Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La "Hora del Planeta" le habla a la conciencia ambiental

Esta iniciativa fue creada por el Fondo Mundial para la Naturaleza en Sídney para concientizar a la sociedad sobre la necesidad de tomar medidas contra el cambio climático

La emblemática torre Eiffel, en París, quedó a oscuras, solo por cinco minutos por seguridad, la noche del sábado como una iniciativa de ahorro de energía.

La emblemática torre Eiffel, en París, quedó a oscuras, solo por cinco minutos por seguridad, la noche del sábado como una iniciativa de ahorro de energía.

La emblemática torre Eiffel, en París, quedó a oscuras, solo por cinco minutos por seguridad, la noche del sábado como una iniciativa de ahorro de energía.

La intención de concienciar a más gente y de forma más original en la iniciativa la "Hora del Planeta" tuvo la noche del sábado algunos ejemplos destacados.

Un niño de nueve años disfrazado de "Spiderman" dejó en negro la parisina Torre Eiffel, emblema de la Ciudad de la Luz y una de sus estampas más reconocibles a nivel mundial, si bien la iluminación solo se desactivó durante cinco minutos por razones de seguridad, como el funcionamiento de los ascensores.

En Francia, cerca de 400 monumentos apagaron sus luces durante la hora transcurrida entre las 20:30 y las 21:30 horas en todo el país, unos cincuenta de ellos en París.

El legendario diseño de Gustave Eiffel es uno de los habituales "participantes" en la denominada "Hora del Planeta" desde que esta cruzada del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) para concientizar a la sociedad sobre la necesidad de tomar medidas contra el cambio climático naciese en Sídney en 2007.

Desde aquella primera edición, en la que participaron unos 2,000 comercios y 2.2 millones de personas, hasta la actual, en la que se espera que se superen las cifras alcanzadas hace un año, cuando ciudadanos de 153 países de todos los continentes, incluida la Antártida, apagaron sus luces, la iniciativa intenta ser mejorada en cada ocasión.

Uno de los más madrugadores fue Nueva Zelanda, donde los edificios del Parlamento, el museo de Auckland y la torre Sky Tower quedaron a oscuras.

A medida que fue llegando la cita —en función de los husos horarios— a todo el mundo, monumentos y edificios representativos, además de las viviendas particulares, fueron apagándose en Asia, África y Europa.

En China, 147 ciudades llevaron a cabo algún acto reivindicativo. En Pekín, por ejemplo, quedaron a oscuras sus instalaciones más carismáticas del parque olímpico, el estadio "Nido de Pájaro" y el centro de natación "Cubo de Agua", así como las luces del tramo de la gran muralla más cercano a la capital.

En el Reino Unido, edificios londinenses como el Parlamento, el Palacio de Buckingham, el Puente de la Torre de Londres y el "London Eye" atenuaron su iluminación.

Este año, además de apagar las luces, la organización ecologista propuso apagar internet y más de 1,000 blogs y páginas webs se han quedado a oscuras durante sesenta minutos, según cálculos de WWF.

También participaron símbolos de Italia, como la Torre inclinada de Pisa. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación