Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La imponente pasarela neoyorquina

Jason Wu, Tadashi Shoji y Carmen March son algunos de los diseñadores que han mostrado sus colecciones otoño-invierno 2014 en la Semana de la Moda de Nueva York. Hoy es la cuarta jornada de desfiles, que presentará en la pasarela a Custo Barcelona y

"Sueño de una noche Mora" es como se titula la colección de Tadashi Shoji. Este es uno de los diseños en donde el encaje predomina.

"Sueño de una noche Mora" es como se titula la colección de Tadashi Shoji. Este es uno de los diseños en donde el encaje predomina.

\"Sueño de una noche Mora\" es como se titula la colección de Tadashi Shoji. Este es uno de los diseños en donde el encaje predomina.

La Semana de la Moda de Nueva York continúa hoy con su cuarta jornada de desfiles, en los que se presentan las colecciones para la temporada otoño-invierno 2014.

La propuesta del diseñador Tadashi Shoji ha sido una de las más especiales, según críticos, ya que ofrece una amplia gama de tejidos y colores inspirados en la cultura mora.

Bajo el título de "Misterio de una noche mora", los rojos, los verdes y los azules dominan al igual que los bordados y el encaje.

"Viajé desde Estambul hasta la influencia mora de Marruecos, visité la Alhambra en España, sentí muchas cosas", explicó el diseñador de origen japonés.

La sensualidad continúo con la colección del diseñador taiwanocanadiense Jason Wu, quien mostró una colección de severa monocromía en la que apeló a un conservadurismo ligeramente provocador, heredero de las damas parisinas.

"Con ese recato transformado en seducción conceptual, esa masculinidad ambigua del periodo de entreguerras y una paleta de colores definitivamente oscura -del negro al gris y del gris al chocolate y al berenjena- Wu jugó con el movimiento brillante del terciopelo y el raso, mientras despertaba los tejidos mate con los brillos de botones y trabillas de metal brillante", publicó EFE.

Abundaron los tirantes mínimos, las caídas de seda, las asimetrías en los escotes y las voluminosas cazadoras.

Más retro y juvenil fue la serie de la firma Pedro de Hierro, diseñada por Carmen March, quien se inspiró en la posguerra ochentera.

"Prendas más invernales en un marcado "oversize" que da una vuelta "chic" a esa sensación de llevar un abrigo prestado. El tweed, el potro y el cuero sirven para testificar los últimos restos de la miseria. Estampados tan añejos como el cuadro o el pata de gallo aparecen reconstruídos en varios volúmenes, ampliados hasta el "total look" que salpica incluso las botas, realizando esa conexión entre dos épocas separadas por cuatro décadas que, para March, se encuentran indudablemente en el ciclo del estilo", detalla EFE.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación