Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Orquesta Sinfónica Don Bosco hizo vibrar el anfiteatro del Cifco

El repertorio musical demostró que el arte es una alternativa para erradicar la violencia

Los integrantes de la orquesta deleitaron con un amplio repertorio. Foto EDH /JAIME ANAYA

Los integrantes de la orquesta deleitaron con un amplio repertorio. Foto EDH /JAIME ANAYA

Los integrantes de la orquesta deleitaron con un amplio repertorio. Foto EDH /JAIME ANAYA

La música como un lenguaje universal despierta una experiencia estética inigualable en el público, provocándole un "Big Bang" de sentimientos que evocan a la intimidad, la alegría, la libertad y la autoestima. Así se caracterizó el concierto que presentó ayer la Orquesta Sinfónica Juvenil Don Bosco, en el anfiteatro del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (Cifco).

Estudiantes, maestros y miembros del cuerpo diplomático se deleitaron con las combinaciones magistrales de cada una de las piezas, las cuales fueron interpretadas por 200 músicos y 250 coristas.

"El Salvador puede darle una oportunidad a los jóvenes de vivir sin violencia a través de la música, con las cuales pueden darse los valores que se necesitan para transformar al país", comentó el presidente de la Fundación Salvadoreña Educación y Trabajo (Edytra) y presbítero salesiano, José María Moratalla.

El repertorio contó con las piezas artísticas "Ja Dan Duia" (Anónimo), "Mis Cosas Favoritas" (Richard Rogers), la famosa melodía "Ave María" (Schubert), la novena sinfonía en re menor, conocida popularmente como "Coral" o "Himno de la Alegría" (Ludwig van Beethoven), "Eleanor Rigby" (The Beatles), entre otras.

"Cuando el padre Moratalla presentó esta iniciativa al Ministerio de Educación (Mined), no dudé en apoyarla, porque promueve y difunde espacios culturales como oportunidad de desarrollo a nuestras comunidades educativas", expresó el viceministro de Educación, Héctor Samour.

El concierto buscó apostar por el arte para integrar y transformar las vidas de cientos de jóvenes que viven en riesgo social.

Según Moratalla, la orquesta es parte de un proyecto de prevención a la violencia ejecutado por la Edytra, el cual tiene el apoyo del Banco Mundial y el gobierno de Japón aportó un millón de dólares para la compra de instrumentos musicales y capacitación.

Los jóvenes y niños de esta orquesta demostraron su habilidad en el manejo de una infinidad de instrumentos, talento que fue poco apreciado por algunos de los estudiantes que asistieron al recital.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación