Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un "golazo" a la animación

El director argentino Juan José Campanella se sumerge en el mundo del fútbol con la cinta "Metegol", a estrenarse mañana en el país

Un "golazo" a la animación

Un "golazo" a la animación

Un \"golazo\" a la animación

Si de fútbol se trata "Metegol", la cinta animada en 3D de Juan José Campanella, ha sido todo un "golazo".

La película, que se estrenará este próximo viernes en las salas de cine del país, tiene la calidad técnica de los mejores estudios internacionales, pero además mezcla en dosis casi perfectas entretenimiento, diversión y emotividad, el campo donde mejor se mueve el premiado director argentino.

"Metegol" ("Foosball" en inglés) es ante todo una buena historia que habla sobre la fraternidad, el amor y los grandes ideales. Pero también es una apuesta muy ambiciosa para dejar un sello distintivo en el mercado internacional de la animación, donde compiten grandes jugadores como Pixar, DreamWorks y Weta.

Campanella reconoció en una pasada entrevista que de haber sabido lo que iba a costar este proyecto lo más seguro es que no lo hubiera concretado. "Metegol" costó unos 20 millones de dólares, lo que la convierte en la producción más importante hoy en Argentina y en América Latina. Aun así, sigue estando lejos de los 170 millones de dólares que llegan a costar este tipo de producciones en Estados Unidos.

Pero el deseo se impuso a los obstáculos y Campanella finalmente debutó en "el primer género" que le gustó "en la vida", según él mismo reconoce.

Con la película nos fuimos entusiasmando de a poco y fue creciendo el nivel de exigencia propia; nos dimos cuenta que podíamos hacerlo", afirmó el director de "El secreto de sus ojos", ganadora del Oscar a la mejor cinta de lengua extranjera en 2010.

"Metegol" es un canto a la vida sencilla, a la gente anónima que no necesita del estrellato para brillar con luz propia. Para ello, el director se vale de lo que representa hoy en día el ambicioso mundo del fútbol y parodia a las estrellas agrandadas. En contraposición, reivindica a los jugadores de barrio que ponen por delante la unidad y el sentido de equipo.

El protagonista del filme es Amadeo, que trabaja en un bar, juega al metegol (futbolito para los salvadoreños) mejor que nadie y está enamorado de Laura. Su rutina se viene abajo cuando Grosso, un joven del pueblo convertido en el mejor futbolista del mundo, vuelve dispuesto a vengarse de la derrota que sufrió con Amadeo años atrás jugando al metegol.

El único propósito de ese bravucón es destruir a su rival, quedarse con Laura y convertir el pueblo en un parque temático. Durante la destrucción que encabeza, las figuritas del metegol cobran vida y ayudan a Amadeo a recuperar el lugar donde vive y a jugar el partido más importante de su vida. El filme está inspirado en un cuento del fallecido escritor y humorista gráfico argentino Roberto Fontanarrosa. Campanella inventó una nueva historia a partir de ese cuento, para lo cual contó con la ayuda del productor Gastón Gorali y de Eduardo Sacheri, autor del libro en que se basó "El secreto de sus ojos". —EDH/ AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación