Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los rostros invisibles de San Salvador

Durante año y medio, el fotógrafo de El Diario de Hoy Marvin Recinos se aventuró a las calles a retratar a "huérfanos sin rumbo". Su obra se titula "Retrato hablado de la indiferencia".

Los rostros invisibles de San Salvador

Los rostros invisibles de San Salvador

Los rostros invisibles de San Salvador

Hoy, la apatía social tiene rostro. A partir de este día, los capitalinos conocerán los "espectros errantes" de Marvin Recinos, fotógrafo de El Diario de Hoy que desea visibilizar algunos de los indigentes que deambulan por San Salvador, a través de su intervención artística "Retratos hablados de la Indiferencia".

Su obra pinta en blanco y negro a los extraños que no existen en las estadísticas gubernamentales, esos hombres y mujeres que saben muy poco del calor humano.

Bajo el ojo documentalista de Recinos, los salvadoreños podrán interactuar con los múltiples personajes que a diario descansan bajo una sábana de cartón, anhelando que su miseria algún día tenga fin.

Este portafolio de fotografías de gran formato es un montaje único, enmarcado en las actividades de Esfotoperiodismo 2014, festival creado por la Fundación Latitudes para retratar la realidad del país. "Lo que ayer fue rutina, hoy es un lienzo arrancado a la realidad. Ya no es ajeno al ojo del salvadoreño, porque todos los hemos visto desde el transporte colectivo, a lo alto de una pasarela, en bicicleta o motocicleta en movimiento, a pie, haciendo ejercicios en la mañana, tarde o noche", manifestó el fotógrafo.

Según Recinos, su proyecto artístico es un acto subversivo que invade los espacios de comodidad del ir y venir de los policías, vendedores, estudiantes, profesionales, padres de familia, los sin familia, los hijos sin padres, los vigilantes privados, incluso los periodistas sin tiempo para detenerse a ver. Nadie queda a salvo.

"La muestra romperá esquemas, porque no entrarán a una galería de arte o a un espacio de exhibición, pero para eso está la magia de la cámara fotográfica que los reúne en el lugar menos imaginado: el espacio urbano", dijo.

Mirada indiferente

El artista de 27 años dedicó un año y medio a retratar a estos "huérfanos" que están atrapados en la soledad de la calle. Cada hombre o mujer le contó su vida.

"La estampa de los indigentes es la imagen más rutinaria que pueda existir, pero es la que más hemos evadido como individuos y sociedad", afirmó el también jefe de familia.

Durante su proceso de acercamiento, conoció el pasado de estos salvadoreños, quienes abandonaron todo por problemas de alcoholismo, violencia en todos los sentidos y un sinfín de adversidades que golpean a la sociedad. Los visualizó, los asimiló.

"Con algunos conversé por días, otros solo cuatro horas y con los más tímidos tuve 20 minutos tratando de conocernos y empatizar para poder retratarlos. Y es increíble cuando uno los conoce a profundidad, al fin uno les conoce el nombre, sus alegrías y tristezas", reflexionó.

Alrededor del 13.5% de la población total de El Salvador vive en las calles, según el estudio de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) de 2012.

El fotoperiodista salvadoreño se ha dejado influenciar por el famoso fotógrafo estadounidense Richard Avedon, quien utilizó la técnica del retrato para presentar belleza, elegancia y cultura.

Pero Recinos la usó para atrapar la esperanza de 22 personas humildes, seres que a diario luchan contra una caótica realidad y logra visualizar la ternura de estos nómadas de la calle.

"Espero ocasionar múltiples reacciones en las personas. Probablemente en algunos tendrá impacto fuerte, que les tocará el corazón; en otros seguirá la indiferencia. Y esas reacciones son las que quiero captar, cuando el transeúnte se detenga y vea que en esa pared hay un retrato de estas (personas), que ahora son mis amigos", concluyó.

Las imágenes serán colocadas frente la 8° etapa de Metrocentro y la 49° Avenida Sur frente al Mágico González y Pasaje Los Héroes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación