarse, Redmayne publicó tres fotos en su camerino: Albert Einstein, James Dean (puesto que Hawking fue, según el actor, "un hombre galante"), y un carta del joker para capturar el lado juguetón de Hawking. "Si estás en un cuarto con él, definitivamente es el que manda", dijo. Pero además de todos los retos técnicos, Redmayne le da a Hawking una travesura de pillo. Gran parte de la actuación destella del fondo de sus ojos.

"Lo que emana de él cuando lo conoces es esta genialidad y humor", dijo Redmayne. "Aun cuando sólo puede mover unos pocos músculos, tiene uno de los rostros más carismáticos y expresivos que he visto, lo que es una extraña ironía. Hubo muchas cosas de las que me enteré reuniéndome con él, pero una de las principales que me llevé es que él no vive una enfermedad; él sigue adelante con su vida y lo ha hecho desde que tenía 21 años. Tiene un optimismo infalible".

Cuando Hawking vio la película hace unas semanas durante su estreno en el Festival de Cine de Toronto, la juzgó como "ampliamente verídica". Ofreció un patrocinio personal al darle a Marsh su voz generada por computadora única para que la usara en el filme. —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación