Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

bullying, pensamientos E INTENTOS SUICIDAS

Bullying

Los alumnos víctimas del bullying son dos veces más propensos a pensar en la muerte y a intentar suicidarse que los que no padecen ese hostigamiento de sus pares.

Un equipo halló también que el ciberbullying, como las burlas por Internet, están más relacionadas con los pensamientos suicidas que el bullying en persona.

Descubrimos que los pensamientos y los intentos suicidas están significativamente asociados con el bullying, una conducta altamente prevalente entre los adolescentes", explicó el autor principal, Mitch van Geel, del Instituto de Educación y Estudios Infantiles de la Universidad de Leiden, Países Bajos.

El experto detalló que se estima que el 15-20 por ciento de los niños y los adolescentes son víctimas del bullying, hostigadores o ambos.

Para obtener los resultados publicados en JAMA Pediatrics, el equipo de Van Geel buscó los estudios disponibles e identificó 34 investigaciones sobre esa conducta y el pensamiento suicida con un total de 284,375 participantes de entre nueve y 21 años.

Otros nueve estudios se habían ocupado de la relación entre el bullying y los intentos suicidas con un total de 70,102 participantes de las mismas edades.

Los autores observaron que las víctimas del hostigamiento eran dos veces más propensas que el resto a pensar en matarse y tenían 2.5 veces más riesgo de intentar hacerlo.

En un estudio, por ejemplo, el 3 por ciento de los estudiantes del Estado de Nueva York que no padecían el bullying había pensado o intentado suicidarse, comparado con el 11 por ciento de los que eran víctimas del hostigamiento.

La diferencia en el riesgo de tener pensamientos suicidas o intentar suicidarse por el bullying era similar entre las distintas edades y los sexos.

Los pensamientos suicidas estaban más asociados con el ciberbullying que con el bullying tradicional, aunque los autores aclararon que ese resultado surge de apenas unos pocos estudios.

"Por ahora es una hipótesis y se necesitan más estudios sobre el ciberbullying", sostuvo van Geel.

"Esto coincide con la literatura publicada desde hace tiempo que sugiere que los niños más vulnerables son los que no pueden escapar del bullying", aseguró William Copeland, que investiga sobre el tema en la Facultad de Medicina de Duke University, Durham, Carolina del Norte, pero que no participó de la investigación.

Advirtió que los estudios revisados no prueban que el bullying cause pensamientos o intentos suicidas y recordó que existen cada vez más programas escolares para prevenir esa conducta entre los jóvenes.

"Pienso que aún no sabemos demasiado sobre cómo trabajar con las víctimas del bullying ni cómo prevenir esas conductas suicidas", agregó el especialista.

Recomendó que los padres les pregunten a sus hijos sobre cómo están sus actividades y si alguien les está causando algún problema en la escuela o vía Internet para ayudarlos a conversar abiertamente sobre el acoso.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación