Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las cesáreas demoran más en mujeres obesas

Altos índices de masa corporal podrían atrofiar el procedimiento quirúrgico

Mujeres obesas solo podrían aumentar entre 5 y 9 kilos en el embarazo.

Mujeres obesas solo podrían aumentar entre 5 y 9 kilos en el embarazo.

Mujeres obesas solo podrían aumentar entre 5 y 9 kilos en el embarazo.

Un parto por cesárea demora más que lo habitual cuando la mujer es obesa. Más tiempo no significa necesariamente algo malo, sino que el médico toma más precauciones para no dañar los tejidos de la mujer, según dijo la autora del estudio, doctora Shayna Conner.

"Pero si surge una complicación con el bebé y hay que acelerar el parto, el retraso en la cesárea podría generar más problemas", explicó Conner, de la Facultad de Medicina de Washington University.

La anestesia que se utiliza durante el procedimiento puede alterar la presión; y una caída de la presión durante el parto puede reducir peligrosamente los latidos del bebé.

El equipo de Conner revisó las historias clínicas de las cesáreas realizadas en un hospital entre el 2004 y el 2008, y dividió a más de 2.000 mujeres en cuatro grupos, según el índice de masa corporal (IMC) materno al momento del parto.

Los CDC consideran que un persona es obesa si tiene un IMC de 30 o más. Una mujer de 1,70 m tendría un IMC 30 si pesa 81,5 kilos, un IMC +40 con 109 kilos y un IMC +50 si pesa 136 kilos o más.

La cesárea de las participantes con un IMC menor que 30 demoró 9,4 minutos (entre la incisión y el parto), comparado con 11 minutos en las mujeres con un IMC de entre 30 y 40, 13 minutos en las mujeres con un IMC de entre 40 y 50, y 16 minutos en las mujeres con un IMC de 50 o más.

"Siete minutos más entre la incisión y el parto podrían causarle complicaciones al bebé en una emergencia", dijo la autora.

A medida que el IMC materno aumentaba a partir de 40, los bebés tendían a sufrir más problemas al nacer, como un nivel más alto de acidosis en la sangre de cordón, que los hijos de madres no obesas. Un aumento de la acidosis en la sangre de cordón es un signo de dificultades para el bebé, según explicó Conner.

"Después de observar muchas cesáreas como neonatóloga, sé que la obesidad complica el trabajo del cirujano y otras maniobras médicas, desde la colocación de una línea intravenosa hasta una cirugía", dijo la doctora Ayala Maayan-Metzger, del Centro Médico de Sheba, Tel Hashomer, Israel. —Reuters

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación