Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Entrevista

Omar Renderos: "A mis 23 años de teatro no dejo de sorprenderme”

Este actor salvadoreño celebra su trayectoria con el Premio Ovación 2015 y con muchos otros proyectos que lo retan en el mundo de las tablas.

Omar Renderos

El actor salvadoreño gusta de trazarse metas y enfrentar retos en las artes escénicas. | Foto por Cortesía

Entusiasta, soñador, profesional y apasionado del teatro. Ese es Omar Renderos. Este actor recientemente se agenció el Premio Ovación que entrega el Teatro Luis Poma y pondrá en escena su proyecto de Teatro  Cabaret titulado “El bolero de Cristal”. 
Renderos se acercó a El Diario de Hoy para hablar sobre esta obra y  de sus 23 años de trayectoria.

¿Cómo se inició en el mundo de la actuación?
Comencé en 1993. Un día en la Universidad Tecnológica me encontré un rotulito que decía: “Inicia taller de teatro”. Yo siempre quise estudiar teatro, saliendo de  noveno grado mi idea era venir al bachillerato en artes, pero ya no existía y, además, mi padre me hubiera negado la posibilidad  porque lo que siempre te dicen es: “Te vas a morir de hambre”.  Fue entonces que me vine a la universidad y me inscribí en el taller de iniciación actoral que duró alrededor de un año y medio, bajo la dirección de mi primer maestro Ciro Rivera.

¿Después de eso, cómo se fue incorporando en el la escena teatral?
El maestro Ciro Rivera para ese entonces era director de la compañía Comunica Teatro  y después del curso de iniciación actoral me invitó a formar parte de su compañía.  Ahí estuve  12 años. Esa fue una plataforma muy importante para mí, porque me hizo desarrollarme y sistematizarme en el trabajo de la técnica actoral. Luego Fernando Umaña me invitó en el año  2003 con su productora Arte Teatro a participar de la obra “San Mago Patrón de Estadio”, dirigida por él. En ese espectáculo caractericé a tres personajes diferentes: el dueño de un periódico, el jefe y   la dueña de un  bar y el travesti llamado Cristal. La verdad que me atrapó mucho el proceso de cómo abordamos el trabajo y la construcción de los personajes, a partir de ahí me entusiasme más en buscar la cercanía de un maestro que pudiera potenciar y desarrollar mi trabajo como actor a un camino más sistemático. Después, Fernando me invitó a formar parte de Teatro Estudio  y ahí estuve por cinco años, fue una experiencia muy enriquecedora a nivel generacional.

¿En qué año decidió hacer su productora Escena Norte?
En 2008 yo dejé Teatro Estudio porque  empecé a buscar y a gestionar por otros horizontes, estaba con unas grandes  ganas de que Charo Francés y Arístides Vargas, que son dos de mis grandes maestros dirigieran mi obra: “Tres viejos Mares”. Fue así que  se hizo realidad mi sueño.  Ha sido todo un trabajo, yo ahora me sorprendo porque ha sido un trabajo totalmente arduo... A estas alturas, a mis 23 años en el teatro, no dejo de sorprenderme. Eso  me gusta mucho porque cuando ya no te sorprendes de lo que te pasa es como si estuvieras totalmente muerto.

¿Tienes contabilizado cuantas obras has hecho?
Como estuve  en Comunica Teatro casi 12 años hice más de 25 obras, con Charo Francés montamos “Tres Viejos Mares”.  Luego seguí como actor invitado  en el Teatro Luis Poma en algunas obras que Roberto Salomón  dirigió y ahora con mi productora Escena Norte, después de estar produciendo dije:“quiero actuar porque ese es mi territorio sublime”.

¿Cuándo surgió en su mente  la idea de trabajar el Teatro Cabaret?
Este proyecto nació a partir del personaje llamado Cristal que me ha llamado mucho la atención desde que lo empecé a trabajar en la obra “San Mago Patrón de Estadio”. El tema del cabaret siempre me ha gustado porque encierra toda una simbología de nostalgia relacionada con mi padre. Él siempre fue un asiduo del cine de oro mexicano en los años 50,  su remembranza y escuchar esos boleros de antaño me dejó una experiencia muy rica. A raíz de ese cumulo de historias de mi papá, que vivió en México y en Cuba, y sobre todas las historias de San Salvador de los años 60 nació esa inquietud, pero sobre todo  en todas estas historias que se fraguan dentro de un cabaret,  las cuales me parecen muy interesantes para poder llevarlas a escena.

¿Cómo te sentiste al saber que habías ganado el Premio Ovación y que eso iba a servir para financiar tu proyecto?
Feliz, muy emocionado, y además me hizo aterrizar y  ponerme a trabajar más ( en el proyecto) y  a buscar  gestiones de quienes más se van a integrar dentro de este proceso. Ya tengo una plataforma establecida junto con mi productora Blanca Rubio.

¿Cuando piensas estrenar la obra de El Bolero de Cristal?
Bueno esta obra la trabajaré  con el  Maestro Martín Ríos, un director cubano que conocí en República Dominicana y también con Fernando Umaña. Con él, empecé con este personaje de Cristal. El maestro Ríos vendrá al país en Mayo (próximo) y trabajaremos hasta junio. Estimo que en Julio la obra ya está montada, será algo grande y tendré también el apoyo del maestro Joseph Karl  Doetsch, quien musicalizará unos poemas que he escrito para convertirlos en boleros. Es grande el trabajo que hay que realizar, pero estoy feliz.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación