Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Apnea obstructiva del sueño y muerte cardíaca repentina

Un estudio de Clínica Mayo asegura que el trastorno del sueño eleva el riesgo de fallecer, más si deja de respirar más de 20 veces por hora

La apnea obstructiva del sueño es la afección en la que se deja de respirar mientras se duerme.

La apnea obstructiva del sueño es la afección en la que se deja de respirar mientras se duerme.

La apnea obstructiva del sueño es la afección en la que se deja de respirar mientras se duerme.

Las personas que padecen apnea obstructiva del sueño, afección en la que se deja de respirar durante el sueño, corren más riesgo de muerte cardíaca repentina, asegura un estudio publicado en la revista del Colegio Americano de Cardiología.

El estudio siguió la incidencia de muerte cardíaca repentina en 10 701 sujetos participantes en estudios del sueño, durante un promedio de 5,3 años. Durante dicho período, fallecieron 142 pacientes debido a muerte cardíaca repentina. Los medios de predicción más comunes fueron tener 60 o más años de edad, 20 o más eventos de apnea por hora de sueño y una saturación de oxígeno inferior a 78 por ciento durante el sueño.

"En este estudio, la novedad descubierta fue que cuando uno padece apnea del sueño, el riesgo de muerte cardíaca repentina casi se duplica, especialmente si durante el sueño se deja de respirar más de 20 veces por hora o si la saturación de oxígeno desciende considerablemente durante el sueño", señala el autor experto del estudio, Dr. Virend Somers, cardiólogo de Mayo Clinic.

Cuando una persona respira bien, el nivel de saturación de oxígeno (el paso del aire por los pulmones) durante el sueño es de 100 por ciento, explica el Dr. Somers. Este estudio reveló que en quien no respira bien y cuyo nivel de saturación de oxígeno desciende hasta 78 por ciento, el riesgo de muerte cardíaca repentina aumenta significativamente.

El autor principal del estudio, Dr. Apoor Gami, dice que en investigaciones anteriores de Mayo Clinic se descubrió que las personas con apnea del sueño corren un riesgo mucho mayor de muerte cardíaca repentina entre la medianoche y las 6:00 a.m., hora en la que la gente normalmente duerme; mientras que quienes no padecen apnea del sueño fallecen debido a muerte cardíaca repentina con mayor frecuencia entre las 6:00 a.m. y del mediodía.

"Por lo tanto, se sabía que la apnea del sueño había cambiado la hora de la muerte cardíaca repentina; pero no sabíamos si alteraba el riesgo general (...)Este nuevo estudio revela que la apnea del sueño realmente aumenta el riesgo general de muerte cardíaca repentina, aparte de los demás factores importantes de riesgo", añade Gami.

Las investigaciones han demostrado que la apnea del sueño potencialmente es causa importante para las afecciones cardiovasculares, como la hipertensión, la fibrilación auricular, los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares, añade el Dr. Somers.

La apnea del sueño es tratable; además de perder peso, los médicos también pueden recomendar cambiar la postura para dormir y ciertos dispositivos, como una máquina que administra aire presurizado a través de una mascarilla colocada sobre la nariz mientras la persona duerme, concluye el médico. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación