Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Carnaval es un lujo para los pobres

La fiesta callejera más prestigiosa de América no puede ser disfrutada a plenitud por las clases sociales más bajas, en Brasil.

El Carnaval es un lujo para los pobres

El Carnaval es un lujo para los pobres

El Carnaval es un lujo para los pobres

Neuza Maria Terreira es tan fanática del Carnaval que ni la lluvia intensa ni el olor a podrido de una cloaca le impiden acercarse lo más posible a los desfiles de las Escuelas de Samba de Río de Janeiro.

Terreira y cientos de espectadores como ella no pueden pagar una entrada al Sambódromo por donde pasan los desfiles de Carnaval. Por eso siguen el espectáculo desde unas tribunas levantadas a cientos de metros del lugar. También se concentran cientos de pobres en un puente cercano, donde se instalan con sillas de playa y parrillas portátiles.

"El Carnaval es la fiesta popular más grande de Brasil, pero las masas están excluidas", dijo Terreira, una maestra de escuela de 53 años que se protegía de la lluvia con una capa de plástico negro.

"Aquí tenemos que soportar el olor de esa cloaca podrida", dijo, señalando una zanja llena de desperdicios que separa las tribunas del lugar de los preparativos. Allí se colocan las carrozas gigantescas y bailarines y músicos se ponen sus disfraces extravagantes mientras las 12 escuelas de samba se preparan para competir.

"La verdad es que no vemos mucho", dijo Terreira. "Pero es mejor que nada".

El Carnaval carioca se originó en las calles y las escuelas de samba llevan los nombres de las favelas donde nacieron.

Alrededor de 14,200 entradas se venden por el equivalente de 4 dólares, pero la mayoría de los asientos cuestan como mínimo 75 dólares, una pequeña fortuna en un país donde el sueldo mínimo es de 278 dólares mensuales. Los "camarotes" del Sambódromo, palcos privados con 30 asientos, recaudan más de 42,000 dólares por noche.

Muchas entradas baratas son acaparadas por revendedores, que el domingo las vendían a 70 dólares cada una, dijo Jorgelina Tunala, un ama de casa de 52 años que desafió la lluvia para ocupar su lugar en las tribunas. El gobierno las erige cada año y son gratuitas, a ocupar por orden de llegada. El Carnaval pasado pudo comprar una entrada de reventa por 20 dólares, pero este año no tuvo tanta suerte.

"Aquí es divertido porque reina el verdadero espíritu del Carnaval", gritó Tunala por encima de los aplausos y abucheos para Mocidade Independente que se aprestaba a iniciar su desfile. Vendedores que ofrecían latas de cerveza helada se abrían paso en la multitud, mientras otros asaban salchichas o servían omelets de mandioca al pie de las tribunas.

"Esto no tiene comparación con la experiencia dentro del Sambódromo", donde se ve todo el desfile, no solo los ensayos previos de las escuelas, dijo Tunala. "Si alguna vez puedo volver a comprar una entrada al Sambódromo, te aseguro que no me verán aquí".

Al igual que el fútbol

Patrick Souza, profesor de historia de un barrio pobre distante, dijo que el Carnaval seguía el camino del fútbol brasileño. Los precios de las entradas en los nuevos estadios construidos para el Mundial de Fútbol significan que van menos aficionados a los partidos.

"Como el fútbol, el Carnaval se convierte en una fiesta para los ricos", dijo Souza. "Es una pena, porque los pobres siempre han sido el corazón del Carnaval".

Ayer, concluyó la edición 2015 de esta adrenalínica fiesta, previa al inicio de la Cuaresma católica.

Las noches de domingo y lunes son reservadas para la competencia de las grandes escuelas de samba, las 12 mejores. Se estima que cerca de 72,500 espectadores lo disfrutaron en el sambódromo y millones de personas por televisión.

Cada noche de desfile, seis escuelas se entregan al espíritu carnavalesco para convertirse en los mejores del año.

Estas se presentan con sus fastuosas carrozas, un centenar de percusionistas, cantantes, las sensuales "reinas de la batería" vestidas con lentejuelas, purpurina y plumas, además de entre 3,000 y 4,000 bailarines.

La gran mayoría de los participantes salió ataviada con disfraces muy elaborados y coloristas, aunque en la primera noche la escuela Mocidade, con espíritu irreverente, hizo bailar a varios de sus integrantes prácticamente desnudos, usando nada más que una minúscula tela para taparse los genitales. Será hasta el próximo año que volverá el carnaval. — AP/EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación