Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aumenta el trastorno por 'atracón'

Quienes lo padecen presentan altos índices de obesidad y tienen una edad media en torno a los 25 y los 40 años.

El trastorno por atracón ha sido reconocido como un trastorno con entidad propia dentro de los desórdenes alimentarios.

El trastorno por atracón ha sido reconocido como un trastorno con entidad propia dentro de los desórdenes alimentarios.

El trastorno por atracón ha sido reconocido como un trastorno con entidad propia dentro de los desórdenes alimentarios.

Entre un 2 % y un 5 % de la población española padece un trastorno por atracón, que se caracteriza por el hábito de ingerir grandes cantidades de alimentos de manera rápida, sin tener hambre y a escondidas para calmar la ansiedad y la angustia, según un estudio del Hospital de Bellvitge.

El trastorno por atracón ha sido reconocido como un trastorno con entidad propia dentro de los trastornos alimentarios por la publicación estadounidense Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, ya que antes era diagnosticado como un subtipo de bulimia nerviosa.

Las principales diferencias son que los pacientes con trastorno por atracón no presentan conductas compensatorias o de purga, como la autoprovocación del vómito, ayuno, dietas muy restrictivas, ejercicio intenso, ingesta de diuréticos o laxantes.

El responsable de la Unidad de Trastornos Alimentarios de Bellvitge, Fernando Fernández Aranda, destacó que "los pacientes con trastorno por atracón muestran más dificultades para gestionar el estrés, son más impulsivos y tienen menos autoestima que las personas con otros trastornos alimentarios, que tienen síntomas de depresión y una alta preocupación por su aspecto físico".

Las personas con trastorno por atracón presentan altos índices de obesidad y tienen una edad media en torno a los 25 y los 40 años.

"Este tipo de enfermos desarrollan el trastorno a una edad más tardía y la sufren durante más tiempo antes de visitar el médico", explica Fernández Aranda, que añade que "en muchos casos, estas personas hacen consultas para bajar de peso y no por el trastorno, ya que no creen que sea un problema a tratar, lo que dificulta el diagnóstico".

Los estudios, muchos de ellos realizados conjuntamente con el Centro de Investigación Biomédica en Red de Obesidad y Nutrición (CIBERobn), también ponen de manifiesto que, a pesar de que los pacientes con trastorno por atracón tienen mayor tendencia al abandono del tratamiento, estos presentan tasas superiores de mejora que los otros trastornos alimentarios una vez finalizada la terapia.

"La falta de pérdida de peso por no poder hacer dieta durante el seguimiento del tratamiento es uno de los principales factores de abandono", añade Fernando Fernández, que subraya la importancia del tratamiento psicológico, que consiste en la realización de una terapia de grupo a la semana durante 16 sesiones, que se puede complementar con tratamiento farmacológico. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación