Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

A la conquista del volcán y laguna de Ipala

[Montañismo] Desde la cúspide del volcán guatemalteco se observan otros volcanes y pintorescos pueblos y valles.

El parque cuenta con tres miradores, desde donde se aprecia la laguna en el cráter del volcán de Ipala.

El parque cuenta con tres miradores, desde donde se aprecia la laguna en el cráter del volcán de Ipala.

El parque cuenta con tres miradores, desde donde se aprecia la laguna en el cráter del volcán de Ipala.

Para los salvadoreños amantes del montañismo y el ecoturismo conquistar las alturas del volcán y laguna de Ilapa es todo un reto. El recorrido comienza desde Candelaria de la Frontera (Santa Ana) con destino hacia Guatemala.

Ipala está a 1,650 metros sobre el nivel del mar, y se encuentra ubicado entre los departamentos de Jutiapa y Chiquimula. En su cumbre tiene un cráter con un diámetro de mil metros, en donde reposa una laguna de hace miles de años.

La ruta propone una caminata de dos kilómetros por un terreno y camino de roca volcánica, partiendo desde la aldea El Chagüitón desde donde se visualiza la cima del volcán.

Durante la caminata, en la parte baja el calor sorprende, pero a medida que se va ascendiendo, la temperatura es más fresca. Así el clima varía de cálido a frío.

En el trayecto se pueden observar los parajes pintorescos que presenta la madre naturaleza, además se aprecian distintas especies de flora y fauna, así como los trazos de los surcos que se preparan para los cultivos de granos básicos.

Al llegar a las faldas del Ipala, guardabosques esperan a los turistas para dar una breve historia de la zona y de la montaña, y muestran los senderos seguros para caminar hasta la cima, a donde se visualiza la laguna.

Una joya antigua

La laguna parece un ojo gigante en el que se reflejan las nubes y las sombras de los bosques que bordean el cráter.

Guatemaltecos y extranjeros se detienen a admirar el paisaje formado desde hace miles de años.

Desde los miradores, los visitantes pueden entretenerse observando aves o tomar fotografías de la laguna verdosa y azufrada, así como de los centenarios bosques de pinares, entre otros.

También se pueden hacer caminatas por la zona boscosa en el borde de la laguna, que permite admirar los árboles añejados por las inclemencias del tiempo.

Entre los servicios del parque se destacan el alquiler de caballos, de cabañas, áreas de acampar y de cocina.

Para los más aventureros también se ofrecen paseos en kayac por la laguna, en donde se puede apreciar una especie de orquídea endémica del espejo de agua.

Algunas recomendaciones para los turistas son llevar ropa y zapatos cómodos para caminar, suéter liviano, repelente contra insectos, bloqueador solar, gorra o sombrero y suficiente agua para el recorrido.

La extensión del parque del volcán y laguna de Ipala es de 2,012 hectáreas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación